Feliz con la nueva plantilla rojiblanca

El reconocimiento que desea Jan Oblak y por qué el Atlético frena sus aspiraciones

El guardameta no fue elegido para el The Best a mejor portero del curso pasado pese a su innegable talento. Quiere ganar títulos para optar a premios individuales que reconozcan su calidad

Foto: Oblak, concentrado con su selección el pasado mes de junio. (Reuters)
Oblak, concentrado con su selección el pasado mes de junio. (Reuters)

Jan Oblak es uno de los principales puntales del nuevo Atlético confeccionado por el Cholo Simeone tras la salida de algunos jugadores ilustres como Godín, Filipe Luis o Juanfran. El esloveno espera mucho de la nueva plantilla y tiene hambre de títulos. El mejor guardameta de la Liga durante los últimos cuatro años ha visto como, a pesar de sus esfuerzos, los rojiblancos se han ido quedando por el camino de los grandes títulos. La Supercopa de Europa (2018) y la Europa League (2017/2018), no colman la sed del portero, que quiere más. Oblak está como loco por levantar una Liga y también la Champions, el mayor deseo de la afición 'india'.

El esloveno, que cumple su sexta temporada en las filas del conjunto madrileño, se ha convertido en todo un ídolo para el Wanda Metropolitano. Su renovación fue toda una aventura para la directiva rojiblanca, que hizo un esfuerzo enorme para retenerle. Oblak demandó refuerzos de calidad que ayudaran a crecer el nivel competitivo del equipo y que su entrenador, Simeone, no esté del todo satisfecho con la plantilla que le ha quedado le genera dudas. Además, verse constantemente ninguneado por la FIFA en sus premios individuales le acarrea cierta frustración. "Para ganar el The Best tengo que ganar títulos con el Atlético", dijo el jugador durante la concentración con su selección.

Oblak conoció el pasado lunes que no estaba entre los elegidos para este galardón. La FIFA prefirió a otros guardametas como Allison, del Liverpool; Ederson, del City y Ter Stegen, del Barça. El primero es el portero del vigente ganador de la Copa de Europa, mientras que los otros dos, pese a no ser los menos goleados de sus ligas, son campeones también con sus equipos. No es el caso de Oblak, al que sus grandes números no le valen para optar a este prestigioso trofeo. El esloveno quiere codearse con la élite no solo en el campo, sino también en estos grandes eventos. Oblak es el portero mejor valorado según 'Transfermarkt', página especializada en estas lides. Su valor de mercado se ha disparado por encima de los 100 millones de euros, record para un portero, y encabeza la clasificación por delante de los tres candidatos al The Best. Oblak siente que el club seguirá luchando por todo, pero las dudas de Simeone en este tramo final de mercado le inquietan.

Oblak ve como el balón entra en su marco durante el último partido de Champions contra la Juve. (EFE)
Oblak ve como el balón entra en su marco durante el último partido de Champions contra la Juve. (EFE)

Preocupado por la defensa

El Atlético es líder en solitario del campeonato, si bien esto acaba de comenzar. Simeone pidió un refuerzo de nivel para la delantera y, aunque se trabajó para la contratación de Rodrigo, jugador del Valencia, la entidad no puso asumir el desembolso por el control económico. La compra de Rodrigo estaba condicionada a la venta de Correa por el Milán, que finalmente no se llevó a cabo. No obstante Oblak, como el resto de sus compañeros, está ilusionado con la nueva composición del primer equipo. Joao Félix ha generado mucha ilusión y, en general, nadie duda ya que es el recambio perfecto a Griezmann. De la mano de Simeone, en el que todos creen, piensa que el club puede llegar lejos en Europa y ponerle las cosas más difíciles a Barça y Madrid. "Espero que las cosas cambien esta temporada. Que gane con el Atlético y, como consecuencia, entraré también en las listas de los premios", añadió Oblak. Al esloveno no le preocupaba tanto la composición de la delantera, sino la correspondiente a su parcela.

A Oblak la marcha de buena parte de sus compañeros en defensa -el secreto del crecimiento atlético estos años- no le generó mucha confianza, pero con Savic y Giménez tiene aplicados buenos automatismos. Con el recién llegado Trippier también se entiende bien, siendo el costado de Lodi el que más le preocupa por responder el brasileño a un perfil más ofensivo. El duelo ante el Eibar de la pasada jornada de Liga fue un buen test para el Atlético, que consiguió remontar un 0-2 en contra ante un equipo muy correoso. Temporadas atrás 'machadas'como esta hubieran sido poco menos que un ejercicio casi imposible ante la escasez de puntería, que este curso parece que sobra. Oblak, que acostumbraba a achicar agua cuando el barco se hundía, es feliz al comprobar como los delanteros también son capaces de apretarse los machos y sacar al equipo de un serio aprieto este año. Eso sí, no quiere despistes atrás. Como todo buen portero, no quiere ser protagonista más de la cuenta.

El esloveno es un líder tanto fuera como dentro del campo, aunque no hable demasiado. Sus compañeros valoran su actitud, su esfuerzo y su capacidad de sacrificio. Todos le consideran el mejor portero del mundo, pero Oblak aún no ha recibido el reconocimiento internacional que cree que se merece. Jan quiere que, como él, este año todos estén a la altura y se cumplan los objetivos más ambiciosos. Renunciar a la final de Champions en el Metropolitano la temporada pasada fue un palo muy gordo y quiere resarcirse con un gran título que le permita consagrarse con los mejores en las entregas de premios.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios