la pelea con laliga por los horarios

Por qué la Federación no quiere que se juegue al fútbol los lunes

"Hoy es un día histórico para el fútbol español", dijo Rubiales tras conocerse la decisión del juez. La RFEF se ha erigido en defensora de los aficionados, ninguneados por LaLiga

Foto: Luis Rubiales se mostró satisfecho por la decisión del juez de no permitir partidos de Liga los lunes. (EFE)
Luis Rubiales se mostró satisfecho por la decisión del juez de no permitir partidos de Liga los lunes. (EFE)

Luis Rubiales compareció ante la prensa este viernes a primera hora de la tarde en un hotel de Madrid. Sonriente y satisfecho, sentenció: "Hoy es un día histórico para el fútbol español". No es que España hubiera ganado su segundo Mundial, ni siquiera que las futbolistas ya tienen su primer convenio colectivo, hechos que habrían justificado semejante declaración. El motivo era que un juez había dicho que, de momento, no puede haber partidos de LaLiga los lunes, aunque sí los viernes. Eso le basta a Rubiales para declararse vencedor de una pelea a la que aún le quedan varios asaltos, como ha advertido el presidente de LaLiga, Javier Tebas.

Rubiales, que poco más de un año en el cargo ha puesto patas arriba casi todos los sectores del fútbol y tiene intención de hacerlo también con el resto, es capaz de defender posturas contrarias en asuntos muy similares. Y el de los horarios es el mejor ejemplo. Se opone a los partidos de los lunes (la oposición a los viernes era con la boca pequeña) en nombre de los aficionados, pero no le importa trasladar la Supercopa de España al extranjero, con el consiguiente perjuicio para los seguidores de los equipos que la disputen.

Qué aficionado es más importante

El aficionado está en el centro de esta polémica. Casi ningún dirigente se atreve a decir lo que en realidad subyace en esta pelea por los horarios, que no es sino una arista más de la transformación del fútbol: el aficionado que acude al estadio es menos importante para los clubes que el espectador que ve los partidos por televisión. Al menos en términos económicos. Uno de los que se ha atrevido a hacerlo es Fernando Roig, dueño y presidente del Villarreal. "Es verdad que el aficionado representa el 123% del apoyo moral, de la ilusión... pero económicamente es el 3% o el 4% de los ingresos que necesita el Villarreal", declaró en 'El País'.

LaLiga argumentó ante el juez que "la disputa de partidos los viernes y lunes es una condición trascendental para maximizar la explotación de los contenidos audiovisuales". Los que se oponen a los partidos los viernes y lunes dicen que son los que menos público atraen a los estadios, y no les falta razón. LaLaliga defiende la necesidad de esos dos días extra para repartir las diez franjas horarias y que ningún partido se solape, pero la reordenación del calendario tras la decisión del magistrado demuestra que también puede repartirse todos los encuentros en tres días.

"Se ha cumplido totalmente por este auto judicial la posición de la federación", dijo Rubiales su rueda de prensa. ¿Cuál es esa postura? En julio, tras anunciar LaLiga los horarios de las tres primeras jornadas, la RFEF pidió a su Juez Única de Competición que modificara aquellos que no estaban dentro de los días acordados (fin de semana). La Juez Única, que pertenece a la RFEF, le dio la razón. Ahora vende como una victoria dejar a LaLiga sin uno de sus dos días extra. En realidad, como le recuerda el juez en el auto, nunca ha querido acabar con los partidos de los viernes, como demuestra que haya existido una negociación en la que ha pedido más de 30 millones de euros para permitirlos. El dinero es otro de los motivos de todo este lío.

Rubiales, defensor del aficionado

Rubiales se presenta como el defensor de los aficionados, pero es el mismo presidente que llevó la pasada Supercopa de España a Tánger (Marruecos) y que ha modificado la competición para convertirla en un cuadrangular que volverá a llevarse al extranjero. Aún no está confirmada la sede, pero es muy probable que la próxima Supercopa se juegue en Arabia Saudí en enero de 2020. Todo eso mientras se opone al plan de LaLiga de jugar un partido fuera de España. La temporada pasada consiguió parar el Girona-FC Barcelona de Miami (Estados Unidos), pero esa idea no está descartada y volverán a discutir por ella.

El presidente de la RFEF ha sabido aprovecharse de que LaLiga lleva tiempo ignorando a los aficionados. Durante los últimos años han sido comunes las protestas en los estadios de Primera y Segunda División por los horarios, sobre todo los de los viernes y lunes, y por lo que algunos grupos de aficionados consideran atropellos de la libertad de expresión. En algunos incluso se han llegado a vaciar gradas durante varios minutos en señal de desacuerdo con LaLiga. Tebas es un personaje bastante impopular en el fútbol español, una imagen que se ha ganado con sus declaraciones y decisiones, aunque a veces se ignora que tiene un mandato de los clubes y que trabaja para ellos.

Ante ese panorama, la RFEF se ha erigido en la defensora de la afición. Hace unos meses propuso modificar sus estatutos para dar entrada en su asamblea a nuevos miembros, entre ellos el presidente de la Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español (FASFE). Nunca antes los aficionados habían estado representados en el máximo organismo del RFEF. La FASFE no es la única agrupación de aficionados. Otra importante es Aficiones Unidas (AFEPE), pero es cercana a LaLiga y su postura es mucho menos crítica con los horarios.

Durante las últimas semanas, la FASFE ha intensificado su postura contra los partidos los viernes y lunes. Lanzó un manifiesto que ha sido apoyado por decenas de grupos de aficionados de toda España. Ha apoyado la postura de la RFEF en su pelea con LaLiga, aunque siguen criticándola por otras decisiones, como la de la Supercopa. "Como representantes de aficionados, nos oponemos a jugar la Supercopa fuera de nuestro país. Igual que nos oponemos a que se jueguen partidos de liga entre semana. Nuestra posición la decidimos nosotras democráticamente independientemente de la que tomen otros implicados", respondió hace una semana la cuenta oficial de los organismos en Twitter a un aficionado que les señalaba la contradicción de la federación.

La relación Rubiales-Tebas

En todo esta pelea por las competencias no hay que desdeñar el componente personal. Puede que a Rubiales no le guste, de verdad, que se juegue al fútbol los lunes porque perjudica a los aficionados, pero le gusta mucho menos Tebas. Ya era uno de los principales enemigos del presidente de LaLiga antes de llegar a la RFEF (Tebas apoyó al otro candidato, Juan Luis Larrea), cuando presidía de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE).

Desde el sindicato de jugadores se opuso al Real Decreto-ley 5/2015, que regula la venta centralizada de los derechos televisivos y que ha permitido a LaLiga aumentar sus ingresos, por considerar que se dejaba de lado a los futbolistas. Convocó una huelga en mayo de 2015 que la Audiencia Nacional impidió que se ejecutara. Aquellos días creció el perfil público de Rubiales, que dio una rueda de prensa acompañado por algunos de los futbolistas españoles más importantes. Unos años antes, en 2011, Rubiales ya había comandado otra huelga que impidió la disputa de la primera jornada de Liga, aunque entonces Tebas aún no presidía la patronal. Su mala relación se trasladaba también a la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes, órgano en el que compartieron vocalía durante años y en el que chocaron por casi todos los temas. Lo siguen haciendo, solo que ahora los dos ocupan los puestos más importantes del fútbol español.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios