"Tiene hambre de triunfo"

El método 'multiaplicaciones' de Julen Lopetegui o cómo se reinventa en el Sevilla

El entrenador vasco ha llegado con todo su equipo de trabajo y ha contagiado a los jugadores con su ilusión y entrenamientos. Le encanta Sevilla y se muestra cercano con la afición

Foto: Julen Lopetegui indica algo a sus jugadores durante un entrenamiento de esta pretemporada. (EFE)
Julen Lopetegui indica algo a sus jugadores durante un entrenamiento de esta pretemporada. (EFE)

Julen Lopetegui (52 años) tiene hambre de fútbol, lo han notado en las entrañas los futbolistas del Sevilla, sus colaboradores, el presidente del club, su director general; y el de Asteasu -Guipuzcoa- no ve el día en el que lo noten también los sevillistas. De momento, vivaquean por la concentración nervionense en Lagos (Portugal) sus sofisticados métodos, multiaplicaciones de app, sus ganas, y sus gafas.

El vasco ya ha ganado el primer partido de la pretemporada (2-1 al Reading). Aterrizó en el Sevilla con su cuerpo técnico (Pablo Sanz, Óscar Caro, Pepe Conde, Juan Vicente Peinado, a los que se unen José Luis Silva y Juanjo del Ojo) y todo tipo de aplicaciones tecnológicas, que se suman a las que aporta el club, con fama de poseer una sólida estructura de analistas y scoutings. Tras la funesta experiencia madridista, donde apenas alcanzó los cuatro meses, y una abrupta salida de la selección española (despedido en la víspera del debut mundialista, tras más de dos años y mantenerse invicto), Julen recobró la sonrisa cuando le llamó Monchi para el Sevilla. El León de San Fernando sorprendió a todos con la elección, pero nadie levantó la mano para quejarse. Así explicó el director deportivo: “Examinando, buceando y viendo el mercado, es Julen (Lopetegui) el entrenador que nos aporta más confianza para que podamos cumplir los objetivos que tenemos en mente”. Cuando un periodista le preguntó si era una apuesta de alto riesgo, el isleño respondió: “Seré un inconsciente, pero lo único que veo es que voy a ganar esta apuesta”.

A Sevilla llega Lopetegui con todo, incluyendo a la familia. Se ha instalado en el Zaudín, urbanización del Aljarafe sevillano, donde en los escasos ratos libres que le quede podrá jugar al golf, que es uno de sus deportes preferidos. La ciudad deportiva del Sevilla se encuentra a escasos veinte minutos de su residencia, siempre y cuando no le pille un atasco mañanero en el puente del Centenario, por lo que deberá andar con tiento y afinar con el reloj.

Julen Lopetegui, en un entrenamiento con el Sevilla. (EFE)
Julen Lopetegui, en un entrenamiento con el Sevilla. (EFE)

Su parecido con Emery

En la concentración, Julen ha sorprendido por la intensidad que impregna a todos sus movimientos, su rigor milimétrico, incluyendo plataformas y aplicaciones de análisis individual de cada miembro del plantel sevillista y, sobre todo, “el cañonazo de buena energía que mete a todos el nuevo míster”, confesó uno de los empleados del club. Eso mismo lo corrobora José Castro, el presidente del Sevilla, que visitó al equipo el pasado lunes y almorzó con Julen Lopetegui: “Me ha transmitido una ilusión tremenda, le veo muy metido en todo; me recuerda mucho a Unai Emery, y no solo porque es vasco, sino por la intensidad y el entusiasmo que veo en todas sus acciones. Tiene hambre de triunfo, por así llamarlo. Ojalá tenga la misma suerte que Unai, que será también la nuestra”, dijo el presidente sevillista.

Fernando Navarro, ex jugador del Sevilla, incorporado esta temporada al staff técnico de Monchi, declaró esta semana a los medios del club: “El método de Lopetegui gusta a los jugadores, se les ve entrenando con mucha intensidad, adaptándose a lo que quiere el míster”. Y sobre Lopetegui, añadió Navarro: “Está muy implicado, ilusionado y contento con la dinámica. Es una suerte para el Sevilla que Julen esté aquí, es una propuesta interesante y ya lo demostró en la Selección. Si ves cómo juega España y los resultados que cosechó con él, te da la seguridad de que su manera de ver el fútbol va a gustar”.

Hijo de un levantador de piedras y restaurador, Julen Lopetegui es amante de la buena comida, aunque apenas le ha dado tiempo a darse una vuelta por una ciudad que estos días está literalmente tomada por los turistas. Eso sí, comienza a empaparse del Sevilla y el gen especial de esta gente; lo comprobó hace unas semanas cuando visitó una peña sevillista en Jerez, con motivo del homenaje que rindieron a Monchi. Ya se sabe el himno de El Arrebato, pero no lo quiere proclamar alto, y se muestra ansioso de vivirlo en primera persona, en el estadio, cuando, con las luces apagadas, Nervión entera cante el “dicen que nunca se rinde…” Al respecto, Julen podría decir muchas más cosas.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios