el cholo no quiere saber nada

Las horas más bajas de Griezmann y cómo Simeone se lava las manos

El plan de Griezmann ha ido de mal en peor. Las horas pasan y tienen en un estado de ansiedad a un jugador que comprueba los problemas que tiene el Barcelona para pagar los 120 millones de euros

Foto: Antoine Griezmann durante el partido que jugó Francia en Turquía. (Efe)
Antoine Griezmann durante el partido que jugó Francia en Turquía. (Efe)

La demora del fichaje de Antoine Griezmann por el Barcelona hace mella en el futbolista francés, que se encuentra en un limbo engorroso. En sus planes podía estar aguantar el chaparrón del mes de junio a la espera de que llegara julio y el pago de los 120 millones de euros fuera inmediato. No se dan los pasos para que sea así por la negativa del Atlético de Madrid a recibir la cantidad en plazos. No avanza el Barcelona en el pago por los problemas de liquidez que provoca tener que desembolsar una cifra tan elevada. Pagar 120 millones de euros al contado o una cantidad de estas características solo se lo puede permitir el Paris Saint Germain. Como quedó demostrado con el pago del cheque de los 222 millones de euros en la sede de la Liga.

El plan de Griezmann ha ido de mal en peor. Las horas pasan y tienen en un estado de nervios y ansiedad a un jugador que esperaba contar con algún apoyo dentro del club rojiblanco. Si alguien podía echarle un cable ese era Simeone. Después de cinco temporadas en las que la sintonía entre el entrenador y el francés ha sido excelente y el Cholo ha puesto en valor el rendimiento deportivo, se podía pensar que tendría una ayudita. Simeone no quiere saber nada. Se lava las manos. Griezmann le ha dado mucho en el césped, lo valora, pero en cierto modo también se siente engañado.

[Por qué a Neymar le da igual la multa del PSG]

“Griezmann es nuestro capitán. No estoy preocupado para nada. Tiene todo para seguir creciendo y un contrato por dos años más. Si pienso que se puede ir porque sí, no hablaría bien de él”, fueron las palabras del Cholo, el 10 mayo, en ‘Fox Sport’. Llegó el anuncio de su salida con el argumento de que necesitaba nuevos desafíos y el técnico argentino aceptó la decisión, pero le dio la espalda. Griezman podía contar con el poder que tiene Simeone en el Atlético para haber flexibilizado la dura postura de Miguel Ángel Gil Marín. De nada ha servido esa buena relación de cinco años. Simeone, en sintonía con el consejero delegado del club, aprobó el comunicado en el que se instaba al francés a presentarse en el inicio de la pretemporada en Los Ángeles de San Rafael. No lo hizo Griezmann y tiene un expediente abierto que se va a resolver con una multa.

Joao Félix en el entrenamiento de pretemporada con el Atlético de Madrid. (Efe)
Joao Félix en el entrenamiento de pretemporada con el Atlético de Madrid. (Efe)

Los retrasos en el Barça

La angustia de Griezmann, lo que le provoca la ansiedad, es conocer cuándo Josep María Bartomeu tendrá disponibles los 120 millones de euros y cómo se efectuará para que no tenga perjuicios fiscales. Ese pago lleva retraso. Como la nómina del mes de junio a los empleados del club azulgrana que ha llegado con tardanza. Ante la imposibilidad de poder pagar los 120 millones en diferentes plazos, en el club que preside Bartomeu buscan el aval bancario que le permita hacer frente al trámite. La postura del Atleti es firme. No negocia. El principal perjudicado sigue siendo Griezmann, que está pendiente de una llamada para poder viajar a Barcelona y ser presentado. Esperaba que hubiera sido a principios de esta semana y se encuentra con que la agenda de Bartomeu está repleta de reuniones, actos de presentación y el enredo que ocasiona el posible fichaje de Neymar.

Griezmann se despidió con una sonrisa en el último partido de la Selección de Francia, en Andorra, y con un mensaje: “Solo pido un poco de paciencia. Sé dónde voy a jugar”. Parecía tranquilo. Había lanzado un guiño, incluso, al barcelonismo asumiendo sacrificios. Hoy está impaciente. Incómodo. No se cierra su fichaje. Parece inminente, pero disponer de 120 millones de euros no es algo tan factible para el Barcelona. Padece las críticas del sector rojiblanco y espera con incertidumbre cómo será su recibimiento cuando pise el Camp Nou. En todo este tiempo ha visto cómo el Atleti ha tirado para delante con su proyecto y no le ha importado no tener el dinero para hacer el importante desembolso por Joao Félix. Un fichaje por el que paga ahora 30 millones de euros. Le quedarán dos plazos de 96 millones al Benfica. El joven portugués se ha quedado con el ‘7’ que lució el francés.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios