el psg lo pone en venta

Los graves problemas de Neymar y el aparente desinterés del Real Madrid

Cuesta creer que si Neymar está en el mercado no haya un movimiento de aproximación de Florentino para pedir un precio, más rebajado, por un jugador que encaja en su ecuación deportivo-económica

Foto: Neymar, con la camiseta del PSG. (EFE)
Neymar, con la camiseta del PSG. (EFE)

En las hostilidades que se han abierto entre Neymar y el Paris Saint-Germain, la posición del Real Madrid es de un aparente desinterés. Florentino Pérez parece estar a otra cosa con las peticiones de Zidane. Ya tiene a Eden Hazard, la nueva estrella, y el entrenador insiste en Paul Pogba. Todavía no ha podido dar salida a Gareth Bale. Pero cuesta creer que si Neymar está en el mercado no haya un movimiento de aproximación de Florentino para pedir un precio, más rebajado, por un jugador que le encaja en su ecuación deportivo-económica. Podría ser el inicio de una puja entre Barcelona y Real Madrid por el descarte millonario del conjunto parisino.

Lo que es evidente es que se terminó el amor entre el PSG y Neymar. La luna de miel no ha durado ni dos años y el fichaje más caro de la historia del fútbol (222 millones de euros) pierde el brillo y el 'glamour' con el que se convirtió en el divo de la ciudad de la luz. Los papeles del divorcio están preparados para que el brasileño firme la ruptura, abandone la casa de los jeques e inicie una nueva vida. El brasileño tiene problemas. Muy graves, si pretende desafiar al Paris Saint-Germain y seguir con una actitud de rebeldía. Tiene dos opciones. Seguir ablandando el corazón de Messi para que el argentino presione a Bartomeu y el presidente del Barcelona haga una oferta mareante o regresar a París despojado del 'status' de galáctico y ponerse el mono de trabajo como uno más. La tercera y más remota es que el Madrid se meta por medio.

[Los gritos a Bale en el primer día de trabajo]

Se le acabó el chollo y, tras una primer aviso del PSG, sabe que es uno más de la plantilla. Sin privilegios. En Qatar cambian la política de gestión en el PSG para erradicar los egos. No ha funcionado el proyecto de Neymar y Mbappé y la solución pasa por poner en venta al brasileño. No va a ser barato, porque los jeques no son un club vendedor. Sirva de ejemplo lo que han hecho con Adrien Rabiot. Castigado sin jugar hasta el último día de su contrato. Quien quiera a Neymar tendrá que pagar de 200 millones de euros para arriba. Una cifra elevada que echa para atrás al Barcelona y también al Real Madrid. Neymar se ha devaluado por las dos lesiones en el pie y su desenfrenada vida social.

Neymar, de espectador, durante la Copa de América. (EFE)
Neymar, de espectador, durante la Copa de América. (EFE)

Messi, de celestino

El Paris Saint-Germain decide desprenderse de un jugador que incomoda a Mbappé y a otros compañeros como Cavani, con el que ha tenido diferentes rifirrafes. No tiene el cariño generalizado de los aficionados y pierde la popularidad en las encuestas que se hacen en Francia. Tampoco convence a Thomas Tuchel. El entrenador alemán le considera transferible y elige reforzar el nuevo proyecto con futbolistas de clase media. La prueba son los últimos fichajes. Los españoles Pablo Sarabia y Ander Herrera. Con Mbappé, ya con el rol de primera figura, basta. Tuchel, como le puede suceder a Zidane, incide en la importancia de crear un equipo compacto, sólido, intenso, trabajador y solidario. Ha creado escuela la filosofía de Jürgen Klopp después de llegar a dos finales de la Champions y ganar la última con el Liverpool. El equipo por encima de todo.

Sobra Neymar. Todavía más cuando se ha ido su amigo Dani Alves. El PSG pierde la paciencia por su falta de compromiso y profesionalidad. Le salpica un escándalo por una presunta violación y es reincidente en el apartado disciplinario. Genera dudas, incluso, con la fragilidad de su salud. Neymar ya no tiene crédito en el PSG. Esta versión no la quieren los jeques. Pero tampoco lo van a regalar. Leonardo, el director deportivo, reconoce que está en venta si hay una oferta que convenza. El único club que se ha interesado es el Barcelona, con una maniobra que todavía está muy verde, según se desprende de las palabras de Leonardo en ‘Le Parisien’, cuando dice que “ha habido contactos superficiales con el Barça”.

Estos contactos superficiales influyeron en la decisión de la dimisión del vicepresidente azulgrana, Jordi Mestre, a pesar de que Bartomeu quisiera desactivar la crisis institucional. Neymar quiere regresar junto a Messi después de comprobar que sin él su carrera está siendo un fracaso. Con Messi como celestino, es posible todo. Para que se dé tienen que suceder muchas cosas. Venta de jugadores (Coutinho, Umtiti, Rakitic, Dembélé…) para hacer caja y que Ernesto Valverde encuentre un sistema o una fórmula para encajar a Griezmann y Neymar. No es nada sencillo. Antes que lo futbolístico está lo financiero y para Bartomeu, a pesar de la insistencia de Messi, sería un fracaso volver a pagar más de 200 millones de euros por Neymar cuando en una rueda de prensa, una directiva (Susana Monje) manifestó que el coste del fichaje era de 19,3 millones de euros. En el Real Madrid echan cuentas.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios