el peligro de creerse el mejor del mundo

La estafa de Neymar: el Real Madrid no es el único que se siente engañado

El brasileño ha sido capaz de engañar, por este orden, al Santos, Real Madrid, Barcelona y Paris Saint Germain. Los qataríes lo ponen en venta por 300 millones de euros. No los vale

Foto: Neymar, con gesro pensativo, durante una concentración con la Selección de Brasil. (Reuters)
Neymar, con gesro pensativo, durante una concentración con la Selección de Brasil. (Reuters)

Tarde o temprano iba a llegar este momento. No se puede vivir eternamente del engaño, la mentira y las falsedades. Neymar no es uno de esos hombres de los que puedas decir que se viste por los pies y va de frente. Es un aprovechado que ha sido capaz de engañar, por este orden, a cuatro clubes: Santos, Real Madrid, Barcelona y París Saint-Germain. La nueva subasta por Neymar cotiza a la baja a pesar de que el club parisino filtre, en 'Le Parisien', que tiene un precio de 300 millones de euros. La novedad es que el PSG le pone precio y confirma las intenciones de abrir la puerta del club si llega una cantidad superior a los 222 millones de euros que pagó hace dos años. La noticia ratifica las palabras del presidente Nasser Al Khelaifi, el hartazgo y la necesidad de encontrar una solución a lo que ya ven como un problema.

Los escándalos extradeportivos, las juergas y el bajo rendimiento son las causas de un fracaso deportivo y el deterioro de la buena imagen que pretenden arraigar los cataríes en Francia y exportar al mundo. Neymar tiene más portadas saliendo de un juzgado, bailando en muletas en un escenario, en el cumpleaños de su hermana y en el carnaval de Río de Janeiro que levantando trofeos y premios individuales. El PSG está arrepentido de dar las llaves del club a Neymar. Se siente engañado como antes le sucedió al Santos, que reclama el verdadero dinero del traspaso al Barcelona, a Florentino Pérez y después a Josep María Bartomeu. El Real Madrid tuvo fichado al brasileño, con el reconocimiento médico pasado en Brasil, y el padre rompió el contrato por una comisión de 40 millones de euros del Barcelona. El papá tiene denunciado al Barcelona por el impago de la prima de fichaje de la última renovación (unos 30 millones de euros).

La carrera de Neymar va en picado y, lo peor, parece irrecuperable. No provoca ilusión. No le quieren en las encuestas que manejan el Real Madrid y el Barcelona. Pese a los buenos recuerdos que puedan recuperarse. Hay que irse a 2015. Su paso por el Barcelona de Luis Enrique, donde ganó un triplete. Un talento visto a cuentagotas. Destronado de su selección, donde antes de empezar la Copa América le quitaron el brazalete de capitán. Cuesta acordarse de cuál fue el último gran partido, actuación, golazo o acción por la que fue protagonista en un campo de fútbol. La memoria no es tan frágil como las lesiones que no recupera en los tiempos marcados ni en el lugar indicado, cuando se marcha a Brasil y prescinde de los servicios médicos del club que le paga. Un engaño más de un mal profesional y un chico inmaduro que demuestra falta de compromiso. Un comportamiento y una forma de ser del que tiene mucha culpa el padre. Una familia de nuevos ricos mal aconsejados.

La broma con Benzema

Los derroteros que coge Neymar son perjudiciales para cualquier equipo que pretenda tener un vestuario estable, con la tranquilidad de que está centrado en el fútbol y puede ofrecer un rendimiento regular. Neymar es muy bueno y una máquina de hacer dinero para los que manejan el mercado de márketing, pero en la balanza pesa más su vida desordenada que la fiabilidad de un crack. Le falta ejemplaridad, responsabilidad y liderazago. Le acompaña constantemente la polémica: agresión a un aficionado en la final de la Copa de Francia, la sanción de tres partidos de la UEFA, la presunta violación... El 'hago lo que me da la gana'.

Ver esta publicación en Instagram

Nueve / Neyney #Cracks

Una publicación compartida por Karim Benzema (@karimbenzema) el

Neymar se ha convertido en un meme. Es cómico. La última broma de mal gusto es verle posar con Benzema, abrazados, en un fotografía que el delantero del Real Madrid publica en su Instagram. En los días en que Messi pide su regreso al Barcelona (se cuenta que Neymar utiliza la buena amistad con el argentino y su poder en el club para presionar a Bartomeu), compadrea con un madridista. No tiene remedio. Un motivo más para que el presidente del Barcelona desmonte el montaje de los Neymar y afiance su idea de seguir adelante con el fichaje de Griezmann.

El PSG, el último que se siente estafado, pone en venta a Neymar por 300 millones de euros cuando ese precio no se lo va a pagar nadie. No deja de ser un punto de partida para empezar una negociación, que tiene escenarios rocambolescos cuando un medio de comunicación brasileño ('Globoesporte') publica que el Barcelona ofrece 100 millones de euros más tres jugadores (Rakitic, Dembélé y Umititi). Otros hablan de una propuesta del Real Madrid: 130 millones de euros mas James o Bale. Todo es un disparate en un futbolista que va camino de ser un juguete roto si no reacciona y se toma su profesión con responsabilidad. Su principal problema radica en que ha sido malcriado en una burbuja de materialismo y malas compañías.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios