Ahmad Ahmad, presidente de la CAF

El 'mesías' del fútbol africano, acusado de corrupción, despilfarro (y acoso sexual)

Tras el derrocamiento 29 años después de Hayatou al frente de la Confederación Africana de Fútbol (CAF), su sucesor, Ahmad Ahmad, ha sido acusado por su propio secretario general

Foto:  Ahmad Ahmad, presidente de la Confederación Africana de Fútbol
Ahmad Ahmad, presidente de la Confederación Africana de Fútbol

Ya lo dice el refranero español, que por algo es sabio: en todos los sitios cuecen habas. Apenas han pasado dos años del derrocamiento al frente de la Confederación Africana de Fútbol (CAF) de Issa Hayatou, quien la gobernó durante 29 años, y Ahmad Ahmad, el 'mesías' que debía poner fin a las interminables corruptelas del camerunés, se han quedado en un proyecto retórico. Es decir, al más puro estilo Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) y ahora también vicepresidente de la UEFA, un cargo que, por cierto, ya ocupó Villar, de ahí que sorprenda que 'Rubi' diga que con su nombramiento "se reconoce el cambio dado por la RFEF". ¿Habrá alguien que se lo crea, además de su bolsillo?

Pero, volviendo a Ahmad Ahmad, el que fuera presidente de la Federación de Madagascar fue acusado de corrupción y abuso de cargo ante la FIFA por su propio secretario general, el egipcio Amr Fahmy. En el pliego de cargos que envió el pasado mes de marzo figuraban, entre otros presuntos delitos, el pago de sobornos por valor de 20.000 dólares a presidentes de federaciones africanas, aumentar en 830.000 el coste de una serie de equipamientos adquiridos por la CAF para pagar a Tactical Steel, una empresa de intermediación francesa, o despilfarrar más de 400.000 del organismo que preside en adquirir coches en Egipto y Madagascar, su país, donde ha montado una oficina satélite.

[¿Amenazas, chantaje, denuncias en comisaría? Las cloacas del fútbol español]

Pero ahí no queda la cosa, pues Ahmad deberá enfrentarse también a las acusaciones de presunto acoso sexual a cuatro empleadas de la CAF y justificar en Zúrich su controvertida decisión de despedir al citado Fahmy sin contar con el respaldo del Comité Ejecutivo. Esta decisión no ha hecho sino avivar aún más el malestar generalizado que existe en el seno de la confederación más grande del fútbol mundo -con 56 países afiliados- y un presidente que, tras 26 meses en el cargo, no ha cumplido una sola de las promesas que hizo antes de ser elegido.

Empezando por la revisión de los contratos de derechos de televisión y patrocinio firmados por su predecesor con Lagardère Sports hasta 2036. Cabe recordar que dichos contratos, concedidos a dedo la empresa francesa, fueron el detonante de la caída en desgracia del legendario dirigente camerunés, a quien un tribunal de El Cairo llegó a imponer una multa de 57 millones de dólares, además de, lógicamente, solicitar la invalidación inmediata de los contratos.

Egipto acoge este mes la Copa de África
Egipto acoge este mes la Copa de África

La peregrinación a La Meca

Pese a asegurar poco antes de su elección como presidente de la CAF que "revisaré esos contratos y, llegado el caso, los anularé", los actos de Ahmad han ido siempre en la dirección opuesta, pues ha estrechado aún más lazos con Lagardère y su director general en África, Idriss Akki, con quien incluso acaba de realizar la peregrinación a La Meca, la llamada Omra, un viaje cuyos gastos se sospecha que han corrido a cargo de la entidad que preside el dirigente malgache.

Mientras tanto, el asunto de los derechos de retransmisión de las competiciones africanas sigue sin resolverse a tres semanas del inicio de una nueva edición de la Copa de África, con el consiguiente perjuicio económico para los países participantes, 24 por vez primera, y de manera especial para el organizador, Egipto. La reunión no tenía un programa fijo y fue una simple discusión que terminó al pedir a los egipcios que presentaran sus propuestas para llegar a una solución que satisfaga a todas las partes. El COMESA presentó las suyas tras la reunión celebrada el 13 de febrero de 2018, pero más de un año después no ha habido una respuesta ni de la CAF ni de su comité de negociación, creado para este propósito.

Tal y como señalan fuentes bien informadas, se estima que el valor de los derechos de televisión de Egipto 2019 será de aproximadamente 100 millones de dólares, después de aumentar el número de partidos y mover la competición de invierno a verano, lo cual añade un valor de marketing extra a la competición, ya que no chocará con las ligas europeas. Una pregunta se impone: ¿Qué impulsa al presidente de una confederación continental a intervenir y mediar en otra por el bien de una compañía en particular para conseguir los derechos de televisión por valor de cientos de millones de dólares? Solo Ahmad tiene la respuesta, aunque todos nos la podemos imaginar. En África también cuecen habas...

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios