endurece su norma

La UEFA aumenta la presión a España por no reconocer la independencia de Kosovo

La UEFA obligará a las selecciones de países que no reonocen a Kosovo al menos a jugar en su territorio fuera de casa. España es uno de los países que aún no lo ha reconocido

Foto: Las selecciones españolas tendrán que jugar obligatoriamente en Kosovo a partir de ahora. (EFE)
Las selecciones españolas tendrán que jugar obligatoriamente en Kosovo a partir de ahora. (EFE)

Kosovo se ha convertido en el último año en un dolor de cabeza para el deporte español. Y va a seguir siéndolo mientras España no reconozca al país balcánico. La UEFA aprobó este miércoles obligar a todas sus federaciones asociadas a jugar en su país con Kosovo si así lo decide el sorteo de las diferentes competiciones que organiza. Si Kosovo se clasifica para la Eurocopa 2020, el sorteo la puede enviar a Bilbao, sede de tres partidos del Grupo A. La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ya tuvo que renunciar a organizar un torneo a finales de marzo tras no aceptar la UEFA las condiciones impuestas por el Consejo Superior de Deportes (CSD).

La UEFA pretende que no se repita lo que sucedió con el Ucrania-Kosovo de clasificación para el Mundial de Rusia 2018, que se disputó en Polonia porque Ucrania no reconoce a Kosovo. A partir de ahora, si el sorteo de una competición europea, sea de selecciones o de clubes y sea cual sea la categoría, empareja a un equipo kosovar con otro de un país que no reconoce a Kosovo, la sede del partido no podrá ser trasladada fuera del país. "Esta norma obliga a todos los equipos a aceptar jugar contra la selección de Kosovo o sus clubes si así lo decide un sorteo, ya sea en su propio territorio o en territorio de Kosovo", declaró el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, tras la reunión del Comité Ejecutivo en Bakú (Azerbaiyán), donde Luis Rubiales fue nombrado vicepresidente de la UEFA.

La nota de prensa del organismo no es tan tajante. Además de establecer las excepciones de Serbia y Bosnia-Herzegovina, dice que "los equipos que no quieran jugar en casa contra clubes de Kosovo o selecciones nacionales kosovares en su territorio tendrán que organizar sus partidos como locales en terreno neutral. Sin embargo, tendrán que aceptar el jugar los partidos a domicilio en Kosovo". Eso evitaría que la Selección tuviera que recibir a Kosovo en España, pero no podría librarse de viajar a Pristina, capital kosovar.

España integra la minoría de países europeos que no reconoce a Kosovo. Le acompañan Azerbaiyán, Bielorrusia, Bosnia, Chipre, Eslovaquia, Georgia, Grecia, Moldavia, Rumanía, Rusia y Serbia. Cuatro de ellos (España, Azerbaiyán, Rusia y Rumanía) son sedes de la Eurocopa 2020. El sorteo puede enviar a Kosovo a uno de esos países, lo que podría generar un conflicto. El estadio español que acogerá partidos de ese torneo es San Mamés.

La negativa de España a reconocer a Kosovo ya le ha traído problemas en el ámbito deportivo. El pasado verano, los kosovares que participaron en los Juegos del Mediterráneo lo hicieron con visados expedidos por Francia. En noviembre de 2018, tras el Campeonato del Mundo de Kárate celebrado en Madrid, el Comité Olímpico Internacional (COI) amenazó a España con presionar para dejarle sin competiciones internacionales si seguía poniendo trabas a la participación de los kosovares en su territorio. Aquello terminó con el Comité Olímpico Español (COE) anunciando que el Ministerio de Asuntos Exteriores había cambiado su postura y aceptaba proporcionar visados y permitir el uso de sus símbolos nacionales y el ministerio negando que hubiera cambiado de opinión y elevando su malestar al COI.

Más tarde, el Gobierno respondió al diputado del PDeCAT Jordi Xuclà (aquí puedes consultar la respuesta) que el reconocimiento de Kosovo era una decisión política soberana fundamentada en el Derecho Internacional, pero que no tenía voluntad de perjudicar a los ciudadanos kosovares. "Lo que en el ámbito deportivo se traduce en el compromiso de permitir la participación de deportistas kosovares en aquellas competiciones internacionales celebradas en España bajo los auspicios del Comité Olímpico Internacional (COI)", dijo.

El Ministerio de Asuntos Exteriores aceptó conceder visados, pero impuso otras condiciones que difícilmente aceptan las federaciones internacionales. En una carta enviada en enero a todas las federaciones, el CSD, siguiendo las indicaciones del ministerio, indicó que en competiciones no olímpicas los deportistas kosovares no pueden competir bajo la bandera de Kosovo, sino bajo la bandera de la federación correspondiente o la federación internacional. Tampoco se permite que suene el himno ni ondee la bandera en ceremonias de apertura o entrega de medallas.

Esas condiciones no fueron aceptadas por la UEFA, lo que impidió que la RFEF acogiera un torneo sub-17 que tenía disputarse a finales de marzo en Alcoy (Alicante). Un portavoz de la federación explicó que las condiciones no fueron aceptadas por la UEFA, que decidió que los partidos se disputaran en su sede de Nyon (Suiza).

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios