el entrenador está tocado

La deuda del vestuario del Barcelona con Ernesto Valverde: la Copa del Rey, al recaste

Los pesos pesados del vestuario están en contra de culpar o señalar como máximo responsable al entrenador de las debacles en Roma y Liverpool. Bartomeu le ratifica. Valverde está tocado

Foto: Ernesto Valverde, serio, en el banquillo de Anfield durante el partido contra el Liverpool. (Reuters)
Ernesto Valverde, serio, en el banquillo de Anfield durante el partido contra el Liverpool. (Reuters)

Las presiones para echar a Ernesto Valverde no cesan. Aún así, Bartomeu, Messi y Piqué han decidido que hay que hacer todo lo posible para frenar las críticas que recibe el entrenador. Valverde es el gran señalado como el ‘fracaso’ de una temporada en la que el Barça se ha quedado sin la Champions por una batacazo, de dimensiones considerables, en Anfield. Le están cayendo palos desde diferentes sectores e, incluso, desde dentro del club. En Barcelona aseguran que no hay consenso en la directiva para la continuidad de un entrenador que se le cayó el equipo, por dos años seguidos, en la Champions: Roma y Liverpool.

Bartomeu ratifica a Valverde antes de la final de la Copa del Rey con la seguridad de que se puede conseguir un doblete –el noveno en la historia del Barcelona– y con él apaciguar los ánimos y empezar a levantar las ilusiones a una afición que ni siquiera ha celebrado la Liga. La Champions era el gran sueño. “La Copa linda”, como la definió Messi. Pero Bartomeu pide respeto para Valverde y dice que es el entrenador para un proyecto a medio y largo plazo. Va contra corriente con la inmensa mayoría de aficionados y prensa que están decepcionados y señalan al entrenador como el principal culpable del fracaso en la Champions.

[El ofertón por Marco Asensio con el que el Real Madrid puede volverse loco]

Se le critica por su falta de carácter y por tener un vestuario que vive demasiado cómodo con la figura de un entrenador sereno, tranquilo y moderado. Un tipo que no levanta la voz. Precisamente es esto lo que le reprochan los que se lo quieren ‘cargar’. Valverde asistió impasible, en la banda de Anfield, al desorden y el desplome del equipo contra un Liverpool que hizo un gol de córner. Un tanto que es una pesadilla. Lo reconoce Piqué. Un partido en el que Barcelona, con esa jugada fatídica, pareció un equipo de juveniles. De esto tienen gran culpa los jugadores, que después de muchas reflexiones, reuniones y dejar pasar el tiempo sin hacer comentarios y guardando silencio se sienten en deuda con Valverde. Esta temporada la Copa del Rey molestaba y ahora se ha convertido la final contra el Valencia en un flotador más para Ernesto Valverde.

Ernesto Valverde con los ojos cerrados en la sala de prensa. (Efe)
Ernesto Valverde con los ojos cerrados en la sala de prensa. (Efe)

Traiciona el estilo

Si Ernesto Valverde continúa la temporada que viene en el banquillo del Barcelona es porque han salido a su rescate Messi y Piqué, principalmente, que han querido hablar antes de la final de la Copa del Rey. Los pesos pesados del vestuario están en contra de culpar o señalar como máximo responsable al entrenador de las debacles en Roma y Liverpool. Son ellos los que tuvieron el gran despiste y un bloqueo impropio en un grupo de jugadores internacionales y con experiencia. Piden la continuidad del entrenador en un ambiente de enorme presión y decepción. Valverde está tocado y la siguiente temporada, de quedarse, estará en el punto de mira en cada uno de los partidos de la Champions. Contrariamente a lo que sucede en el Real Madrid, cuando Zidane dice que la Liga es el objetivo número uno, en el Barcelona no aguantan más sin ganar una Champions. Es la exigencia.

Pero no sólo le machacan a Ernesto Valverde por las derrotas históricas en Roma y la más reciente en Liverpool. También se le culpa de haberse cargado un estilo y hacer que el Barcelona sea un equipo poco o nada atractivo, que juega mal al fútbol y le hacen muchas ocasiones de gol. Que sufre y renuncia a la pelota. La traición a una idea. El último que lo ha dicho es Xavi, un símbolo del barcelonismo, con un mensaje contundente: “La historia nos dice que cuando no dominamos el juego acabamos perdiendo porque no es nuestro estilo". ¿Tendrá paciencia Valverde? No se descarta que pueda marcharse.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios