EL CLUB LO ESCONDIÓ EN SU ÚLTIMA ASAMBLEA

El Real Madrid, el club más rico... ¿'intervenido' por un fondo buitre?

Aunque el club intentó taparlo, un fondo de inversión impuso al Real Madrid un director de Patrocinios en su intención de tener más control sobre el negocio de esponsorización

Foto: El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, se dirige a los socios durante la asamblea. (EFE)
El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, se dirige a los socios durante la asamblea. (EFE)

La letra pequeña suele esconder algo muy gordo. Pongamos como ejemplo un asunto que al principio podrá resultarles farragoso, pero que acabarán viendo tan claro como blanco y en botella: el 23 de septiembre del año pasado, se celebró la Asamblea de socios del Real Madrid en la que se aprobaron las cuentas y el informe de auditoría. Entre la generosa documentación puesta a disposición de los socios, aparecía esta notificación: "En el ejercicio 2017-18, el club ha formalizado un contrato de cuenta de participación según lo regulado en los artículos 239 a 243 del Código de comercio. El club, que actúa como 'partícipe gestor', reconoce el exceso o déficit que corresponde al 'partícipe no gestor' con respecto a la aportación anual realizada por este, como un gasto o un ingreso de la explotación conectado con la gestión de sus ingresos de patrocinio (nota 17.1.4)".

La nota en cuestión a la que se remitía a los socios madridistas es esta: "En el ejercicio actual, ha entrado en vigor un acuerdo vinculado al crecimiento y desarrollo de los ingresos de patrocinio, con una vigencia inicial de cuatro años y una extensión posible de uno o dos más adicionales en función del cumplimiento de determinadas condiciones económicas. El acuerdo considera todos los territorios y categorías de patrocinio, con la excepción de los patrocinios deportivo y comercial de la camiseta y de los 'naming right' del Estadio y campos de entrenamiento".

Como en la mítica escena de los hermanos Marx en 'Un día en las carreras' —ya saben, "la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte"—, la información facilitada por el Real Madrid resultó indescifrable para sus socios, de ahí que una operación de tan importante calado pasara inadvertida para todos ellos. Sabido es que el patrocinio genera prácticamente una tercera parte de los ingresos del club, pero entre la poca información y esta descripción tan genérica, es normal que nadie lo cuestionara en la citada asamblea.

La cuestión es que un fondo de inversión, de cuyo nombre tampoco se informó, ha comprado para las cuatro próximas temporadas todos los derechos del Real Madrid que aparecen citados en la mencionadas notas, seguramente con una subida sobre lo que venían recaudando la temporada anterior. A partir de ahí, se hace una cuenta de participación con el Real Madrid, que es el gestor en la terminología legal, el fondo le garantiza un mínimo —el precio por el que ha comprado— y de todo lo que saquen de más hay un reparto en porcentajes que no explican estas cuentas.

Como al final todo —o casi todo— se acaba sabiendo, unas semanas después de la asamblea de socios, desde los despachos del Bernabéu se filtró la 'noticia' de que el Real Madrid había fichado a David Hopkinson, a quien, ya puestos, incluso se le calificaba de "estrella". El tal Hopkinson es un canadiense que trabajó durante casi 24 años como 'chief commercial officer' en Maple Leaf Sports & Entertainment (MLSE), un grupo dueño de las franquicias Toronto Raptors (NBA), Toronto Marlies (American Hockey League) y el equipo de fútbol Toronto FC.

Florentino Pérez, entre sus vicepresidentes Fernández Tapias y Fernández de Blas. (EFE)
Florentino Pérez, entre sus vicepresidentes Fernández Tapias y Fernández de Blas. (EFE)

Sin embargo, Palco23 desmontó este 'fichaje' al asegurar que fue Providence, en teoría el fondo de inversión que se comprometió a facilitar en cuatro años 200 millones de euros al Real Madrid, quien en su intención de tener más control sobre el negocio de esponsorización impuso la entrada del mencionado Hopkinson como 'global head of Partnerships' o director de Patrocinios. Un departamento que, como bien apuntaba el mismo medio, hasta la llegada del canadiense dependía de Begoña Sanz, nombrada directora general adjunta quizá para no tener que informar de que se la destituía como directora comercial.

El ejecutivo se incorporó a las oficinas del Real Madrid en julio de 2018 y la pista la levantó Palco23 en marzo, cuando informó de que Providence tensaba la cuerda tras ‘apostar’ 200 millones. Según este mismo medio, el fondo no acababa de estar satisfecho por la evolución del negocio del que participa a cambio de recuperar su dinero al final del contrato y un porcentaje de los nuevos ingresos. Como en la temporada pasada no llegaron al mínimo pactado, el fondo ha perdido dinero y en estos casos es habitual que el contrato prevea que para los años sucesivos el gestor tome el control y decida quiénes van a ser los ejecutivos que dirijan estas operaciones. De hecho, cuando publicaron las cuentas semestrales a las que están obligados todos los clubes de fútbol, en el Madrid reconocieron este contrato.

El último informe de Deloitte

Según el informe que anualmente realiza Deloitte en el que se comparan las cuentas de los grandes clubes europeos, el Real Madrid volvió a liderar el ranking absoluto como el de mayor riqueza, por delante del no menos alicaído deportivamente Manchester United, que llevaba desde la 2015-2016 como el de mayor volumen de ingresos. Sin embargo, se da la paradoja de que el Real Madrid vendió parte de su gestión ante la necesidad de recaudar dinero, lo que le ha llevado a perder poder sobre el área que genera un tercio de sus ingresos.

Florentino Pérez, en la presentación del nuevo Estadio Santiago Bernabéu. (EFE)
Florentino Pérez, en la presentación del nuevo Estadio Santiago Bernabéu. (EFE)

Es por ello que Florentino Pérez, empeñado en la construcción del nuevo campo, llevó a la Asamblea del Real Madrid una propuesta de fuerte endeudamiento y en cierto modo tapó esta operación, que no es sino otra forma de préstamo, con un interés muy alto, en la medida en que los objetivos marcados por el fondo se cumplan, pues el interés que se recoge fácilmente puede ser el 50% del beneficio adicional. Además, supone perder el control de todo el marketing y patrocinios tras la imposición por el fondo de un gestor, lo cual deja en entredicho la autonomía de un club que su presidente siempre ha presumido que es de sus socios.

En realidad lo sigue siendo, aunque ahora supeditado a estos fondos de inversión que se aprovechan de quienes necesitan dinero urgentemente para dárselo a cambio de hacer negocio, lo cual también afecta a la imagen que proyecta el club más rico del mundo en un apartado tan importante y estratégico como es el de los patrocinios y en el que ya no ingresa todo para él, sino que lo tiene que compartir, y a saber en qué porcentajes, pues por algo a estos fondos les llaman buitres...

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios