no hay euforia en Barcelona con el francés

Cuando Griezmann se rio a espaldas del Barcelona (historia de un fichaje complicado)

"Es un jugadorazo y nos entenderíamos", fue el guiño de Messi a Griezmann antes de que el francés diera portazo al Barcelona. Bartomeu ya sabe cómo levantar el ánimo del argentino

Foto: Leo Messi y Antoine Griezmann se saludan durante un partido entre el FC Barcelona y el Atlético de Madrid. (Reuters)
Leo Messi y Antoine Griezmann se saludan durante un partido entre el FC Barcelona y el Atlético de Madrid. (Reuters)

La depresión en el barcelonismo es tal que ni el anuncio del adiós de Griezmann del Atlético de Madrid ha sido capaz de provocar algún brote de euforia. Está siendo muy duro para Bartomeu y, sobre todo, para Leo Messi recuperarse del duro golpe de la eliminación en la Champions contra el Liverpool. El ánimo está por los suelos y la posibilidad de ganar la Copa del Rey, lo que significaría un doblete, no acaba con el dolor del batacazo en Europa. El posible fichaje de Griezmann se recibe hasta con una cierta desgana por las encuestas que se hacen entre los aficionados y la negativa a su incorporación. Bartomeu necesita un golpe de efecto, recuperar la ilusión, reforzar el proyecto y, ante todo, sacar de la depresión a Messi. Lo más fácil es fichar a Griezmann.

Mucho antes de que Messi dijera aquella famosa frase, que sonó a promesa, de que iba a traer de nuevo la Champions a Barcelona se pronunció sobre Griezmann. “Es un jugadorazo y nos entenderíamos”, manifestó el argentino en una entrevista a 'El Mundo Deportivo' el 7 de junio del año pasado. El ídolo del barcelonismo pidió a Griezmann. Le hizo un guiño. Luego pasó lo que todos conocemos. El poder de seducción de Simeone, un sueldo de 20 millones de euros y la temporada en la que la final de la Champions se juega en el Metropolitano llevaron al francés a anunciar en un documental que se quedaba en el Atleti.

[La prepotencia de Cristiano Ronaldo le juega una mala pasada]

El ‘no’ al Barcelona tiene un precio: no le perdonan a Griezmann que se “riera” públicamente del club azulgrana. Lo dicen personas tan relevantes como Laporta y, de puertas para adentro, Bartomeu y sus directivos. Griezmann recibió pitos del Camp Nou en el partido de Liga. Mal síntoma para un jugador que quiere ahora reconstruir su imagen y afrontar nuevos desafíos. Todavía no está claro que sea en el Barcelona por la mochila que lleva de caprichoso, mercenario y un sueldo que no quiere asumir el Barça. En ningún caso llegarían a esos 20 millones de euros y a Griezmann le aconsejan que para jugar en el Barcelona debería tener algún gesto de arrepentimiento. Pedir perdón.

La reunión con el PSG

Todas estas complicaciones que aparecen en el día después de que Antoine Griezmann haya dicho públicamente que se va del Atlético de Madrid quedarán en nada en cuanto Messi se levante de la cama y diga, otra vez, que Griezmann es un jugadorazo. Tampoco se sabe nada de Piqué. Le tocará a Bartomeu poner la maquinaria en marcha para dar salidas –Coutinho, Malcom, Boateng, Rakitic… si es necesario– y hacerle un hueco a Griezmann. No parece que Messi hable hasta la final de la Copa del Rey y se deje ver ante los micrófonos para saber qué piensa de todo esto. Le vendría bien, entre otras cosas, porque es el capitán y de Anfield salió con la cabeza agachada y sin enviar un mensaje a los aficionados.

La preocupación de Griezmann es cero en todo este asunto. Si no es el Barcelona será en el Paris Saint Germain. No se va a quedar sin equipo ni con un mal sueldo. De hecho, en Francia aseguran que su hermana y representante –Maud– ya se ha reunido con el club parisino en una primera toma de contacto. No tendría mala pinta un equipo con Mbappé, Neymar y Griezmann. Por dinero no será. Deberá darse prisa el Barcelona, quitarse la depresión cuanto antes, si no quiere perder a Griezmann y a Messi le dé por cabrearse aún más. Los aficionados del Barcelona tienen sus razones para senrtirse decepcionados con Griezmann y decir que jugó con sus sentimientos. Aunque también están hasta la coronilla de Coutinho, el fichaje más caro de la historia del club, que se encaró con la grada después de marcar un gol al Manchester United en el Camp Nou. La pregunta puede ser: ¿a quién quieren más? ¿A Coutinho o Griezmann?

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios