el lío de la feria de abril

"Sin mí no eres nadie". La guerra en el Sevilla y la 'traición' de Monchi (según Del Nido)

El expresidente Del Nido, que sigue siendo el accionista que de manera individual cuenta con más títulos en el Sevilla, se presentó en la caseta de Feria de la que es socio Monchi y amigos comunes

Foto: Monchi quita importancia al asunto. (Reuters)
Monchi quita importancia al asunto. (Reuters)

En la Feria de Sevilla, a veces, las alegrías de unas sevillanas se tornan tragicómicas, o eso pudieron pensar los testigos de un bochornoso incidente que sucedió en una de las casetas del recinto ferial con Monchi, director general deportivo del Sevilla, y José María del Nido Benavente, expresidente de la entidad blanca. La chispa no prendió en fuego porque ambos contendientes contaron hasta diez y también por la espalda anchísima de David Rivas, exjugador del Betis (hoy metido a empresario futbolístico). Entre todos evitaron que esta historia de desamor, celos y acusaciones de traición no fuese a mayores.

El expresidente Del Nido, que sigue siendo el accionista que de manera individual cuenta con más títulos en el Sevilla, se presentó en la caseta de Feria de la que es socio Monchi y amigos comunes de ambos, como Manuel Vizcaíno, presidente del Cádiz, para increpar al flamante ejecutivo -"tú sin mí no eres nadie"- y decirle 'cosas feas'. Con la alegría de los farolillos, la irrupción de Del Nido no pudo ser más inoportuna, aunque en los corrillos sevillistas se sabía que el choque con Monchi tendría que producirse tarde o temprano. Del Nido, de alguna manera, piensa que el exitoso ejecutivo le traicionó.

El fichaje de Monchi ha sido una jugada maestra, según los analistas, pero ha supuesto un golpe bajo, casi una traición, según los allegados a Del Nido

José María del Nido, que sigue en la batalla por hacerse con el poder del club nervionense que en la actualidad ostenta José Castro, contaba o soñaba que un día no muy lejano aterrizaría en el Ramón Sánchez Pizjuán con la baza Monchi bajo el brazo. Pero ni se le pasaba por la cabeza que su rival y antiguo amigo, José Castro, le hiciera un cruce magistral y se adelantara en la partida anunciando el fichaje de Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, casi a la par que destituía a Pablo Machín. Un golpe moral que ha hecho que el sevillismo se viniera arriba, reacción que descolocó a un Del Nido que veía algo más cerca su regreso al club.

La jugada de Castro ha sido maestra, según los analistas, pero ha supuesto un golpe bajo, casi una traición, según los allegados al expresidente, que ahora sí que parece ver difuminarse sus aspiraciones.

Monchi, que vive ajeno a las maquinaciones, confesó hace unos días a El Confidencial el impacto que le produjo su regreso al club de sus amores. Y lo explicó de manera muy gráfica: "El mismo día que se produce mi salida de la Roma, me llamó el presidente (José Castro) para darme ánimos y ahí comenzó a liarme y a meterme el veneno. El Sevilla ha crecido con ambición y el presidente me transmitió esa ambición. Yo, que tenía idea de ir a otro sitio, cambié de idea y me convenció con argumentos y con esa palabra: ambición. Estoy con ganas, como un niño con zapatos nuevos".

El León quiere pasar página

La vuelta al Sevilla del que es considerado por muchos especialistas como el mejor director deportivo del mundo tuvo un efecto secundario inesperado, el arrebato de Del Nido, el presidente que metió de cabeza al equipo en el club de los títulos, siempre de la mano gestora de Monchi, que en estos momentos vive impregnado de la ambición de Castro y ha mostrado su intención de cabalgar a su lado para poner al Sevilla de nuevo en el escaparate mundial. Precisamente esa empresa compartida por los sevillistas choca frontalmente con la reacción de Del Nido en la Feria, "con ganas de soltarle la guasa a Monchi". Y se la soltó en el escenario más inesperado.

El también llamado León de San Fernando, que tiene ante sí una empresa de titanes (manejar una nómina de futbolistas que ronda los 300 millones de euros y regenerarla, con bajas y altas, así como el fichaje de un nuevo entrenador), se confesaba ayer mismo a COPE Sevilla: "No es un hecho (el incidente con Del Nido) del que me pueda sentir orgulloso. Es un error que cometimos. No busquemos culpables e inocentes. Cuando dos discuten es porque los dos quieren. Es mejor pasar página. Para José María solo tengo palabras de agradecimiento. A veces discutimos con los hermanos y los amigos íntimos. Tenemos que mirar hacia adelante".

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios