Desea ampliar su legado

Los retos pendientes de Iker Casillas o lo que su corazón le puede privar de conseguir

El portero tiene aún sueños que pretende conquistar antes de poner fin a su carrera. Los médicos no se ponen de acuerdo respecto a su continuidad. Quiere volver a la Selección

Foto: Iker Casillas, pensativo, durante el calentamiento previo al partido de Champions entre su club y el Galatasaray. (Reuters)
Iker Casillas, pensativo, durante el calentamiento previo al partido de Champions entre su club y el Galatasaray. (Reuters)

Este miércoles, Iker Casillas sufrió un ataque al corazón en pleno entrenamiento matinal con el Oporto. Todo quedó en un tremendo susto que sacudió el mundo del deporte. El jugador, que advirtió a los médicos del club de sus molestias en el pecho, fue trasladado de inmediato al hospital CUF Porto, donde se le practicó un cateterismo, y ya descansa a la espera del alta, que llegará en los próximos días.

Los retos pendientes de Iker Casillas o lo que su corazón le puede privar de conseguir

Otra cosa será que vuelva a los terrenos de juego. Los médicos contactados por diferentes medios de comunicación no lo tienen claro. En cualquier caso, todos aseguran que es pronto para tomar una decisión sensata. "La respuesta la tienen su médico y él mismo [...] No existe una regla fija, lo que sí es seguro es que debe estar tranquilo", comentó para El Confidencial Antonio López Farré, profesor de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid e investigador en la prevención de la muerte súbita en el mundo del deporte.

En 20 temporadas como profesional desde su debut en 1999 de la mano de John Toshack en San Mamés, Casillas ha ido devorando récords. Sus 16 años en el Real Madrid le valieron para conquistar numerosos títulos (19) y convertirse en leyenda. Su etapa en el club madridista se cerró en 2015, cuando decidió hacer las maletas y fichar por el Oporto, club con el que renovó recientemente, hasta 2020. Sin embargo, esta adversidad cuestiona sus planes futuros y, por supuesto, los objetivos que le quedaban por delante.

Iker Casillas firma la camiseta del Oporto poco tiempo después de anunciarse su renovación. (Reuters)
Iker Casillas firma la camiseta del Oporto poco tiempo después de anunciarse su renovación. (Reuters)

Volver a la Selección

Una de las cosas que más ilusión le hacían a Iker era poder volver a la Selección. Así como otros compañeros —Andrés Iniesta, Gerard Piqué, David Silva o Xavi Hernández— anunciaron en su momento que renunciaban a seguir compitiendo con el combinado nacional, él nunca lo hizo, pues siempre pensó en volver. Tras su marcha a Portugal, ni Julen Lopetegui ni Luis Enrique le volvieron a convocar. Su periplo finalizó en 2016, tras 10 años como capitán (dos Eurocopas y un Mundial) y 167 partidos internacionales, el que más, aunque Ramos ya le pise los talones con 163 encuentros disputados.

Los motivos, más que deportivos, a pesar de que Casillas perdió la titularidad en Portugal durante cuatro meses el curso pasado, tienen que ver con la edad. Cuando Lopetegui accedió al cargo tras la marcha de Del Bosque, apostó por savia nueva en la portería. David de Gea ocupó su puesto y, como voz de la experiencia, se decidió dar continuidad a Pepe Reina, más acostumbrado al banquillo. Tras la destitución del vasco, Luis Enrique tampoco volvió a contar con el eterno capitán y rejuveneció aún más el marco, con Pau López y Kepa Arrizabalaga. En su afán de escuchar el himno español por última vez, Casillas llegó a contactar con el asturiano el pasado mes de marzo para demostrarle su predisposición. "Llamé a Luis Enrique para comunicarle que no dejé la Selección y que no tenga miedo en llamarme por mi nombre, mi edad y mi currículo”, explicó a los micrófonos de Onda Cero.

La realidad es que su travesía en el país luso no ha podido ser más positiva. Tanto la directiva como los compañeros están encantados con él. Figura clave e icono para la hinchada, en los 156 partidos que lleva vistiendo la camiseta de los Dragones ha logrado mantener la portería a cero 74 veces, con numerosas paradas de mérito que han abierto telediarios e incluso se han comentado en España. Su habilidad y reflejos felinos auparon a los blanquiazules a la conquista de la liga el curso pasado, tras cinco años de sequía. Su vuelta a La Roja, más con De Gea en el foco de las críticas, no se descartaba. Casillas desea despedirse de la afición. Ya volvió Villa, máximo goleador histórico. Después de lo ocurrido el miércoles, se antoja complicado.

Iker Casillas, junto a Sergio Ramos, en su última convocatoria con la Selección. (EFE)
Iker Casillas, junto a Sergio Ramos, en su última convocatoria con la Selección. (EFE)

200 partidos UEFA y Europa League

A Casillas, su salud también le podría haber privado de ser el primer jugador en la historia en alcanzar los 200 partidos oficiales en competiciones europeas. Actualmente está en 188 (157 con el Madrid y 31 con el Oporto). Debutó oficialmente en Champions con el equipo de su vida en 1999, en un partido de la fase de grupos contra el Olympiacos (3-3). Tuvo que esperar muchos años para hacerlo en la Europa League, la segunda competición continental, ya como jugador del Oporto. Fue en 2016, en la ida de dieciseisavos frente al Borussia Dortmund. El club luso perdió aquel partido en Alemania por 2-0 y, en la vuelta, un desafortunado gol en propia puerta del cancerbero español sentenció la eliminatoria.

Aquel episodio todavía le duele a Iker. Sería mágico que pudiera optar a ganar una Copa de Europa con el Oporto, pero parece difícil. Hazañas como la del Ajax este curso siempre alimentan la esperanza, pero no todos los años los equipos todopoderosos de Europa permiten concesiones. La entidad al norte de Portugal no gana 'la Orejona' desde 2004, con Deco como timonel y Mourinho como capitán del barco. Por eso a Casillas el caramelo de la Europa League no le sabría amargo. Al fin y al cabo, es el único título que no tiene en el ámbito de clubes. Ganar esta copa permite, además, el acceso a la Supercopa de Europa.

El legado de Casillas ya es de por sí amplio. Si su carrera tuviera que finalizar, al de Móstoles no le reconcomería nada. Ya tiene más de lo que un día soñó. A Casillas se le han ido abriendo puertas a lo largo de su vida que no esperaba. El día a día, el trabajo y la constancia le han dado la posibilidad de optar a estadísticas que incluso desconocía. Siempre hay retos por conquistar, pero, como ven, son pocos. Si se produce su regreso, a buen seguro que seguirá luchando por agrandar su leyenda.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios