Fijó varios encuentros y reuniones

El nuevo refugio de Florentino Pérez en Cádiz o cómo planifica el nuevo Real Madrid

El presidente del club blanco se desplazó esta pasada Semana Santa a la provincia gaditana para descansar y seguir confeccionando la plantilla. Hazard está al caer y Pogba, casi imposible

Foto: Florentino Pérez, pensativo, antes del inicio de un acto. (Reuters)
Florentino Pérez, pensativo, antes del inicio de un acto. (Reuters)

Florentino Pérez se ha trasladado al lugar que ha convertido en su refugio en los últimos tiempos, la residencia que adquirió en una urbanización en El Puerto de Santa María, muy cerca de Puerto Sherry. Florentino ha cambiado Mallorca por la costa de Cádiz, después de vender Villa Yasmín, la mansión que adquirió en 2005 en el municipio mallorquín de Andratx. El presidente madridista se ha trasladado a esta localidad gaditana, donde pasó las vacaciones de Semana Santa, y desde allí ha despachado los asuntos referentes al futuro del equipo blanco, que tantos rumores están despertando.

Lo único que ha alterado su estancia ha sido el fallecimiento a los 86 años del histórico delegado del Real Madrid Agustín Herrerín. Florentino se desplazó a Madrid para despedirle como merecía y trasladar sus condolencias a la familia, para luego retornar a El Puerto. Allí se han producido varios encuentros y reuniones para fijar la estrategia en las negociaciones abiertas para fichar a varios jugadores.

Para empezar, se da por cerrado el fichaje del belga Eden Hazard, ya que el Real Madrid asumirá el pago de 120 millones de euros por el futbolista, precio que ha puesto el Chelsea para permitirle salir este mes de junio. La posición inamovible del jugador, que ha rechazado varias ofertas de renovación del conjunto londinense, ha resultado clave para que llegue a buen puerto la negociación. La orden que ha dado Pérez es cerrarlo con premura y anunciarlo lo antes posible, a poder ser incluso antes de terminar la presente temporada.

Hazard, durante un partido esta temporada con el Chelsea. (EFE)
Hazard, durante un partido esta temporada con el Chelsea. (EFE)

Esos 120 millones son independientes del dinero que podría ingresar el Real Madrid por el posible traspaso al Chelsea del centrocampista Mateo Kovacic, jugador madridista que está cedido a los londinenses por los blancos. En las oficinas del Bernabéu se habla de una cifra ente 40 y 50 millones de euros, que rebajarían el precio de Hazard. La imposibilidad de fichar por parte del Chelsea, por una sanción hasta el verano de 2020, podría resolverse con una extensión de su cesión y una cláusula obligatoria de compra al final de la temporada 2019-2020.

El otro nombre, objetivo prioritario del verano, del que se ha hablado en El Puerto es el de Kylian Mbappé. Zinédine Zidane ha puesto al delantero francés en la primera posición de su lista y Florentino ha asumido esa petición como prioridad. El problema es que el Real Madrid no solo se enfrenta al Paris Saint-Germain y al poderío monetario del jeque Nasser Al-Khelaifi: por encima del club parisino surge el obstáculo de Nike. La empresa deportiva estadounidense ha realizado una oferta astronómica al delantero para renovarle su acuerdo y quiere que se quede en el PSG, que viste Nike y está introduciendo la marca Air Jordan en la camiseta de la tercera equipación del PSG. El Real Madrid, que está a punto de presentar una renovación millonaria con Adidas, lucha, por tanto, con Nike por seducir al delantero francés, cuyo precio de traspaso podría rondar los 280 millones de euros. El futbolista ha advertido de que está feliz en el PSG, pero no ha escondido que "todo jugador se imagina vistiendo la camiseta del Real Madrid alguna vez". Y a todo eso se suma la ascendencia de Zidane sobre el joven delantero.

Pogba, un salario complicado

Con Hazard atado y Mbappé rodeado, el tercer nombre es del Christian Eriksen. A Florentino y al Real Madrid no le incomoda que se relacione a otros jugadores con el club como Paul Pogba, porque eso les permite negociar por el danés con discreción para no inflar su precio. En el caso de Pogba, no ha habido ningún gesto, más allá de las declaraciones de Zidane admitiendo que le gusta el jugador del United (y del jugador, que desea cambiar de aires). Una cortina de humo, ya que Pogba tiene un salario inaccesible para los blancos que supera los 15 millones de euro netos, además de que el propio Zizou ha señalado a Eriksen como su objetivo en el mediocampo (y que el United también pedirá lo suyo). Otro de los temas que se han puesto en la mesa es la adquisición de un delantero complementario a Benzema que bien podría ser el joven Jovic, un punta de área con un perfil muy diferente al del francés que podría llegar por un precio accesible.

Y finalmente se ha hablado de las salidas. Se han puesto sobre la mesa nombres como el de Gareth Bale, al que se busca una salida traspasado, por más que se haya filtrado que podría salir cedido. Florentino quiere ingresar dinero por su marcha y cerrar de una vez su etapa en el conjunto blanco. Isco, Kroos, Casemiro, el espinoso tema de Varane, Mariano, Reguilón, la cesión de Brahim... Pero por encima de todos estos destaca el dilema en la portería, en la que Zidane mantiene su apuesta por Keylor Navas y parece que en las últimas horas gana enteros la posibilidad de la venta de Thibaut Courtois.

Florentino Pérez ha disfrutado de la tranquilidad de El Puerto para tomar las decisiones trascendentales que ahora tratarán de llevar a buen puerto José Ángel Sánchez y las personas de su equipo de trabajo. El verano será movido, pero el presidente parece haber encontrado en esta localidad gaditana un refugio de su agrado y la ha convertido en su nuevo centro de operaciones.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios