el lateral, de lo poco brillante ante noruega

El 'perdón' que Luis Enrique tiene que pedirle a Jordi Alba

El culé, recientemente renovado, brilla en la victoria de España ante la débil Noruega. Luis Enrique no apostó por él al principio y ahora es imprescindible

Foto: Jordi Alba mete un centro en el partido contra Noruega. (EFE)
Jordi Alba mete un centro en el partido contra Noruega. (EFE)

Como son las cosas, el pecado que cometió Luis Enrique se llama Jordi Alba. El lateral fue de lo poco brillante de la victoria contra Noruega. Cuando el asturiano se convirtió en el nuevo técnico de la Selección una de sus primeras decisiones fue extender una norma no escrita que ya desarrolló en su última temporada con el Barça, prescindir de Jordi Alba. Así fue durante sus primeras tres convocatorias hasta que al asturiano no le quedó más remedio y, dado el buen rendimiento del lateral, reculó y volvió a alistarlo para los partidos del pasado mes de noviembre ante Croacia y Bosnia.

Así ha vuelto a ser en este parón de clubes y Alba, recientemente renovado por Bartomeu hasta 2024, ha sido uno de los principales artífices de la victoria española ante la débil Noruega. Corre como el que más, abre constantemente el campo con sus desmarques y es una auténtica pesadilla para los rivales. Ahora, encima, se estrena también como asistente en la nueva era de 'La Roja'. Ante la selección escandinava, el azulgrana respondió a la confianza del técnico con una jugada marca de la casa: llegada hasta línea de fondo y centro medido para el gol de Rodrigo. Metió más centros, pero la falta de puntería de Morata y Cía. le impidió mejorar sus estadísticas. "Cuando me llamó por primera vez Luis Enrique noté el cosquilleo que sentí cuando me llamaron por primera vez jugando en el Valencia. Después de las convocatorias en las que no vine quizá sí que he notado más el apoyo de la gente", comentó el futbolista esta semana en Las Rozas.

Jordi Alba se abraza a Rodrigo tras el primer gol de España. (EFE)
Jordi Alba se abraza a Rodrigo tras el primer gol de España. (EFE)

De entre las razones que se barajan para explicar la ausencia del lateral en las convocatorias anteriores se apunta a un capítulo del pasado entre el jugador y Luis Enrique, aunque tanto el técnico como el lateral han negado reiteradamente cualquier problema personal. Lo que es evidente es que, en 2017, cuando el por aquel entonces entrenador culé cambió su formación para apostar por una con tres centrales, se encontró con el recelo de Jordi Alba. El futbolista no se tomó bien la implantación del nuevo esquema al no tener cabida y así se lo hizo saber al asturiano. A partir de ahí, el distanciamiento entre ambos, que ahora empieza a reconducirse. "No tengo por norma tomar decisiones en función del clamor popular. No porque no tenga en cuenta las opiniones, sino porque no debo decidir según el interés de la gente", explicó Luis Enrique en sus primeras listas a las preguntas formuladas por los periodistas sobre la ausencia del lateral, que ya había vuelto a su mejor nivel.

Este año, Alba está rindiendo como nunca. Lleva jugados 39 partidos y ha dado 10 asistencias en el Barça entre todas las competiciones. Su fútbol es fundamental para el equipo, al que le cuesta ganar sin él. A base de trabajo quiere hacerse imprescindible también en la Selección y está empezando a hacer camino. Luis Enrique sabe que, si tiene confianza, no hay lateral mejor en Europa. Pero le ha costado llamarlo y ahora es uno de los intocables en un combinado nacional que está muy verde y necesita la experiencia, el talento, velocidad y desequilibrio del lateral zurdo.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios