CRISIS DEL REAL MADRID

Ambiente fúnebre del vestuario y reunión de Florentino Pérez hasta las 2 de la mañana

El ambiente fúnebre del vestuario y el estadio medio vacío al final del choque retrataron una derrota dura para la plantilla del Real Madrid

Foto: Benzema se lamenta de una acción fallada. (EFE)
Benzema se lamenta de una acción fallada. (EFE)

Cuando el colegiado indicó el final del choque, el Santiago Bernabéu apenas presentaba media entrada. La afición había abandonado al equipo frustrada y en el vestuario blanco reinaba un ambiente fúnebre, digno de un entierro. Silencio sepulcral, miradas perdidas, algún ojo vidrioso, cabezas bajas... Solari contempló el cuadro y agradeció el esfuerzo a sus chicos. No hubo ni un solo reproche, al contrario de lo que sucedió en las horas previas, cuando Luka Modric había rociado con gasolina el plantel lamentándose de que algunos compañeros no hubieran dado "un paso adelante con la salida de Cristiano", pero una vez concluido el partido nadie buscó culpables. Ni fuera del vestuario ni dentro de él.

Con Sergio Ramos inhabilitado para pasar por zona mixta por su sanción, Marcelo decidió no ejercer su jerarquía ante los micrófonos ni dar explicaciones. El brasileño volvió a verse arrumbado en el banquillo por Solari. El lateral ha seguido la senda de un Isco denostado por el técnico, perdiendo todo el protagonismo. Quien sí ofreció un críptico mensaje en las redes sociales fue su mujer, Clarice, que advirtió: "Cuando alguien te trata como si fueras solo una de las muchas opciones, ayúdale a reducir su elección eliminándote de la ecuación. Porque a veces no puedes significar casi nada para alguien que significa tanto para ti. Conoce tu valor y lo que tienes para ofrecer, y nunca te conformes con nada menos de lo que mereces”.

El hombre que lució el brazalete en el campo, Karim Benzema, tampoco exhibió sus galones y pasó sigilosamente por la zona mixta sin prestar atención a los requerimientos de los periodistas. No hubo capitanes en la derrota. Quienes sí dieron la cara fueron los canteranos, la gente de la casa. Además de Carvajal, que compareció en caliente sobre el campo, Nacho atendió con paciencia a la prensa dejando un titular significativo: "Va a ser difícil llegar hasta final de temporada". También habló Lucas Vázquez, que se había retirado sollozando tras sufrir una inoportuna lesión muscular. La cantera puso la otra mejilla en una noche muy difícil, síntoma del desgobierno que reina en un club que presume de "excelencia y señorío".

El gesto de Kroos

Desconcertó a todos Toni Kroos, uno de los grandes señalados en esta 'semana horribilis' del Real Madrid. El alemán asumió con naturalidad su responsabilidad y sorprendió a los medios compareciendo en un esforzado castellano, que los periodistas agradecieron por poco habitual. Nadie más tuvo a bien hablar, dar explicaciones, pedir disculpas. Ni siquiera el presidente, Florentino Pérez.

Se esperó con incertidumbre su aparición. Pero no hubo tal visita. Florentino prefirió encerrarse en la sala adjunta al palco con sus hombres de confianza hasta las dos de la madrugada para realizar un diagnóstico de lo sucedido. El ambiente fúnebre del vestuario se fue apagando a medida que el reloj se acercaba a la medianoche. Sin capitanes ni presidente, solo un técnico sentenciado y los canteranos dieron la cara en las duras. Los goles de Cristiano no fueron lo único que se echó en falta en el Bernabéu el martes.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios