federación y liga no se ponen de acuerdo

El partido de los lunes es solo una excusa para la batalla entre Rubiales y Tebas

Luis Rubiales anunció este viernes que los partidos de Liga los lunes se han terminado. El jueves, Tebas ya había dicho que existía esa posibilidad

Foto: Protesta de aficionados del Rayo Vallecano por los horarios de la Liga. (EFE)
Protesta de aficionados del Rayo Vallecano por los horarios de la Liga. (EFE)

"NO HABRÁ MÁS FÚTBOL LOS LUNES". Así, a golpe tuit y en mayúsculas, acabó este viernes Luis Rubiales con uno de los asuntos más polémicos del fútbol español. Adiós a esos partidos semiclandestinos con gradas despobladas. Se acabaron las molestias y las protestas, cada vez más numerosas. El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) se ha puesto del lado de los aficionados en su lucha contra el tirano Javier Tebas. Pero, ¿es todo tan bonito? ¿Puede Rubiales acabar con el partido de los lunes? ¿Es real su preocupación o solo una forma más de enfrentarse al presidente de LaLiga?

"A partir de la próxima temporada en LaLiga habrá fútbol sábados y domingos", continúa el mensaje de Rubiales. "Veremos qué ocurre con los viernes, si llegamos a un acuerdo bueno para todos. El negocio es importante pero más los aficionados. Somos la RFEF. #SomosFútbol".

Rubiales advirtió en septiembre que la RFEF recuperaría las competencias en los horarios para la temporada 2019-2020. Cinco meses después ha anunciado que no habrá fútbol los lunes. Uno podría pensar que por el camino esas competencias han cambiado de mano, pero no es el caso. Sigue siendo LaLiga, a través de los contratos con los operadores a los que vende los derechos, la que decide cuándo se juegan los partidos. Tanto la Ley del Deporte de 1990 como el real decreto-ley de 2015 que regula la venta centralizada de los derechos de televisión le otorgan la organización de su competición. El actual convenio de coordinación entre la RFEF y LaLiga también establece que el horario de los partidos es asunto de la patronal.

Ese convenio expira a final de temporada, y ahí está la clave de todo. La RFEF y LaLiga están negociando uno nuevo. Llevan siete reuniones y las posiciones siguen estando alejadas. En ese contexto hay que entender las palabras de Rubiales, que considera el partido de los lunes una línea roja. No así el de los viernes, horario que no descarta. La posibilidad de imponer un apagón en televisión los domingos por la tarde para favorecer al fútbol modesto es otra idea que ha planteado el presidente de la federación, que también reclama otras competencias que hasta ahora han sido de LaLiga.

Luis Rubiales (i) y Javier Tebas en una reunión que tuvieron en junio de 2018. (EFE)
Luis Rubiales (i) y Javier Tebas en una reunión que tuvieron en junio de 2018. (EFE)

Rubiales canta victoria con su tuit. Llega un día después de que Tebas dijera que la franja de los lunes puede desaparecer. "Puede caber que no haya ese partido en abierto en los lunes, que genera problemas, porque no pueden ir los de competiciones europas y eso genera que haya una serie de equipos vayan a jugar más los lunes", dijo el presidente de LaLiga. "A mí me preocupa que la gente proteste, sea contra mí o contra un tercero, y este tema es bastante recurrente. Ya anuncié hace tiempo que en el concurso (de subasta de derechos televisivos) nuevo que adjudicamos en junio el partido abierto puede tener otra ventana, el domingo a las dos de la tarde".

Cualquiera que siga con atención las declaraciones públicas de ambos puede llegar a la conclusión de que los horarios de los partidos es el asunto que más les preocupa, pero se equivocaría. Sería solo una conclusión errónea. Los horarios solo son el campo de batalla para su pelea de gallos. Uno que favorece a Rubiales, que vio la oportunidad de ponerse del lado de los aficionados, molestos por los horarios y el desprecio de una Liga que cada vez los deja más de lado. LaLiga los ha tratado tan mal, que a poco que la federación los cuide los va a tener de su lado.

"El negocio es importante pero más los aficionados", dice el presidente de la RFEF. Una frase irrebatible, pero que tiene difícil encaje en su plan de llevar la Supercopa fuera de España, algo que ya hizo el 2018 de forma improvisada y que pretende convertir en costumbre a partir del próximo verano. Más que una preocupación real por los aficionados, lo de Rubiales parece más una manera de fastidiar a Tebas, como ya hizo con el partido de Miami.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios