bartra denuncia que le llamó "hijo de puta"

Los insultos de Vinícius o cómo celebran en el Real Madrid que sea un descarado

Bartra denunció a Vinícius por insultarle porque le recriminó que se tiraba en exceso al suelo. En el Real Madrid no dan crédito y celebran que el brasileño sea tan desquiciante

Foto: Vinícius se señala el escudo de la camiseta en un partido en el Bernabéu. (Reuters)
Vinícius se señala el escudo de la camiseta en un partido en el Bernabéu. (Reuters)

A Vinícius se lo comió con abrazos Solari después del triunfo contra el Betis porque considera que jugó todo el partido con un compromiso, un derroche de fuerzas y una personalidad encomiables. Había estado dos días en reposo por un proceso gripal, pero el brasileño pidió al técnico ir a Sevilla y jugar. Gestos que hablan bien de un joven futbolista que siente la confianza del entrenador y tiene la actitud que piden en el club: comerse el mundo para salir de la crisis. 'Vini' —como le llama cariñosamente Solari— tiene determinación y voracidad.

Acabó el partido contra la Real Sociedad siendo el mejor y con las piernas acalambradas. Lo mismo que en la victoria de Copa contra el Leganés y contra el Betis, que finalizó en 'reserva'. Tres partidos seguidos extenuantes con una guinda que ha puesto Marc Bartra con su denuncia: “Vinícius me ha llamado tres veces hijo de puta porque le he reclamado que no se tirara”. El defensa del Betis se tomó su particular revancha saliendo a desvelar a los medios de comunicación su duelo dialéctico con el brasileño. Lo que no pudo frenar en el césped quiso ensuciarlo ante la prensa y la lectura en el Real Madrid es de un gesto de alguien que ha sido desquiciado.

La reacción en la directiva del Madrid a las palabras de Bartra han sido unas carcajadas. “Ladran, luego cabalgamos”, dicen en el club para valorar, todavía más, el efecto que tiene Vinícius desde que Solari ha decidido que sea titular. Sorprende que Bartra no haya respetado los códigos de los futbolistas. Eso de 'lo que sucede en el campo se queda dentro', porque si cada uno saliera a quejarse públicamente de lo que se echan en cara, menosprecios, faltas de respeto o insultos, esto se convertiría en una jungla de denuncias. Lo que pretendió el defensa bético fue manchar el nombre de Vinícius y esto no ha gustado en el club blanco.

Marc Bartra ha querido señalar a Vinícius como un mal ejemplo de deportista y dejarle como un maleducado. En el Real Madrid no comparten los insultos ni las malas formas, pero no lo consideran grave cuando hablamos de los calentones que se cogen los jugadores. Lo de Bartra suena a rabieta creen dentro del Real Madrid por la derrota y la impotencia de no haber podido sujetar a Vinícius o saber cómo pararlo. Curiosamente, el mismo futbolista al que humilló Bale en la final de Copa del Rey cuando era jugador del Barcelona. Esa imagen del 16 de abril de 2014 en la que el galés ridiculizó a Bartra con una galopada que acabó en el gol de la victoria. Imparable. Han pasado cinco años de esa acción.

Bartra y Pau López, junto a Vinícius. (EFE)
Bartra y Pau López, junto a Vinícius. (EFE)

Se encaró por un empujón

Bartra parece sentir la impotencia de no haber podido frenar al joven Vinícius. “Estaba más tiempo en el suelo que de pie. Le queda mucho por aprender y no creo que sean las formas adecuadas en un jugador”, protestó el central del Betis para seguir señalando o desprestigiando el modo de conducta y estilo de juego del brasileño. Lo que no dijo y se guardó —lo repitieron varias veces en la televisión— es el empujón que le dio por la espalda cuando saltaba a disputar un balón y cómo le tiró al suelo. Ahí es donde se encaró Vinícius. Sus razones tendría cuando le dieron ese envite para revolverse.

Celebran en el Real Madrid que Vinícius se revolviera, porque lo consideran un gesto producto de un futbolista competitivo que consiguió desestabilizar a Bartra y el Betis con su verticalidad y velocidad. No están de acuerdo en el Madrid en que Vinícius sea un ’teatrero’ y finja con sus caídas —al estilo de lo que sucede con Neymar—. Se congratulan en el club blanco del efecto que genera el chico por la ilusión que demuestra y la que necesita la afición para volver a acudir masivamente a un Bernabéu que se vacía. Tiene algunas facetas por pulir —como la definición—, pero lo que se asegura es que tiene calidad, un margen altísimo de crecimiento y no se amedranta. Buenos síntomas para que Solari siga apostando por uno de los futbolistas con los que está provocando una revolución en la plantilla.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios