hay 4000 policías en el dispositivo de seguridad

Los aficionados de Boca celebrarían la Copa Libertadores en Colón; los de River, en Sol

La policía ya ha deportado a un ultra argentino, pero espera la llegada de más de 500 aficionados considerados peligrosos

Foto: Los aficionados de Boca Juniors y River Plate estarán vigilados en todo momento (EFE/Eduardo Oyana)
Los aficionados de Boca Juniors y River Plate estarán vigilados en todo momento (EFE/Eduardo Oyana)

La final de la Copa Libertadores va a convertir Madrid en una ciudad tomada por la policía. Unos 4.000 agentes velarán por la seguridad antes y después del partido con la intención de que los aficionados de ambos equipos no lleguen a entrar en contacto. Además de las ‘fan zones’ preparadas para ambas aficiones antes del choque, también se ha establecido un lugar de celebración para cada una de ellas en caso de victoria.

[Siga en directo el River Plate - Boca Juniors de la Copa Libertadores]

Así, los seguidores de Boca Juniors celebrarían el domingo por la noche la victoria de su equipo en la plaza de Colón, mientras que los de River Plate lo harían en la Puerta del Sol, un lugar en el que el tránsito de personas es muy elevado este puente navideño, según ha confirmado el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes.

La mayoría de los aficionados procedentes de Argentina, unos 6.000 según las últimas informaciones, llegarán a Madrid por vía aérea. El resto de las personas con entrada, unas 40.000, llegarán de Madrid, del resto de España o de otros países de Europa. Y lo harán vía aérea y también en desplazamientos a través de vehículos particulares así como autobuses y trenes. La gran afluencia de aficionados ha provocado que tanto Renfe como la Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT) hayan anunciado ya refuerzos en los servicios que den acceso al estadio Santiago Bernabéu.

Aficionados vigilados

De los aficionados argentinos, hay entre 200 y 300 del Boca y otros tantos del River que la Policía considera peligrosos. De hecho, al menos uno de ellos ha sido deportado a su país a la llegada a España por tener un homicidio entre sus antecedentes penales. "El trabajo desde aquí en colaboración con la Policía argentina es continuo", ha dicho el delegado, quien ha indicado que hay agentes argentinos trabajando desde aquí y desde su país en labores de seguridad de este partido.

Largas colas en el Santiago Bernabéu antes de la final de la Copa Libertadores  (EFE/Eduardo Oyana)
Largas colas en el Santiago Bernabéu antes de la final de la Copa Libertadores (EFE/Eduardo Oyana)

Debido a la gran expectación y a la afluencia de público, la Delegación del Gobierno recomienda a los aficionados con entrada acudir con suficiente antelación para evitar aglomeraciones. El estadio abrirá sus puertas a las 17:30 horas, tres horas antes del comienzo del partido, momento en el que los aficionados ordenadamente pasarán los controles de seguridad exhaustivos establecidos por la Policía en la entrada del campo, con el fin de evitar la introducción de objetos que la Ley del Deporte prohíbe expresamente.

Otra medida importante de seguridad va a ser la asignación personalizada de algunas de las entradas por parte de los clubes, de forma que al ser asignadas se comprobará que los datos de los aficionados coincidan. La seguridad se desarrollará durante el partido, pero también en las horas y días previos al partido y después del mismo.

Sólo es un partido de fútbol

El delegado del Gobierno ha confirmado la presencia en el partido del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pero todavía no ha podido confirmar la del presidente argentino, Mauricio Macri, aunque todo apunta a que sí estará presente finalmente.

Rodríguez Uribes ha agradecido el trabajo de la Policía Nacional, de la Policía Local y de todos los organismos "que van a prestar servicio abnegado el domingo para que se desarrolle todo con normalidad y para que sea una fiesta del fútbol y tener el privilegio Madrid de recibir a los dos equipos de la Copa Libertadores".

El subdelegado del Gobierno señala que “la idea general es tratar de garantizar la seguridad antes, durante y después del partido, para que se pueda realizar con normalidad, con libertad y con el necesario aire festivo que deben tener estos encuentros. Quiero dar un mensaje de tranquilidad, serenidad y celebración y que la gran mayoría pueda celebrar en partido con tranquilidad. Y si hay una minoría que quiera obstaculizar, que no lo pueda hacer".

Además, ha recordado que Madrid ha celebrado partidos nacionales e internacionales muy importantes y de alto riesgo: "Madrid ensaya casi todas las semanas con partidos importantes. Confío en las mensajes positivos de las peñas, de armonías y de recordar que se trata de un partido de fútbol".

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios