EL VESTUARIO SOSPECHA QUE HABRÁ LIMPIEZA

La revolución que viene en el Real Madrid y las ofertas que escucharán por Isco

Florentino Pérez blindó con cláusulas prohibitivas a sus estrellas del Real Madrid, pero negociará salidas -si interesa la propuesta- como las de Isco, Modric o Bale

Foto: Isco con la camiseta del Real Madrid. (EFE)
Isco con la camiseta del Real Madrid. (EFE)

En el vestuario del Real Madrid existe la sensación de que el próximo verano será movido. Florentino Pérez lleva demasiados veranos tranquilo y en la plantilla dan por hecho que, aunque la mayoría de jugadores tiene contratos firmados a medio o largo plazo, habrá una limpieza. Como síntoma de ello es la aparición de un buen número canteranos que conllevan una serie de decisiones incómodas para las estrellas. Este es el inicio de lo que esperan que ocurra en unos meses y, a día de hoy, algunos pesos pesados por los que se escucharán ofertas y le indicarán la puerta de salida si no cambian las cosas.

Por Luka Modric, flamante Balón de Oro 2018 y jugador ya amortizado por el Real Madrid, se buscará recaudar algo de dinero para tratar de cerrar la contratación de su sustituto. Florentino Pérez ha señalado a Christian Eriksen, jugador del Tottenham, el mismo club del que llegó Modric, como su recambio preferido. El problema es que el dueño de los Spurs, el multimillonario Daniel Levy, ha tasado al danés en 250 millones, un precio que el Real Madrid no está dispuesto a pagar.

Gareth Bale, otro jugador llegado del club del viejo White Hart Lane, no ha cumplido las expectativas depositadas en su fichaje. Florentino rompió la barrera de los 100 millones con su traspaso y el galés ni siquiera ha asumido responsabilidad en el equipo con la marcha de Cristiano Ronaldo. Su mercado natural es Inglaterra (el Manchester United ya ha entablado contactos con su agente, Jonathan Barnet) aunque el propio jugador ha abierto la posibilidad de acabar en Italia.

El caso de Isco, de repente

Otro de los jugadores que el Real Madrid se plantearía vender si viene una buena oferta es Isco. Florentino Pérez decidió blindar a toda su plantilla tras el pago de la cláusula de Neymar por parte del PSG (222 millones). Isco tenía entonces una cláusula de 250 millones, pero con la renovación por cinco años, y ante el interés del Barcelona, se le subió a 700 millones. Las cláusulas, que solo existen en España, en realidad no son más que un arma de protección y así la entiende el Real Madrid. Pero si hay interés de desprenderse por alguien no señalarán ese número. Isco, que se ha retratado como la china en el zapato de Solari, ha pasado en unas semanas de instransferible a transferible.

Isco no es un jugador del gusto futbolístico de Solari y su encontronazo con el entrenador, sumado a su comportamiento posterior le han alejado del vestuario. El malagueño siempre ha mantenido una buena relación con los pesos pesados de la plantilla, hasta el punto que Sergio Ramos llegó a intermediar con alguno de los entrenadores previos cuando el andaluz no contaba en los planes de estos. Sin embargo, con Solari Isco ha traspasado las líneas rojas y muchos lo han entendido como una falta de respeto no solo hacia el técnico, sino hacia el grupo. Han sido varios los jugadores que han evidenciado su distanciamiento de Isco con sus declaraciones y el club ha visto en todo lo ocurrido una oportunidad de sondear el mercado para un futbolista que pese a su indudable calidad no ha terminado de consolidarse en el once ni con Ancelotti, ni con Zidane.

Isco tiene buen cartel en el mercado internacional y para Florentino, que se ve obligado a competir con jeques, multimillonarios y con los precios inflados por los clubes ingleses, es una buena oportunidad de hacer caja. Nadie discute la calidad del malagueño, pero sus picos de forma y su comportamiento han terminado por agotar la paciencia de dirigentes y de parte del vestuario.

La cantera, identidad del Madrid

En medio de la controversia por el tema Isco, Solari ha ido integrando en la plantilla a canteranos que no contaban al inicio de temporada en la primera plantilla como el lateral izquierdo Reguilón, el centrocampista Fede Valverde, el central Javi Sánchez o el recuperado Marcos Llorente. Con discreción, pero de forma progresiva, el entrenador argentino está renovando el fondo de armario y apostando por la cantera y por sangre joven, incluido Vinicius Júnior. Recuperando con ello una de las señas de identidad históricas del club: su cantera.

Este rejuvenecimiento de la plantilla ha sido muy celebrado por Florentino Pérez, desde su condición de 'director deportivo'. El presidente ha alabado en sus círculos más cercanos la iniciativa de Solari de dar oportunidades a los más jóvenes. Para Pérez el bache de juego del equipo y las malas actuaciones en una competición que exige un esfuerzo continuado como la Liga tienen que ver con la situación acomodada de varios jugadores de la primera plantilla. De ahí su insistencia en aplicar mano dura al grupo.

Por ello en el vestuario hay quien ve en la aparición de los canteranos otro síntoma de la revolución que se avecina este verano. Hay jugadores que siguen viendo a Solari como un empleado obediente de Florentino y la apuesta por los jóvenes como una instrucción de los despachos de la Casa Blanca. Son esa parte de la plantilla que no termina de sentirse cómoda con un entrenador que venera los viejos códigos del vestuario y que está tomando con mucha naturalidad decisiones incómodas y a veces impopulares para alguna de sus estrellas.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios