el deporte, herramienta para el recuerdo

Fútbol, no lo puedes entender, pero sí lo puedes recordar

Asociaciones de futbolistas veteranos de toda España participan en talleres de reminiscencia que utilizan el fútbol para hacer aflorar recuerdos en personas con deterioro cognitivo

Foto: Una de las participantes en un taller reminiscencia anterior durante la visita al Wanda Metropolitano.
Una de las participantes en un taller reminiscencia anterior durante la visita al Wanda Metropolitano.

A Manuel le han pedido que traiga un objeto personal y él, obediente, lo ha hecho. Tiene entre las manos una cartulina con su nombre y el escudo del Sevilla.

–Es un club que para mí es el mejor del mundo entero. ¡Y va el primero! –dice cuando le llega su turno.

Está ya algo gastada, pero da igual. Es quizá el único recuerdo físico que tiene a mano de una afición que comenzó hace casi 70 años. En la temporada 50-51, el Sevilla visitó el Santiago Bernabéu y empató a tres contra el Real Madrid.

–Dije: 'Voy con el que gane'. Y no ganó ninguno. Pero tuvo más mérito el Sevilla. Y me hice del Sevilla. Y hasta hoy. Me moriré con eso –explica Manuel.

–¿Recuerdas a algún jugador? –le preguntan.

–Sí. Araujo, Arza, Campanal, Doménech, Busto...

Si los buscan, comprobarán que todos esos nombres estaban en la alineación del Sevilla a comienzos de la década de los 50. Y desde entonces están en la memoria de Manuel, clavados para siempre. Recuerdos como ese son la razón de ser del taller de reminiscencia en el que participa junto a una decena de internos de la Residencia Ballesol Alcobendas. Cada semana, durante un rato, el fútbol se convierte una puerta al pasado que les ayuda en el presente.

"El taller trabaja las capacidades cognitivas, que en este caso es sobre todo la memoria, porque muchos de los pacientes tienen un deterioro cognitivo moderado y la memoria la tienen muy deteriorada", explica Arancha Crespo, neuropsicóloga en la residencia. Ella se encarga se supervisar la actividad, promovida por la Federación Española de Asociaciones de Futbolistas Veteranos (FEAFV) con el apoyo económico de la Asociación de Fubolistas Españoles y que en esta residencia imparte la asociación Leyendas Atlético de Madrid.

Manuel (d) y Miguel (i) rellenan sus cuadernos en el taller reminiscencia con la ayuda de la psicóloga, Arancha Crespo.
Manuel (d) y Miguel (i) rellenan sus cuadernos en el taller reminiscencia con la ayuda de la psicóloga, Arancha Crespo.

"La FEAFV está presidida por Juan Mari Zorriketa, que fue jugador del Athletic", dice Roberto Solozábal, exjugador del Atlético de Madrid. "Hace cuatro años, Juan Mari se entera de que existe un proyecto en Escocia con enfermos de alzheimer para traer recuerdos a través del fútbol. Fue para allá, le gustó, vio que funcionaba y lo trajo a España. Lo estuvieron desarrollando en el País Vasco y luego lo expandimos al resto de España". Leyendas del Atlético es solo una de varias asociaciones de futbolistas que se han implicado en el proyecto. En Madrid hay otras dos, las del Rayo Vallecano y el Alcorcón. El proyecto también está en Vigo, Barcelona, Las Palmas de Gran Canaria... La estructura es la misma en todas partes, siempre con un psicológos clínicos que supervisan y realizan un informe al final de las sesiones.

"Este es el tercer taller. Consisten en 12 sesiones de dos horas cada una durante un trimestre. Hacemos una visita a ver el entrenamento del equipo y la próxima semana irán a visitar el Wanda. En el fondo es traer recuerdos de la gente a través del fútbol", comenta Solozábal. Pero no todo gira alrededor al balón, que no es más que una excusa, dice el exjugador del Atlético. "Hay gente que no es aficionada, pero es un deporte que ha estado siempre rozando la vida de las personas".

En la última sesión, Miguel, otro de los participantes, se animó a cantar. Es la clase de comportamiento que va más allá del simple recuerdo y que destaca Arancha Crespo. "Lo principal es que se trabaja el estado emocional, porque salen de su rutina y de sus hábitos. Aquí están más contentos y eso fomenta el recuerdo. Y cuando se acuerdan de algo, se crea un círculo. Están más contentos y se relacionan mucho más al salir de aquí. Porque para muchos del grupo su día es estar en los sillones, comer, sillón, cenar... Sin interactuar con otros. Aquí sí lo hacen, y eso da pie a que lo hagan también fuera entre ellos", explica la psicóloga, que también trabaja en la academia del Atlético.

Marcelino Pérez enseña a los participantes la foto en la que aparece levantando la Copa del Generalísimo en 1976.
Marcelino Pérez enseña a los participantes la foto en la que aparece levantando la Copa del Generalísimo en 1976.

En cada taller hay un dinamizador que dirige la clase y un ayudante. En este son Manolo Rubio, portero formado en la cantera del Atlético y con una amplia carrera en Segunda y Segunda B, y Marcelino Pérez, jugador rojiblanco en los 70 y 80. "Esto nos da mucho cariño y mucha ternura", dice Rubio. "Y una visión de que la mente y el recuerdo son algo espectacular. Y si encima lo potenciamos con algo que nos encanta, como el fútbol, la verdad es que es una enorme satisfacción. Se acuerdan de una alineación de hace 60/70 años con una nitidez pasmosa. Es algo que nos sorprende. Vienen encantados y participan todos en la medida de sus posibilidades. Todos los días hay alguna anécdcota que nos saca una sonrisa y es muy gratificante".

El papel de Rubio es el de un profesor rodeado de alumnos a los que algunas veces tiene que estimular y otras pedir silencio porque todos quieren hablar. En esta sesión toca repasar el material con el que se juega al fútbol y todos, a su manera, participan. Consuelo parece despistada, pero responde con certeza a casi todas las preguntas. Carmen, que va vestida con una camiseta del Atlético de Madrid, no pierde detalle e incluso llama la atención a algún compañero cuando cree que está interrumpiendo: "Cállate y sigue durmiendo". Faustino sabe lo que significan las siglas LFP. Y a su lado Cristina apostilla: "Cuyo presidente es Tebas". No salió el tema del partido en Miami, pero seguro que hasta este grupo de ancianos tiene su opinión.

Fútbol, no lo puedes entender, pero sí lo puedes recordar

Antes de la última actividad de la sesión, completar un cuaderno con recuerdos de su vida (juegos de infancia, datos familiares, etc.), Rubio y Marcelino proponen un juego. El segundo ha traído una foto de casa que les va a enseñar y en la que ellos tienen que identificar las tres personas y el trofeo que aparecen en ella. Solo hay una condición: que si lo saben, no lo digan hasta que todos hayan visto la foto y les pregunten.

El plan salta por los aires en cuanto Marcelino termina de mostrar la imagen. Son como niños en una clase de primaria, ansiosos por demostrar que ellos saben la respuesta. Entre todos sacan la respuesta: las tres personas que aparecen son el Rey Juan Carlos I, el entonces Príncipe Felipe y el propio Marcelino, que levanta la Copa del Generalísimo ganada por el Atlético de Madrid en 1976. La misma copa que podrán ver el próximo martes en su visita al Wanda Metropolitano. Esa será la penúltima sesión del taller. "Al final te da pena el último día. Les coges mucho cariño porque son gente entrañable", dice Rubio.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios