la suplencia le deja en una posición complicada

Las horas más bajas de Keylor Navas en el Real Madrid

Después de perder la titularidad decide someterse a un tratamiento de células madre para mitigar las molestias en el cartílago de la rodilla izquierda

Foto: Keylor Navas y Courtois en un entrenamiento con el Real Madrid. (Reuters)
Keylor Navas y Courtois en un entrenamiento con el Real Madrid. (Reuters)

Keylor Navas no se rinde, pero vive sus horas más bajas desde que está en el Real Madrid. En la plantilla lo ven como un auténtico ejemplo de superación y compañerismo. Ni una queja. Ninguna mala cara. Cero protestas. Cuando Solari dio la alineación para el partido contra el Viktoria Plzen tuvo una reacción señorial para aceptar la decisión del nuevo entrenador y animar a Courtois. Solari, después del partido, quiso compartir lo fácil que se lo puso el costarricense cuando comentó que “Keylor es un caballero y tiene toda mi admiración como futbolista y respeto como hombre”. Pero Navas, al que es difícil adivinar cuándo está enfadado o contrariado, sí estaba más desanimado después de comprobar que en el partido de Copa del Rey en Melilla se había tomado la decisión de acabar con la rotación en la portería.

La suplencia deja en una posición complicada al costarricense. Las dudas vuelven a aparecer en el futuro de un portero al que sus compañeros consideran que fue clave para ganar la tres últimas Champions, pero que tiene la fortísima competencia de Courtois. Estos días de reflexión los ha aprovechado Navas para someterse a un tratamiento de células madre en la rodilla izquierda. Ha pasado por una clínica privada con el fin de mitigar las molestias en el cartílago. Los problemas que arrastra en esta zona de una vieja lesión los quiere solucionar con el tratamiento y un trabajo específico de potenciación y fortalecimiento muscular para proteger la rodilla.

No es una buena noticia, pese a que podrá seguir compitiendo y estará a disposición del cuerpo técnico. Pero ha decidido estar más sano. Las oportunidades que tenga de jugar en el Real Madrid tiene que afrontarlas en las mejores condiciones físicas posibles. Ha renunciado, de nuevo, a su selección para poner freno a las molestias. En el horizonte más cercano, con lo que se ilusiona, está en ponérselo difícil a Solari en la elección del portero que tiene que jugar el Mundial de clubes que se disputa dentro de un mes -del 12 al 22 de diciembre- en Emiratos Árabes. Con Julen Lopetegui tenía más certezas y la seguridad de que podría ser el titular en esta competición después de ser el portero que ganó la Champions.

La situación ha cambiado radicalmente. No está Julen Lopetegui, cada vez tendrá menos protagonismo, se somete a un tratamiento de células madre como ayuda a las molestias que pueda ocasionarle el cartílago de la rodilla, tiene que renunciar a su Selección y a la vuelta de la esquina estará el mercado de invierno donde puede activarse una salida porque el club también está pendiente de resolver la situación de Andriy Lunin, el portero ucraniano que está cedido en el Leganés y no juega.

La moral más baja

Los que mejor conocen a Keylor Navas aseguran que puede estar afectado, pero que es duro y guerrero a su manera. Recuerdan cuál fue su reacción cuando el Real Madrid fichó a Courtois en la primera semana de agosto. “Tengo las mismas ganas de irme que de morirme”, comentó a los periodistas en la gira estadounidense para demostrar que no tiraría la toalla tan fácilmente. Han pasado más de tres meses de ese primer ‘golpe’ y su situación ha ido a peor. Keylor Navas ha jugado 7 partidos por los 11 de Courtois. Con la titularidad perdida y la moral más baja querrá demostrar que merece seguir en el Real Madrid.

Los mejores apoyos los tiene dentro del vestuario y vienen del capitán. Sergio Ramos está pendiente del portero, de animarle y compartir este mal momento. Después de todo lo que ha sucedido con la crisis de resultados, el despido de Lopetegui, la llegada de Solari y la reacción con cuatro victorias consecutivas, destacan del costarricense su actitud dentro del grupo para no mezclar los intereses individuales con los colectivos. No sólo ha cambiado el rol del costarricense, pese a que es el más afectado desde que salió Zidane y después Lopetegui. Hay otros compañeros, como Isco, que tampoco están en contentos con su situación. El ejemplo que deben seguir es el de Keylor Navas. Callar y trabajar.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios