CANSADO DE Los "nuevos ricos", sus futbolistas

Los frentes abiertos de Florentino Pérez o por qué "el gafas" no se va a retirar ahora

El presidente del Real Madrid está viviendo una etapa convulsa tanto en lo deportivo, con una crisis importante, como en la gestión por el tema del nuevo Santiago Bernabéu

Foto: Florentino Pérez a su llegada a Melilla. (EFE)
Florentino Pérez a su llegada a Melilla. (EFE)

No da golpes de ciego, pero da golpes. Ha hablado (él directamente no) con “Laudrup, Conte, Roberto Martínez... y alguno más”, como explican a El Confidencial fuentes del Real Madrid. Florentino Pérez está entre activo y nervioso para tratar de enderezar el equipo antes de que se meta en un pozo del que sea imposible salir esta temporada. Esta compleja situación deportiva se ha unido a su atascada 'operación Bernabéu', piedra angular para que el Madrid no se descuelgue como potencia económica del fútbol mundial. Su círculo cercano le nota cansado en estas semanas, sobre todo, cansado de tener que gestionar “a los niñatos millonarios”, como indica con sorna cuando está enfadado, en referencia a los futbolistas.

“Es una decisión meditada, un ejercicio de coherencia porque en estos años de presidente hay momentos en los que un club como el Real Madrid necesita un impulso de renovación y debo aplicármelo a mi mismo. Los socios me encomendaron encauzar el destino y rumbo de una institución que vivía momentos difíciles, han sido seis años duros y apasionantes y esta junta directiva ha colocado al Real Madrid en el liderazgo y a los socios para decidir el futuro de la institución, son los únicos propietarios”. En febrero de 2006, Florentino Pérez dimitió como presidente después de seis años intensos en los que, más allá de lo visto en el césped, dio un nuevo rumbo en la política económica del club. Se marchaba con el equipo eliminado de la Copa y tras dos derrotas consecutivas, una Champions y otra en Liga, pero con el apartado económico mejor que en anteriores etapas.

En aquel adiós estaba tranquilo por sus siete títulos conquistados en seis años (dos Ligas, una Champions, dos Supercopas de España, una Supercopa de Europa y una Intercontinental), pero sobre todo por las cuentas. En esta segunda etapa -y tras prácticamente una década al frente- ha conquistado cuatro Champions, tres Mundialitos, dos Ligas, tres Supercopas de Europa, dos Copas del Rey y dos Supercopas de España, pero su proyecto fuera del campo está incompleto: el Santiago Bernabéu del futuro, de momento, no existe. Primero se le cayó el apoyo de IPIC y después no ha encontrado a una empresa que quiera ligar su nombre con el del Bernabéu… endeudarse con un crédito de 575 millones ha sido la solución (pagará 25 millones anuales durante un plazo máximo de 35 años).

Los "nuevos ricos" y "el gafas"

En su entorno, esas palabras de hastío por tener que enfrentarse al vestuario, a “los niñatos millonarios” o a “los nuevos ricos”, como llama a sus futbolistas en momentos tensos, les evocan tiempos en los que Florentino Pérez -“el gafas” mote para el vestuario- tiró la toalla. Sin embargo, ahora no ven que se retire sabiendo que el barco del Real Madrid no es que necesite un nuevo capitán, es que hay manos de pintura que dar y arreglos en la chapa para que siga el ritmo de otros grandes clubes de Europa.

Si Messi y Cristiano Ronaldo se han hecho mejores el uno al otro, en los despachos, la compra de clubes por magnates ha obligado a equipos como el Real Madrid o Barcelona a reinventarse y tratar de generar ingresos a partir del estadio. Florentino Pérez, con las mejoras del nuevo estadio -más restaurantes, otro tour, otro museo, más eventos…- pretende sacarle un rendimiento de 25 millones al año (como el crédito) y así poder competir con los 'Jeques FC'. Evolucionar o morir.

El frente abierto del estadio es secundario en estos momentos tan convulsos en el césped. El haber levantado hace cinco meses la tercera Champions consecutiva no ha salvado al Real Madrid de una de sus mayores crisis en este siglo (récord negativo de minutos sin marcar en Liga, más de 8 horas; el peor inicio en Liga en 60 años). La tensión y nerviosismo del presidente es palpable por su equipo de trabajo en cuanto a la búsqueda de soluciones, empezando por un entrenador hasta final de temporada… Porque, aunque asuma que este año puede ser de barbecho, sin cosechar grandes éxitos, lo que no admite es que sea bochornosa.

Neymar frente a Qatar 2022

A partir de aquí, espera como agua de mayo el verano porque piensa hacer una revolución. A día de hoy, Florentino Pérez quiere hacer una limpieza importante en el vestuario (se debe tomar esta opinión con prudencia debido a la situación tan caliente que hay) y un borrón y cuenta nueva. Aquí se le abre otro frente: fichar un jugador franquicia. Con el vacío de Cristiano Ronaldo (a toro pasado, le ha salido mal dejarle ir por no aumentarle la ficha y por una lucha de egos) y cierta decepción con Bale, el testigo del portugués lo ve fuera, concretamente en Neymar. No sólo por su fútbol, sino por el potencial económico que supone. Este frente, el de Neymar, espera cerrarlo también poco más de medio año… lo malo es que compite económicamente con el deseo de los organizadores del Mundial de Qatar 2022 con hacerle la imagen del mismo. Y el equipo de fútbol de Qatar 2022 es el PSG, el de Neymar.

El día que el nuevo Santiago Bernabéu esté encauzado, Neymar (o similar) vistiendo de blanco, y un Real Madrid de fútbol sin turbulencias graves, quizás sí que debía tomarse más en serio sus palabras de cansancio hacia los “nuevos ricos”… mientras tanto, será difícil que “el gafas” abandone la presidencia blanca.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios