apura el despido del entrenador

Solari y los escenarios que maneja Florentino para cargarse o aguantar a Lopetegui

Hay dos escenarios para echar a Lopetegui: que se estrelle definitivamente en el Camp Nou o tomarse la temporada de transición. El fracaso del entrenador también salpica a Florentino

Foto: Julem Lopetegui durante el Real Madrid-Levante de este sábado. (Reuters)
Julem Lopetegui durante el Real Madrid-Levante de este sábado. (Reuters)

Florentino Pérez juega sus cartas con Julen Lopetegui. El presidente del Real Madrid bajó después de la derrota contra el Levante desde el palco al vestuario de los jugadores y del entrenador para comprobar el ánimo y palpar el clima. El presidente apura el despido del entrenador porque necesita que sea una destitución sin ningún tipo de reproches. Hay dos situaciones para echar a Lopetegui: que se estrelle definitivamente en el Camp Nou o tomarse esta temporada de transición. Ponerse en un escenario de irregularidad —mal en la Liga y esperar a la Champions y la Copa del Rey— y remodelar la plantilla en el próximo proyecto. Solari ya está listo por si tiene que ponerse al frente en las próximas horas.

Lopetegui llegó con la aprobación de los internacionales —principalmente Sergio Ramos— al banquillo y sigue teniendo el respaldo mayoritario de los que más mandan en la plantilla. Los capitanes continúan defendiendo a Lopetegui, pero en esta ocasión lo han hecho cara a cara con Florentino. Sergio Ramos ha hablado con Florentino para dar su punto de vista sobre los problemas que han metido al equipo en una racha de cinco partidos sin ganar. Cuatro derrotas —Sevilla, CSKA de Moscú, Alavés y Levante—, un empate —Atlético de Madrid— y una sequía de ocho horas hasta conseguir un gol son difíciles de explicar. Sergio Ramos y también el segundo capitán —Marcelo— reman a favor de Lopetegui. El primer capitán del equipo justifica que están teniendo despistes, errores individuales y mala suerte para no hacer goles. Ramos pide más margen para el entrenador y procura calmar a Florentino.

Julen Lopetegui comentó a Florentino que se siente fuerte y con ánimo para dar un vuelco a esta mala dinámica, que justifica también por la mala fortuna de cara al gol y una situación de despistes individuales en defensa que provocan que el equipo tenga que ir a remolque y caiga en la precipitación. Lo que pretenden Lopetegui y Ramos es convencer a Florentino de que van a esforzarse en trabajar más, que son conscientes de los errores, que se van a dejar hasta la última gota de sudor en los próximos partidos y van a mejorar. Palabras que escucha el presidente cuando se cuestiona qué tipo de problema —táctico, físico o de mentalidad— está provocando esta crisis.

Lopetegui da instrucciones Benzema y Ceballos durante el Real Madrid-Levante jugado este sábado. (Reuters)
Lopetegui da instrucciones Benzema y Ceballos durante el Real Madrid-Levante jugado este sábado. (Reuters)

El peligroso fracaso de Lopetegui

A Florentino le pide el cuerpo cargarse a Lopetegui y probar con otro entrenador que sea capaz de provocar el efecto que tuvo el relevo de Zidane por Benítez. Pero los candidatos que ha analizado no le convencen... de momento. El sustituto más inmediato es Solari, entrenador del Castilla. Los otros candidatos estudiados son Antonio Conte y Laurent Blanc. Hay más nombres: Michel, Quique Sánchez Flores o Laudrup. Pero Florentino pretende agotar a Lopetegui hasta que sea irremediable. Se encuentra entra la espada y la pared porque un fracaso de Lopetegui también salpica y señala a la mala planificación deportiva. La calma que pueda tener Florentino es evitar que le señalen y, en la medida de lo posible, evitar más inestabilidad. Florentino gana tiempo y da margen para valorar los pros y los contras del despido de Julen Lopetegui.

Su caso no es similar al de Rafa Benítez porque Florentino recalca el paso que dio Lopetegui para comprometerse con el Real Madrid cuando no tenía entrenador y pasaban los días sin fichar a uno de los candidatos prioritarios. Julen estaba en la Selección española y no dudó en las consecuencias que tenía comprometerse con el Madrid en plena concentración. Rubiales lo echó. Un palo duro que no pasa por alto Florentino. Esos favores se pagan y valen para reforzar la complicidad entre el presidente y el entrenador. La confianza es otra cosa bien distinta porque está sufriendo un desgaste importante del lado del presidente. A favor de Lopetegui también está que Florentino entiende que en la primera temporada sin Cristiano Ronaldo hay que tener más paciencia que con otros entrenadores porque la ausencia del portugués cambia la identidad y resta potencial. La mejor carta de Florentino es que Lopetegui se caiga con todo el equipo o que haya un giro radical y se ponga a ganar partidos.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios