INGREDIENTE BÁSICO EN LA 'FÓRMULA MACHÍN'

Un Mudo, el secreto mejor guardado del Sevilla (o por qué va líder de la Liga)

Con doble nacionalidad, Franco Vázquez ha sido internacional con Italia y con Argentina, su país de origen, tras la llamada de Pablo Aimar recientemente. Es una de las claves del Sevilla líder

Foto: El Mudo Vázquez siendo abrazado por sus compañeros. (EFE)
El Mudo Vázquez siendo abrazado por sus compañeros. (EFE)

Franco Vázquez (29) es el Mudo. El que se regodea en silencio para crear arte, un futbolista total que ha vivido tardes de gloria y tardes de almohadillas. El pasado verano, el run-run del mercado lo veía con un pie fuera del Sevilla. Pero Franco, que es internacional con Italia y Argentina, no cambió el paso, siguió Mudo. Ahora, con el Sevilla líder, este Curro Romero del balón ya ha puesto más de una vez patas arriba a los sevillistas.

Lo decía Enzo Maresca, gran amigo del jugador, que durante unos meses formó parte del cuerpo técnico del club blanco. “El Mudo es un jugador fantástico, pero corre con los brazos caídos, parece que apenas se mueve y no se esfuerza, cuando es todo lo contrario”. Esa forma de moverse, con los brazos bajos como si pesaran toneladas y los hombros tan desprovistos de tensión, le jugaron a la contra y el Mudo se retiró más de una vez con música de viento y más de un improperio. El fútbol, en ocasiones, es injusto, sobre todo si hablamos de su generosidad y a los números que engalanan su pecho: es el futbolista que más corre sobre el campo (siempre por encima de los 10 kilómetros) y uno de los que más kilos pierde (3,5) al final del partido.

Es un tipo educado fuera de la cancha y solidario con el equipo. Su mote resulta obvio: no es hombre de muchas palabras y sí de risa fácil. Lo suyo es la elocuencia de su zurda polivalente, que entrega con bota de seda, pero la convierte en látigo a la hora de los remates, y convierte en latigazos. Es tan honesto y claro, que cuando le preguntan si disfruta jugando al fútbol como profesional, mueve la cabeza de un lado a otro: Yo disfrutar, disfrutar, solo cuando juego al fútbol con mis hermanos, porque sé que no tengo presión y voy a divertirme. Cuando estoy con el equipo, solo disfruto cuando las cosas van bien y el equipo gana”. Y si le preguntan sobre su meta, el Mudo contesta sin rechistar: “Ser profesional, trabajar siempre para mejorar y ser buena gente. Es lo importante, porque cuando me retire, eso es lo que voy a dejar”.

El Mudo Vázquez lo señaló hace tiempo en una entrevista: “Yo digo lo que un día dijo Riquelme (Román): O me amás o me odiás”. Sin términos medios. Y en Sevilla ha seguido esa tónica con fidelidad apabullante. Estos vaivenes, esta división de opiniones entre mudistas y enemigos del mudismo, llevaron al club nervionense a meditar su traspaso. Con contrato con el Sevilla hasta junio del 2021 y una cláusula de 40 millones, el West Ham de Pellegrini sondeó su fichaje, también la Lazio. Pero Joaquín Caparrós, flamante director deportivo, frenó en seco su salida. Pablo Machín, a instancias de Caparrós, decidió observar las evoluciones del Mudo, saber cómo encajaba un medio de enganche en su sistema de máxima velocidad y juego frenético de carrileros. Machín colocó al italo-argentino de medio centro y el futbolista desplegó su fútbol de alta gama. El Sevilla ganó un futbolista espectacular.

Con cuatro futbolistas imprescindibles (como Mercado, Escudero, Gonalons y Amadou) con lesiones graves, Pablo Machín recurrió a una jugada de riesgo: colocar en la zona de creación a Banega y al Mudo Vázquez. El resultado fue rotundo: cuatro victorias consecutivas y liderato en la Liga. Los pases del Mudo, los balones que roba, su agigantamiento sobre el terreno de juego, han hecho crecer al equipo. El trío Banega, Sarabia y Mudo cubre un gran espacio, tanto por las bandas como por el centro. Como dice Machín: “Mi equipo funciona como un equipo. Y, encima, con calidad”. Ahora nadie en el Sevilla levanta la voz contra el Mudo y solo lo hacen para vitorear sus goles, sus pases, su generosidad. Es titular indiscutible y clave en la 'fórmula Machín'. Mudo Vázquez y vive los mejores momentos desde que viste la camiseta nervionense.

Internacional con Italia y Argentina

Para que todo le viniera de carril, Franco Vázquez ha podido debutar ya con la selección Argentina. Con nacionalidad italiana por parte de madre, el exjugador del Palermo dio el salto a la selección transalpina cuando era seleccionador Conte. Disputó los amistosos previos a la Eurocopa de Francia y, al final, no entró en la lista definitiva. Han pasado tres temporadas y la selección Argentina, tras su enésima decepción mundialista, se encuentra en periodo de transformación. El seleccionador provisional de la albiceleste, Scaloni (comparte banquillo con Pablo Aimar) llamó a Franco Vázquez y el cordobés pudo debutar ante Guatemala. Son los mejores momentos del Mudo como futbolista: con la afición sevillista entregada, el equipo ganando y líder, y ahora internacional con su país. Machín está encantado con las prestaciones de sus futbolistas, en particular con el rendimiento del Mudo, el futbolista que Caparrós le recomendó un seguimiento. Tenía mucha razón el viejo técnico.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios