el club PONE LÍMITES AL GALÉS

El último 'truco' de Bale que no cuela en el Real Madrid: prohibido jugar contra España

El Real Madrid ha prohibido a Bale participar contra España, porque si tiene molestias para no jugar con Lopetegui, tampoco puede estar en un amistoso. Hay malestar con el galés

Foto: Gareth Bale, en el banquillo durante el partido de descanso que le dio Lopetegui ante el Espanyol. (EFE)
Gareth Bale, en el banquillo durante el partido de descanso que le dio Lopetegui ante el Espanyol. (EFE)

Se acabó. En el Real Madrid han decidido no pasarle una más a Gareth Bale con el asunto de sus misteriosas molestias y la excusa de que corre riesgo de lesionarse. En el club han decidido que si no está para arriesgar con el equipo de Julen Lopetegui, tampoco tiene vía libre para hacerlo con la selección de Gales. La decisión, apoyada en un informe médico de los especialistas que han tratado a Bale, es prohibirle participar en el encuentro amistoso de este jueves (a las 20:30 horas 'La1') contra la España de Luis Enrique. Una postura que no le ha sentado nada bien, porque a su seleccionador, Ryan Giggs, le dio esperanzas para estar a su disposición. Nada de nada. El Madrid es tajante. Y más en este momento delicado que atraviesa el equipo, sin ganar en los últimos cuatro partidos, la imagen de ser inofensivos porque no hacen goles y Lopetegui tocado. Bale tiene que dar prioridad al Real Madrid por encima de la selección si realmente está comprometido con este proyecto.

Lo suyo llueve sobre mojado y ha provocado que la paciencia en el club blanco se agote, hasta el punto de tener que volver a valorar si es un futbolista que hay que poner en el mercado cuando finalice la temporada. La pasada se salvó por la marcha de Cristiano Ronaldo. Lo que más duele es, precisamente, esa imagen que ofrece de futbolista que mira más por cuidar su salud que por el compromiso colectivo. Se niega a sufrir cuando los médicos y fisioterapeutas están encima de él a diario para prevenir cualquier contratiempo. Pero sigue sin poner todo de su parte cuando en esta pretemporada había hablado con Florentino y Lopetegui para asegurarles que estaba motivado y dispuesto a lo que hiciera falta.

Esa disposición ha durado poco, porque le han vuelto a pillar. Y no es la primera vez. Llamó la atención que en el descanso del derbi contra el Atlético de Madrid en el Bernabéu dijera que no podía seguir jugando. Lopetegui le hizo caso por el temor a que tuviera una contractura en el aductor y pudiera derivar en rotura. Salió Ceballos para disputar la segunda parte. Las pruebas al galés confirmaron que no había nada extraño o fuera de lo normal que pueda tener cualquier compañero. Pero como se quejaba, Lopetegui cedió y no le convocó para el partido contra el CSKA de Moscú. Antes, en la jornada sexta contra el Espanyol en casa, ya tuvo su partido de refresco y se quedó en el banquillo. Pero ha sido ver llegar el parón de selecciones y decidir tomar precauciones. En Vitoria empezó a pedir el cambio en la segunda parte, con gestos ostensibles, y en el banquillo no entendían el motivo. Siguió unos minutos más hasta que Vinícius estaba preparado en la banda para salir y sorprendió cuando pidió lanzar una falta. Por el disparo, no dio señales de estar molesto o lesionado.

Lopetegui sacó a Bale del campo contra el Alavés —minuto 80— cuando el equipo necesitaba un plus de todos, pero en especial de él, porque se le considera uno de los goleadores. Se ausentó en un partido que acabó perdiendo el equipo en Mendizorroza en el minuto 95. Se vuelve a interpretar como otra falta de compromiso, porque en la exploración médica no se facilitó ningún parte de lesión y se tuvo que justificar como una fatiga muscular. Algo que extraña, de puertas para adentro, porque Lopetegui se ha encargado de gestionar sus minutos para que no tenga esa sensación de cansancio. Pero Bale se alarma cuando únicamente ha completado un partido de Liga —el del meneo en Sevilla—, no ha jugado nada contra el Espanyol y ha sido sustituido en el resto. Con la peculiaridad del autocambio que exigió en el descanso del derbi.

Bale, contra el Alavés. (EFE)
Bale, contra el Alavés. (EFE)

Le piden más compromiso

Se esperaba en el Madrid que Bale tomara la decisión de quedarse en España si realmente sentía molestias y necesitaba tratamiento. Pero se fue a Gales, ha pedido jugar contra España y en el club, en contacto los médicos con los de la Federación galesa, han decidido que no puede jugar por esa fatiga muscular a la que se agarra. Una mala noticia para Bale, aunque asegura que hará todo lo posible para participar en el siguiente encuentro: el martes contra Irlanda, ya oficial dentro de la Liga de Naciones. En la mano de Bale está decidir hasta qué punto quiere estar fresco para aguantar los tres próximos partidos —Levante, Viktoria Plzen y Barcelona—, en los que Florentino exige una reacción a Lopetegui y los jugadores.

La postura del vestuario, después de la derrota contra el Alavés, es la de demostrar que esta crisis es pasajera y van a ganar los dos próximos partidos para coger confianza de cara al Clásico —28 de octubre— en el Camp Nou. Sergio Ramos, como capitán, ha pedido compromiso. Nacho ha dicho, en la concentración de la Selección española, que están "a muerte con Lopetegui". Marcelo ya está entrenando con normalidad para volver a jugar. Isco apura su recuperación y asegura que forzará, si hace falta, para estar en el Camp Nou. Lo mismo que Benzema, que sí se lesionó en Vitoria, y trabaja para incorporarse cuanto antes. Pero de Bale se duda y se seguirá dudando hasta que no demuestre que le importa más el Real Madrid que viajar a Gales a pesar de decir que tiene fatiga.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios