keylor navas ES EL referente del malestar

Los apoyos que Lopetegui ha perdido en el vestuario (le queda el mejor: Sergio Ramos)

En un mes y medio, el desgaste de confianza que ha sufrido Lopetegui abarca desde la presidencia hasta un sector de la plantilla, que cada vez oculta menos su malestar

Foto: Julen Lopetegui, dando instrucciones en Moscú. (Reuters)
Julen Lopetegui, dando instrucciones en Moscú. (Reuters)

Perder gran parte de la confianza del presidente porque el equipo lleva cuatro partidos sin ganar y sin marcar gol es hasta lógico para un entrenador (que depende de los resultados), y más en el Real Madrid. Pero empezar a dejar de tener el apoyo de parte del vestuario puede ser la puntilla para Julen Lopetegui... Y algunos de sus jugadores recelan, muestran menos compromiso que cuando empezó la temporada o tienen actitudes que no ocultan su malestar. El desgaste entre una parte de la plantilla con el entrenador se empieza a hacer cada vez más evidente, pese a que el capitán, Sergio Ramos, lidere la defensa de una continuidad de Lopetegui con frases como “sería una locura” que le echaran tras la derrota contra el Alavés o mensajes en las redes sociales recordando que no se van a rendir.

Julen Lopetegui tiene quien le mira diferente o le tuerce el gesto en el vestuario, porque si ya es difícil tener contentos a todos los jugadores, lo suyo es más un problema de comunicación o falta de empatía. Algo en lo que sí se mostraba más carismático Zidane. Al margen de que el francés era visto como un líder, ajeno al ruido exterior, impermeable a la presión y un defensor de la plantilla cuando los intereses chocaban con los de la presidencia. Zidane decidió un día plantarse ante Florentino y cerró las puertas a otros fichajes —Kepa, principalmente—, lo que sirvió para reforzar, todavía más, la imagen del que consideraban un ídolo y referente.

Keylor, Casemiro, Marcelo...

Lopetegui ha ido perdiendo en el último mes y medio la confianza de un grupo de jugadores que, precisamente, eran afines a Zidane. El primero de ellos es Keylor Navas, que cada vez se calla menos y oculta poco su malestar. En Moscú dejó una frase con dirección al club cuando le preguntaron por la ausencia de Cristiano Ronaldo y la falta de gol y comentó: “No se puede tapar el sol con un dedo”. Una sentencia con una expresión en la que quiso dejar claro que no se puede arreglar un gran problema con una pequeña solución.

Ahora, Keylor Navas ha decidido no quedarse en Madrid en este parón de selecciones, como sí hizo en el del mes de septiembre. El costarricense se va con su selección para jugar contra México —día 11 en Monterrey— y Colombia —día 16 en Nueva Jersey—. Se marcha porque ya no le vale de nada hacer méritos y cada vez tiene más claro que acabará jugando Courtois la mayor cantidad de partidos. En el anterior parón de selecciones, decidió no viajar para jugar contra Corea del Sur y Japón, pero le ha servido de poco. El tema de la portería iba a dar problemas, tarde o temprano, y junto a Keylor Navas está Kiko Casilla, que todavía no sabe cuándo y dónde va a tener minutos. Habrá que esperar a la Copa del Rey.

Otros jugadores que dudan de la eficacia de Lopetegui son Marcelo, Casemiro y Lucas Vázquez. Cada caso tiene una explicación. Lo de Marcelo empezó mal en la segunda jornada contra el Girona, cuando fue sustituido en el minuto 60. Le sentó a rayos al lateral y no se lo calló ante la prensa. Casemiro está mosca. Fue suplente en el primer partido de Liga —contra el Getafe— y en la cuarta jornada —en Bilbao—. En el segundo encuentro de la Champions —CSKA de Moscú— y en Mendizorroza —ante el Alavés—, fue uno de los cambios. Los dos encuentros acabaron con derrota. Casemiro está molesto y ha emitido quejas públicas. Como al final del partido en el Sánchez Pizjuán ante el Sevilla, cuando dijo: “Hacemos muchos regalos”.

Vinícius, en el derbi. (EFE)
Vinícius, en el derbi. (EFE)

Cede con Vinícius

A Lucas Vázquez, con el que Lopetegui contó en su lista para el Mundial, le ha cambiado la vida. Cada vez juega menos. Solo ha sido titular en un partido: la derrota en Moscú, y le quitaron en el minuto 57 para que entrara Mariano. No tiene la continuidad que desea y, pese a que es uno de los afines al capitán, cada vez siente que perderá protagonismo con el reparto de minutos para Mariano y Vinícius. Contra el Alavés, se quedó sin ser uno de los tres cambios y el brasileño fue la tercera 'bala' que agotó Lopetegui. Vinícius le ha adelantado. Lo peor que le puede suceder a un entrenador es que dentro del vestuario se instale la sensación de que ha perdido la independencia para ceder a las presiones institucionales y los debates mediáticos.

Son los casos más evidentes en la plantilla de los futbolistas que recelan de un entrenador que la gestiona con criterios que en algunos momentos consideran dispares. Benzema juega siempre, Bale más de lo mismo hasta que decide que no puede porque siente molestias, Sergio Ramos y Kroos son fijos, a Mariano y Vinícius hay que darles salida… Y así hasta incluir lo poco que juega Marcos Llorente, los miedos a que le pase algo a Modric —suplente en Moscú— y el plan de las rotaciones que no cuaja por la falta de una idea colectiva que no consiguen interpretar y dar continuidad todos los componentes de la plantilla.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios