Empieza en el derbi y llega al clásico

Florentino Pérez examina a Lopetegui en el mes de la verdad

Julen Lopetegui empieza un mes donde debe confirmar si su proyecto es fiable para pensar que el Real Madrid es candidato a la Liga. Desde el derbi al Clásico del 28 de octubre

Foto: Julen Lopetegui en la rueda de prensa antes de su primer derbi liguero en el Bernabéu.
Julen Lopetegui en la rueda de prensa antes de su primer derbi liguero en el Bernabéu.

Florentino Pérez presentó a Julen Lopetegui en el palco del Bernabéu -14 de junio- como un entrenador invencible. Un ganador que podía dar con la tecla para recuperar la regularidad en un campeonato largo y así volver a conquistar la Liga después de la debacle del último campeonato con Zidane -el equipo quedó tercero y a 17 puntos del Barcelona-. El discurso del presidente del Real Madrid estaba dirigido a los problemas domésticos y con una única intención: ganar la Liga es una obsesión después de conquistar tres Champions seguidas y aceptar que los grandes equipos de Europa han fichado mucho y muy bien. El nivel de dificultad ha aumentado. Incluso deslizó en su alocución a los socios compromisarios en la Asamblea que no se puede ganar siempre todo. Presentó a Lopetegui como un hombre de la casa, injustamente despido por Luis Rubiales y un entrenador brillante por no perder ningún encuentro de la clasificación para el Mundial y desplegar un buen fútbol.

Tres meses después de la puesta de largo de Julen Lopetegui, el Real Madrid ha sufrido dos derrotas duras -la Supercopa de Europa contra el Atlético de Madrid y la goleada en el Sánchez Pizjuán ante el Sevilla-. Entre medias está un empate en San Mamés. La balanza se empieza a inclinar en contra del entrenador sobre la solvencia para salir victorioso en las grandes citas. Antes del derbi liguero de este sábado, Lopetegui se puso a la defensiva por lo que pueda pasar y recordó la espectacular victoria en su debut en la Champions: "La Roma no era un equipo menor".

Lopetegui entra en el mes de la verdad. Así se empieza a percibir en el club, que están expectantes por comprobar qué resultado y rendimiento ofrece el equipo desde el derbi en el Bernabéu hasta el Clásico en el Camp Nou -28 de octubre- contra el Barcelona. En la planta noble necesitan y quieren verificar si el trabajo del entrenador es lo suficientemente fiable para garantizar que el equipo tendrá regularidad para llegar con opciones de ganar la Liga. Lopetegui entra en este mes donde se examina de cara a Florentino y los aficionados para averiguar qué recorrido y vuelo puede alcanzar en una Liga que hace mucha falta y se desea.

El calendario que tiene por delante no es nada sencillo. Empieza con el derbi frente al Atlético en el Bernabéu y sigue con el CSKA de Moscú en la Champions, Alavés en Vitoria, Levante en casa, Viktoria Plzen en Champions y culmina en el Camp Nou ante el Barcelona. Para sacarlos adelante no estarán ni Isco -operado de una apendicitis aguda- ni Marcelo -sufrió una rotura en el sóleo derecho en Sevilla-. Los quiere frescos y a punto el entrenador para la cita contra el Barça. Más dificultades porque se trata de dos futbolistas que no tienen un recambio de garantías y resultan imprescindibles.

Simeone, sonriente. (Efe)
Simeone, sonriente. (Efe)


Las dos vidas de Julen

Lopetegui empieza a sentir las fuertes exigencias que llegan desde el club, la grada y los medios de comunicación. Acaba de entrar en el ruedo donde toca lidiar con la presión y la desconfianza que llega desde diferentes puntos del exterior. Está en la soledad y el vértigo del entrenador que se siente cada vez más observado. Afronta un mes de puerta grande o enfermería y llega al derbi pidiendo calma o paciencia, aunque él mismo conoce los efectos que puede producir otra derrota contra el Atlético de Madrid. “Un derbi no es un partido más. Es diferente y tiene un componente emocional. Va a ser un partido duro, exigente y tenemos que competir al margen de jugar”, afirma en la sala de prensa antes del derbi en la nueva casilla de inicio para recuperar el crédito perdido.

A nadie se le escapa que las dos vidas de Lopetegui en el próximo mes están contra el Atlético de Madrid y el Barcelona porque en el último partido en el Bernabéu contra el Espanyol aparecieron los primeros pitos y en Sevilla la imagen de la primera parte fue bochornosa. Lopetegui y los jugadores necesitan lavar la imagen en el derbi, convencer y volver a ilusionar a pesar de que el entrenador diga que “el equipo está en una buena línea y en la Liga tienes momentos mejores y peores. No tengo dudas de que el equipo va a seguir creciendo y estamos bien clasificados en la Liga. Este equipo está preparado para ganar a cualquiera, pero hay que estar acertado”. Julen Lopetegui pide más votos de confianza. Los buenos resultados en el Bernabéu le acompañan: cuatro partidos -Getafe, Leganés, Roma y Espanyol- con 10 goles a favor y sólo uno en contra. Ahora toca el Atlético de Madrid, otro hueso, un nivel alto y un equipo rocoso que llega al alza.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios