INTERNACIONAL CON FRANCIA... DE FÚTBOL SALA

Cuando Machín desterró a Ben Yedder y Caparrós le paró los pies en el Sevilla

Ben Yedder no se ajustaba al perfil del entrenador del Sevilla, que recomendó su traspaso. El club rechazó una oferta por él de 22 millones. El domingo metió un 'hat-trick' al Levante

Foto: En los dos últimos partidos, Ben Yedder ha marcado cinco goles. (Reuters)
En los dos últimos partidos, Ben Yedder ha marcado cinco goles. (Reuters)

Wissam Ben Yedder (Sarcelles, Francia, 1990) siente cómo el sol le viene de cara después de un verano de nubarrones, donde se vio más fuera que dentro del Sevilla. Este francés, que cayó de pie en el sevillismo por su simpatía (la primera frase que aprendió en castellano fue 'miarma'; se la enseñó Rami) y por sus goles, no encajó desde el principio en el entrecejo de Pablo Machín, que llegó a recomendar su salida. Lo evitó Joaquín Caparrós, el director deportivo, que se negó en redondo al traspaso del cazagoles que este miércoles tiene la dura prueba de intentar marcarlos ante el Real Madrid (las apuestas dan como claro favorito al club blanco).

“¿Qué no vale para el Sevilla un jugador que hace 22 goles en la temporada y que si se llega a resfriar algunos de sus compañeros habría jugado el Mundial con Francia, la campeona?”, respondió resolutivo Caparrós cuando hace unas semanas un periodista le preguntó sobre la marcha de Ben Yedder. El francés (de ascendencia tunecina) pasó un verano triste, con las maletas preparadas para el despegue, después de saber que Machín pedía con insistencia el fichaje de “un delantero referencia” y se decantara por el colombiano Muriel antes que por él. Al final llegó el portugués André Silva. Para colmo, un jugador casi infalible en los lanzamientos de penaltis falló un penalti en la Supercopa de España. Salió el último cuarto de hora, con el Sevilla perdiendo ante el Barcelona por 2-1, y le pegó con el juanete.

Ben Yedder vio el primer partido de Liga desde el banquillo. Desde ahí presenció la exhibición de André Silva, con tres goles al Rayo. Contra el Villarreal salió en los últimos minutos. No jugó ante el Betis. Disfrutó de la titularidad en la Europa League y marcó dos tantos en la goleada del Sevilla ante el Standard de Lieja. Volvió a salir desde el inicio con el Levante y regaló la confianza de Machín con un 'hat-trick', el cuarto desde que viste la camiseta sevillista.

Cerró su semana mágica con cinco goles, nada nuevo para lo que acostumbra. Las cifras de este peculiar futbolista asombran. Lleva poco más de dos años en el Sevilla y ha hecho un total de 47 goles. Los 'frikis' de las estadísticas adoran a este duende pues hace un gol cada 118 minutos. Cobra apreciable distancia sobre Kanouté (gol cada 149 minutos) o Luis Fabiano (gol cada 144 minutos), dioses sagrados del sevillismo. En la Champions marcó ocho goles la temporada pasada, codeándose con los grandes cañoneros como Cristiano Ronaldo, Messi o Kane.

Pero Machín aterrizó en Sevilla exigiendo un futbolista de otro perfil, un rematador nato, un armario empotrado de metro noventa, y Ben Yedder, que es un enorme rematador, tiene las piernas cortas, es culón y apenas supera el uno setenta de estatura. La tozuda insistencia de Caparrós hizo que Machín al menos le hiciera un hueco en la plantilla, tras rechazar el Sevilla una oferta de 22 millones del Olympique de Marsella. Y, después de disputar los de Nervión tres partidos consecutivos con una espantosa sequía de gol, el técnico le dio la titularidad al francés. Su rosario de goles machacó las dudas del soriano, empeñado en decir que Ben Yedder no casa en demasía con su estilo de atacante con mucha movilidad o de delantero referencia.

Al respecto, por si las dudas, Wissam dijo: “Yo hago lo que me pida el técnico; si quiere que trabaje y me mueva por todos los terrenos, trabajaré. Lo que quiero es jugar, trabajar para mis compañeros, hacer goles y dar buenos pases”. El franco-tunecino dio siete asistencias el pasado año. Y ante el Levante, además de tres goles, dio un pase de gol a su compañero Sarabia.

Otro debate que se diluye es el de mantener una sola punta de lanza en el esquema de Pablo Machín. El domingo jugaron arriba André Silva y Ben Yedder y las consecuencias fueron nefastas para el adversario. Portugués y francés permutaron continuamente sus puestos y completaron una tripleta demoledora con Pablo Sarabia. Machín, totalmente entregado, respondió a los periodistas. “Wissam y André me lo ponen muy fácil”, dijo, dando a entender que empleará la misma fórmula esta noche (22.00) frente al Real Madrid.

Wissam Ben Yedder, un tipo extrovertido que suele mantener divertidas conversaciones con sus seguidores en Twitter (sus tuits casi siempre van rematados con un 'miarma'), apuesta por mantener la racha y engancharse al carro de su selección. “Quiero volver a jugar con Francia”, asegura, pese a que sabe que la campeona del mundo cuenta con jugadores del calibre de Mbappé, Griezman o Dembélé. Lo suyo son los retos. Muy pocos futbolistas pueden presumir de ser internacional con Francia en fútbol-sala y fútbol. Muy pocos encaran salvar esos muros. De momento, Pablo Machín bajó la guardia y le dio la razón al jefe Caparrós en el caso Ben Yedder. La experiencia es un grado.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios