Gol de Rubiales a Tebas: no autoriza el Girona-Barcelona en Miami
  1. Deportes
  2. Fútbol
la federación dice que se adultera la liga

Gol de Rubiales a Tebas: no autoriza el Girona-Barcelona en Miami

Luis Rubiales no está por la labor de que Javier Tebas se salga con la suya y la Federación no autoriza a la Liga que el Girona-Barcelona del 26 de enero se juegue en Miami

placeholder Foto: Javier Tebas, presidente de la Liga. (EFE)
Javier Tebas, presidente de la Liga. (EFE)

Por toda la escuadra. De esta forma ha esperado el presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, para marcarle el gol a Javier Tebas y cargarse el partido que el presidente de la Liga quiere llevarse a Miami. Un gol que se celebra en la sede de la Federación en Las Rozas y con el que da saltos de alegría el sindicato de jugadores (AFE) por cómo el presidente de este organismo, David Aganzo, ha aguantado el pulso a la patronal sin dar el más mínimo signo de debilidad y consiguiendo, de foma sorprendente, que Tebas pidiera perdón el jueves por haber llevado las gestiones a escondidas y de forma unilateral.

"No somos partidarios ni autorizamos que se celebre el partido entre el Girona y el Barcelona fuera de nuestras fronteras", confirman en la Federación de Fútbol después de que Rubiales moviera sus hilos con el Gobierno, UEFA, FIFA y AFE. Tebas, por su parte, aún no cierra la puerta. "Lo que nos están pidiendo es más documentación. Nosotros nos vamos a preparar y somos bastante optimistas. No están diciendo que no, sino pidiendo más información. Vengo diciéndolo desde hace tiempo. Soy optimista. Que a uno no le guste que hagamos este partido no quita para que el presidente de la Federación tenga que resolver en derecho, que hay muchísima responsabilidad, y más con el hecho de haber llevado un partido a Tánger. Con él no he podido hablar. Pero por lo que se habla de la adulteración de la competición también allí se puede dar", afirma un combativo Tebas. El tiempo corre en su contra, pero no se da por derrotado. Se siente capaz de presentar la "documentación aclaratoria" que le solicita la Federación, que ayude a esclarecer todo tipo de detalles referentes al acuerdo con la empresa -Relevent- que organiza el evento.

Choque con la AFE

El sueño de Javier Tebas pasa por conseguir llevar un partido al continente americano con el objetivo de dar visibilidad a la Liga y generar una cantidad importante de ingresos. "Es sólo un partido de 380", afirmaba un convencido Tebas para salvar los primeros escollos e ir mentalizando a los diferentes actores. El terreno lo tenía preparado y la estrategia definida. Tebas firmó un contrato, sin tener en cuenta a la AFE, con la empresa estadounidense Relevent en el que se comprometía a llevar un partido de la Liga durante los próximos 15 años. Pero le salió un duro contricante: la AFE. El sindicato de futbolistas amenazó con ir a la huelga el 23 de agosto, con una presencia importante de jugadores -Sergio Ramos y Busquets como cabecillas-. "Los futbolistas están indignados y sorprendidos. Se pueden hacer las cosas de forma más coherente y no tomar las decisiones de una manera unilateral. Los futbolistas no están en venta y el fútbol no es sólo business", repelía con un discurso contundente y duro David Aganzo. No ha cedido ni un milímetro y se ha hecho fuerte con el argumento de que la celebración de este encuentro vulnera, entre otras cosas, el convenio colectivo. Hay más: Tebas tampoco tiene el apoyo de todos los clubes. Otra piedra en el zapato que se la ha hecho saber la Federación en un escrito.

Foto: Messi en el Barcelona-Girona del pasado febrero. (EFE) Opinión


La sombra de Rubiales y las sospechas de la complicidad entre la Federación y la AFE han planeado desde esa fecha hasta el día de hoy. Maniobras de conspiración y lucha de poderes desde las altas instancias han rodeado todo este proceso negociador en el último mes. Rubiales ha conseguido la complicidad del Gobierno -visitó a Pedro Sánchez-, de la UEFA y la FIFA. La AFE, con un duro e inflexible David Aganzo, ha hecho perfectamente su trabajo sin salirse del guión. La remontada de Javier Tebas era complicada, pese a que no se dé por derrotado y reitere que no ha dicho la última palabra. Se guarda un as en la manga para conseguir su objetivo. Sigue convencido de que el Girona-Barcelona, de la jornada 21, se puede y tiene que jugar el 26 de enero en el Hard Rock Stadium de Miami. El enfado de Tebas es mayúsculo porque entiende que la FIFA no tiene competencia en este asunto y la UEFA no se ha pronunciado públicamente. "Conseguiremos que se juegue", dice Tebas para seguir ofreciendo resistencia.

Componente político

La Liga tiene la negativa de la Federación Española y la hoja de ruta de Javier Tebas sufre un gran revés. Para dar luz verde al Girona-Barcelona hace falta la aprobación de diferentes organismos: AFE, RFEF, UEFA, US SOCCER -Federación de Fútbol de Estados Unidos- y CONCACAF -Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol-. El Gobierno se ha mantenido al margen, con la única manifestación de María José Rienda -presidenta del CSD- de esperar a que los diferentes actores buscaran un acuerdo. Pero el componente político no se puede despreciar porque desde La Moncloa se ha visto con recelo un partido que se podía transformar en un escenario de reivindicaciones y proclamas independentistas.

El paso que da la Federación Española de Fútbol se justifica con el criterio de rechazar un partido que adultera la competición por jugarse fuera de las fronteras. Una postura que defienden los jugadores y entrenadores como Julen Lopetegui. "Todos los equipos deben jugar en los mismos campos", manifestó el entrenador del Real Madrid hace una semana. Luis Rubiales ha dejado pasar un mes para ir desgastando a Javier Tebas y hacerle morir en su intento. Como dicen por los despachos de la Federación: "Ha engordado para morir".

Real Madrid Luis Rubiales Javier Tebas Miami Real Federación Española de Fútbol
El redactor recomienda