españa, dos victorias en la nations league

Marco Asensio se apunta a lo grande en la nueva y brillante España de Luis Enrique

El equipo español sometió con un 6-0 a la Croacia subcampeona del mundo. El madridista, que hasta el momento no había brillado con la Selección, se destapó con goles y asistencias

Foto:

Fueron 16 partidos en los que Marco Asensio no hizo nada con España. Días sin gol y, peor, sin fútbol, en los que el delantero, uno de los más prometedores del mundo, se encontraba algo perdido. Nadie propuso dejar de llamarle, quizá porque todos saben que el futuro de este equipo pasa necesariamente por él. Con 22 años, sería un exceso imponerle la carga de tirar del equipo, mimarlo sonó siempre a una prioridad para la Selección. No existe tanto talento puro con el que maniobrar para que no sea así. Contra Croacia, la subcampeona del mundo, en esta nueva competición que se ha sacado la UEFA de la manga, por fin se encontró cómodo vestido de rojo. Marcó uno —y fue responsable directo de otro—, asistió dos más y fue el jugador clave en una tremenda goleada.

Los dos goles de Asensio, o el gol y medio, representaron además las cosas que le puede dar el mallorquín a España, que no tienen demasiado que ver con muchas de las cosas que se le suponían a este equipo. Tiene un disparo excelente desde fuera, como demostró en el primer tanto y, quizá todavía más, en el segundo, cuando un zurdazo propio de la factoría pegó en el larguero tan solo para pegarle en la chepa a Kalinic, el portero ajedrezado.

La capacidad para disparar desde fuera como si fuese un alemán en blanco y negro es de esas cosas que separan a Asensio del resto de los mortales. Le pasa de algún modo como a Saúl —de nuevo brillante, y autor del primer tanto—, que no sabe marcar goles vulgares. Todo en él tiene un punto de estética superior, de película de arte y ensayo. Porque sus disparos son violentos, tienen que serlo para terminar en gol, pero parecen salir a cámara lenta, como flotando hasta la red.

Lo de los tiros desde fuera, que parece una obviedad, ha sido una carencia reciente de España. En el último Mundial, de infausto recuerdo, hubo cientos de intentos de abrir las defensas atosigantes que presentaban los contrarios tratando de tocar hasta la línea de meta. Una y otra vez se encadenaban pases y pases, sin ningún tipo de sentido, ni interés, ni nada de lo que se pueda presumir. La opción de darle un zurriagazo desde fuera, por más lógica que fuese, nunca llegó.

Reducir a Marco Asensio al disparo, por espectacular que sea, sería claramente injusto. Es un jugador poderosísimo, de gran zancada y capacidad para casi todo lo que se proponga, es rápido, es listo, regatea bien. Como le ocurre a Saúl, tiene una capacidad física y futbolística tremenda, casi infinita. Y, del mismo modo que le ocurre a su compañero, tampoco es exactamente el tipo de jugador que llevó a España a las mejores cotas de su historia. En aquella Selección, nadie conducía el balón como él, ni tiraba de fuera con esa potencia, tampoco había atacantes tan altos y fuertes. Lo cual tampoco es malo: Asensio, por cualidades físicas, es una evolución de todo aquello, no un paso atrás.

Si España va a ser siempre así, que es lo que hay que pensar cuando se dan los primeros pasos, las sensaciones son magníficas. Es verdad, en muchas clasificaciones y amistosos de los últimos años se vio a la Selección voraz, tremenda y con autoridad, pero luego, cuando llegaba el campeonato, se bajaba el telón y las ideas se disolvían. Es, en definitiva, un partido más, contra una Croacia todavía algo cansada por su excelente Mundial, una fatiga que quizá no es física pero desde luego sí mental. Cuando has hecho algo muy grande, y es el caso, cuesta mucho volver a la realidad.

Es pronto, pero es bueno

Asumido todo esto, que no dejan de ser balas de fogueo, tampoco existe otra opción para juzgar a la España de Luis Enrique. La muestra es escasa, y llega con ciertas dudas sobre su veracidad en el momento justo, pero la puesta en escena es tremenda en todo caso. Marcar seis goles a un equipo como el croata, mantener la posesión y agitar así a un equipo de ese nivel tiene un mérito obvio. Es cierto que, en el primer cuarto de hora, el equipo arlequinado tuvo dos o tres ocasiones buenas. Dejaron ciertas dudas sobre lo que puede hacer la defensa de España, que ahora mismo aparece como algo a reformar, pero también es lógico que en los primeros pasos no todo el monte sea orégano.

Fuera de eso, que también es parte del proceso de aprendizaje, se vio un equipo con autoridad, con mando, jugando a tener la posesión, pero también variando. Si juega Isco, incluso Asensio, no se espera tanto que se dé el balón de primeras, así que cabe en esta fórmula que arranquen y sorprendan a sus marcadores. Luis Enrique, presunto antimadridista, alineó a seis jugadores del club blanco. Cosas veredes, Sancho. Aunque su aversión a su exequipo está bien documentada, ha visto que en su posición las fobias no se manejan y más le vale formar un equipo que pensar en esas cosas. Eso, igual, abre una puerta a Jordi Alba, aunque tanto Marcos Alonso como Gayá, titular ante Croacia, cumplieron.

En esta nueva etapa hay caras nuevas, pero fundamentalmente se está potenciando a algunos jugadores que ya estaban y quizá no contaban tanto. Rodrigo fue titular los dos partidos, Asensio se ha salido contra Croacia, Isco, que ya era clave, lo sigue siendo, y Saúl, que no lo era, parece de los irrenunciables. Resisten los de siempre: Ramos, que marcó gol, y Busquets. Del segundo nunca hubo dudas, porque es un superdotado y no hay técnico que no adore sus prestaciones. Si las hubo sobre el capitán, que igual sí, ¿qué importa? No hay centrales como él en España. Además, y como añadido, es un señor que marca goles. Otro más contra Croacia.

Las bases están colocadas, esta es la España que quiere Luis Enrique. Con Isco, con Asensio, con Busquets, Ramos y Saúl. Con De Gea en la portería. Con potencial suficiente para ganar a cualquiera. Eso hay que demostrarlo, pero es difícil pensar que no es así. La lista de jugadores que maneja el asturiano, esa que él data, hiperbólicamente, en más de 70 nombres, tiene capacidad para ser muy buena jugando al fútbol.

Ficha técnica

6. España: De Gea, Carvajal (Azpilicueta, m.75), Nacho, Ramos, Gayà; Busquets (Rodri, m.59), Ceballos, Saúl (Thiago, m.65); Isco, Rodrigo y Asensio.

0. Croacia: Kalinic, Vrsaljko (Rog, m.20), Mitrovic, Vida, Pivaric; Brozovic (Pjaca, m.63), Rakitic, Perisic, Modric, Kovacic y Santini (Livaja, m.71).

Goles: 1-0, m.24: Saúl. 2-0, m.33: Asensio. 3-0, m.35. Kalinic, en propia puerta. 4-0, m.49: Rodrigo. 5-0, m.57: Ramos. 6-0, m.70: Isco.

Árbitro: Benoit Bastien (FRA): Amonestó por Croacia a Santini y Brozovic.

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada de la Liga de Naciones en el grupo A-4, disputado en el estadio Martínez Valero de Elche ante 33.732 espectadores. 

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios