faltan fichajes e ilusión

Radiografía de la tres patas (Florentino, Lopetegui y Ramos) de un proyecto cojo

¿Por dónde cojea el proyecto del Real Madrid? La plantilla da para estar en la pomada, pelear por títulos e, incluso, jugar bien al fútbol. Pero faltan fichajes e ilusión y hay riesgo

Foto: Julen Lopetegui y Florentino Pérez posan en el día de la presentación del entrenador en el palco del Bernabéu. (Efe)
Julen Lopetegui y Florentino Pérez posan en el día de la presentación del entrenador en el palco del Bernabéu. (Efe)

Un presidente a contra corriente que se niega a fichar a un goleador tras la marcha de Cristiano Ronaldo, un entrenador al que no se le quita la cara de luto por quedarse a las puertas de disputar un Mundial y un capitán que hace de escudo para proteger una plantilla de la que dice que no deja de ser una familia pese a la ausencia de Zidane y Cristiano. Las tres patas del Real Madrid -la cuarta es la afición y está en modo expectante- mostraron su debilidad en el 'Tallinazo'. Una derrota contra el Atlético de Madrid en la Supercopa que llega en el prólogo de la temporada y que no por haber perdido el título menos importante deja de ser un toque de atención a un proyecto que parece distraído. Florentino Pérez huye del mercado inflacionado, Lopetegui no sonríe desde que Rubiales le arrebató el sueño mundialista y Sergio Ramos decide que con el cambio de técnico y sin Cristiano Ronaldo los penaltis los lanza él que para eso es el que lleva el brazalete.

Del presidente hay que cogerle la palabra cuando en sus discursos institucionales machaca con el mantra de la autocomplacencia y el inconformismo para seguir ganando y ser el mejor club de la historia. Las fichas del domino pueden ir cayendo desde la presidencia al banquillo hasta llegar al césped si Florentino no entra en la recta final del mercado para darle a Lopetegui más refuerzos que suban el nivel competitivo de una plantilla que no nada en la abundancia de goleadores y también se le suma la incógnita sobre la fragilidad defensiva. Florentino quiere hacer más con menos y eso en el fútbol de hoy en día no te lo firma ni el mejor entrenador del mundo por mucho que en la cúpula presuman de que se han ganado cuatro Champions en cinco años.


El presidente defiende la postura de la cordura para no gastar los 100 millones de Cristiano en otro delantero que no mejora lo que hay en la plantilla. Falso porque sí hay futbolistas mejores, aunque evidentemente no alcancen el nivel del portugués, pero no se los venden ni tampoco tiene la intención de bajar al barro. Su línea de actuación quedó clara con los comunicados para no molestar al Paris Saint Germain con Neymar y Mbappé. Es como si eligiera estar en una zona de confort que se ha ganado por los éxitos en la Champions.

A Lopetegui se le está poniendo la cara pálida y esto ni ha empezado. Vale más por lo que calla que por lo que se queja. Aunque protesta a su manera porque en las ruedas de prensa se encarga de lanzar el mensaje de que no le hablen del pasado ni de Zidane y mucho menos de Cristiano Ronaldo. Tiene que construir su propia historia con peores mimbres porque no se atreve a meter en el campo a Vinícius -el joven prodigio brasileño- para revolucionar el partido contra el Atleti. Bastante tiene Lopetegui para sacar esto adelante si no le dan más refuerzos después de quedarse a las puertas de saborear un Mundial y tener que regresar a verlo a la televisión de su casa masticando la amargura de la impotencia. Desde que Luis Rubiales le despidió y se presentó en el palco del Bernabéu, no parece habérsele quitado esa cara de pena. Tampoco se trata de compararle con Zidane, pero éste disimulaba mejor por su cautivadora sonrisa hasta cuando discutía con Florentino.

El capitán trueno

Como todo es susceptible de mejorar o empeorar, en Tallin nos dimos cuenta de que Sergio Ramos es más que nunca el capitán trueno. Capaz de hacer aguas con Diego Costa como de lanzar un penalti, a cámara lenta, para engañar a Oblak. En ocasiones da la sensación de que el capitán juega a otra cosa y puede suceder lo más increíble, para bien o para mal. Como capitanazo le toca, también, hacer olvidar la figura de Cristiano Ronaldo y antes del derbi europeo hizo su alegato para decir que el Real Madrid seguirá ganando sin el portugués. No fue así con el tortazo ante el Atlético de Madrid y le toca seguir siendo el primer remero de un proyecto cojo.

¿Por dónde cojea el proyecto del Real Madrid? Con esta plantilla te da para estar en la pomada, pelear por títulos e, incluso, jugar bien al fútbol. Pero hay dos certezas. Es peor que las dos anteriores temporadas y la ausencia de ilusión entre los aficionados se palpa con la derrota en la Supercopa de Europa y la ausencia de fichajes de relumbrón.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios