los problemas del portugués

El muro de Mourinho: ¿sobrevivirá a su tercer año en el Manchester United?

El tercer año suele ser el final de José Mourinho en sus equipos. El United se estrenó co victoria en la Premier, pero hay síntomas de que algo no marcha bien en Old Trafford

Foto: Manchester united vs leicester city
Manchester united vs leicester city

Béla Guttmann, entrenador húngaro que dirigió al Benfica que ganó dos Copas de Europa seguidas a principios de los 60, estaba convencido de que un técnico no podía estar más de dos temporadas en un mismo equipo. El tercer año, decía, era fatal porque los jugadores se volvían complacientes. En su opinión, los ciclos tenían que ser cortos, idea que aplicó a rajatabla en su carrera: entrenó a 25 equipos (incluidas selecciones) y solo en el club portugués permaneció tres años.

A José Mourinho no se le conocen ideas similares, pero su carrera es un catálogo de terceras temporadas frustrantes. Su primera etapa en el Chelsea acabó en 2007, tras un tercer año tortuoso y recién empezado el cuarto. Su estancia en el Real Madrid terminó en 2013, tras tres temporadas de lucha contra el FC Barcelona. De vuelta a Stamford Bridge, aguantó dos cursos y en mitad del tercero fue destituido por los malos resultados. La tercera temporada es justo la que empieza ahora con el Manchester United.

El United venció al Leicester City en su debut en la Premier League. Ese resultado calmó un poco las aguas tras un cierre de mercado sin nuevos fichajes por parte del club, que solo se reforzó este verano con el mediocentro Fred, el lateral Diogo Dalot y el portero Lee Grant, insuficiente a ojos de Mourinho, que quería al menos un central. Según publicaron varios medios ingleses tras el cierre del mercado, el United tenía preparados más de 100 millones de euros para esa contratación, con Varane como principal (e imposible) objetivo. Sin posibilidad de fichar al madridista, al club no le convenció ninguna de las opciones que planteó Mourinho.

Además del descontento con la plantilla, hay otro asunto que ha enturbiado el inicio de la temporada en el United: la relación de Mourinho con Pogba, la gran estrella del equipo. Tras el Mundial, el entrenador portugués dijo que el francés debería centrarse en la Premier igual que lo había hecho con su selección en Rusia. "No creo que tengamos que sacar lo mejor de él, sino que es él quien tiene que dar lo mejor. Creo que el Mundial es el hábitat perfecto para que un jugador como él dé lo mejor. ¿Por qué? Porque es un entorno cerrado durante un mes en que él puede pensar solo en el fútbol", declaró a 'ESPN'. El pasado viernes, tras marcar el primer gol en la victoria contra el Leicester City, Pogba se mordió la lengua. "Si no eres feliz, no puedes dar el máximo", declaró. "Hay cosas que no puedo decir porque sería multado".

Pogba marcó el primer gol de la victoria del United en el estreno de la Premier. (EFE)
Pogba marcó el primer gol de la victoria del United en el estreno de la Premier. (EFE)

Con Mourinho, los resultados casi nunca son el problema, aunque es cierto que la incapacidad de su Real Madrid para superar las semifinales de la Champions League fue un lastre muy grande. Muy pocos entrenadores, quizá solo Guardiola aguantan la comparación cuando se trata de palmarés. Ha ganado ligas en Portugal, Inglaterra, Italia y España. Ha ganado dos Champions League y dos Europa League, una de ellas con el United. Y sin embargo a veces parece que todo puede acabar en cualquier momento.

No es que el club cuestione a Mourinho, sino que es Mourinho quien cuestiona casi todo lo que sucede a su alrededor: a su equipo, a los jugadores, a los árbitros, a la liga, a algunos rivales... La pasada temporada, el United acabó segundo en la Premier League, pero a 19 puntos del Manchester City. Aun así, Mourinho definió el resultado como uno de sus mayores logros en el fútbol. La realidad es que fue un año lleno de problemas, sin ningún título (los tres que ha ganado con el United fueron en su primera temporada) y con una eliminación en octavos de final de la Champions ante el Sevilla.

En realidad, los problemas de Mourinho no aparecen en la tercera temporada, sino en la segunda, más allá de los resultados. Si Guttmann decía que la complacencia se apoderaba del vestuario, con el entrenador portugués sucede algo diferente: la relación con los jugadores (o con algunos de ellos) se rompe. Su segundo año en el United puede haber sido un anticipo de lo que se avecina en el tercero. La frustración por la falta de fichajes o la relación con Pogba pueden ser síntomas de un problema mayor.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios