Joaquín vuelve con su última broma (por los ojos de Inui) pero no gusta a todos
  1. Deportes
  2. Fútbol
¿BROMA O RACISMO?

Joaquín vuelve con su última broma (por los ojos de Inui) pero no gusta a todos

Joaquín Sánchez del Real Betis ha bromeado con su compañero de equipo Takashi Inui. Sin embargo, su comentario ha levantado polémica en las redes y algunos le acusan de racismo

Foto: Takashi Inui ha sido la última víctima de Joaquín. (EFE)
Takashi Inui ha sido la última víctima de Joaquín. (EFE)

El jugador del Real Betis, Joaquín, ha hecho una broma a su compañero japonés Takashi Inui cuando éste se hacía una foto con Rosa Márquez, jugadora del sub-19 de la Selección que ganó el Europeo este pasado lunes, Joaquín le dijo en tono jocoso "¡abre los ojos!". Inui aceptó y continuó la broma abriendo los ojos de manera excesiva para la foto. La risa se apoderó de ese momento, aunque no ha sido entendida de la misma manera a través de las redes sociales, donde hay quien lo califica como una broma racista.

Además de Márquez estuvieron presentes otros jugadores del equipo bético junto al entrenador, Quique Setién. En ese momento nadie se planteó la posibilidad de que dicha broma pudiera causar malestar a alguien.

Joaquín es un jugador muy conocido por sus constantes bromas hacia sus compañeros y es un potente motor para generar buen rollo dentro del grupo. Sus bromas con su excompañero Julio Baptista, en 2011, sigue escuchándose hoy en día con el ya famoso "'Hulio', no he cogido una raqueta de tenis en mi vida". Es su mayor hit.

Aunque al propio Inui no le molestó la frase, sí que hubo gente que opinó que fue desacertado el comentario, aunque la mayoría defiende al futbolista en esta polémica.

No es la primera vez en España que una broma -o creer que es una broma- que tiene que ver con la raza levanta la polémica. Durante los entrenamientos de pretemporada de 2008 en el Circuit de Catalunya, unos aficionados se pintaron de negro y llevaron camisetas que ponían "Hamilton´s family" (La familia de Hamilton). Rápidamente se entendió, más que como una broma, por un acto de racismo, sobre todo en Inglaterra.