El análisis táctico del REAL madrid

¿A qué juega el Madrid de Lopetegui? Del 'show' (Vinícius) al plan más seguro (Asensio)

¿Qué busca Julen Lopetegui en este Real Madrid que ya no puede contar con Cristiano? Los blancos cayeron por 2-1 contra el United en un partido en el que el nuevo entrenador probó dos esquemas

Foto: Vinícius, en su estreno de blanco. (Reuters)
Vinícius, en su estreno de blanco. (Reuters)

Del estreno de Julen Lopetegui como entrenador del Real Madrid se pueden sacar conclusiones tácticas para analizar la propuesta que quiere el nuevo entrenador en un equipo que, como él mismo ha manifestado, tiene que reinventarse sin Cristiano Ronaldo. ¿A qué juega o qué pretende hacer Lopetegui con este Madrid que ha perdido a la estrella portuguesa? Hay varios interrogantes que se irán resolviendo a lo largo de una pretemporada que ha empezado con derrota contra el Manchester United de Mourinho (2-1) y que tiene que empezar a coger velocidad de crucero con la incorporación de los titulares e internacionales a los partidos, porque quedan dos semanas para disputar el título de la Supercopa de Europa contra el renovado Atlético de Madrid que ha construido Simeone.

El plan de juego de Lopetegui, puesto en escena ante el United, pasó por tener largas posesiones, recuperar con agresividad la pelota tras perderla y dar vía libre a los laterales para que den profundidad atacando las bandas. El Real Madrid utilizó dos sistemas en su estreno veraniego. Empezó con un 4-3-3 para armar un tridente formado por Bale, Benzema y Vinícius. Acabó el encuentro con una estructura de equipo más equilibrada y práctica, con el 4-4-2, para tener dos puntas (Borja Mayoral y Raúl de Tomás). Pasó del 'show' que ofrece el joven Vinícius con sus regates de bicicletas, velocidad y descaro a sentirse más seguro y asediar al rival con Marco Asensio poniendo centros, asociándose con los de arriba y perfilándose para posiciones de disparo.

Los conceptos están claros. Lopetegui quiere armar un equipo que lleve la iniciativa del juego con el control de la pelota. Estamos en el punto de partida de un Real Madrid que se apunta a las largas posesiones (ante el United estuvo por encima del 70%) para desgastar a los rivales que le ofrecen resistencia cuando se cierran atrás. Contra el United, sin los titulares de inicio, le costó encontrar los espacios y profundizar por dentro. El Madrid quiere la pelota para madurar las jugadas y cuando la pierde los jugadores tienen la orden de ser agresivos en la recuperación. Son señas de identidad que han triunfado en la Selección que entrenó Lopetegui en la fase de clasificación para el Mundial de Rusia antes de ser despedido por Luis Rubiales.

La propuesta es buena, pero estamos en el punto caliente del debate. ¿Debe ser el juego más directo y práctico? ¿Tocará o sobará en exceso la pelota? Hay fases en las que el juego cae en lo horizontal y se enroca en el toque. Hasta que no esté más avanzada la pretemporada y después la temporada no saldremos de dudas. Pero hay un jugador que no está a gusto con esta filosofía: a Bale le cuesta asociarse y se desenvuelve mejor con un juego más vertical. Incluso el joven Vinícius elige ir hacia arriba antes que construir juego. Ambos necesitan espacios para activarse y partidos más agitados. Son perfiles diferentes a los Isco, Modric, Kroos, Asensio, Benzema, Ceballos, Marcos Llorente… que están preparados para elaborar el juego.

Lopetegui, junto a Mourinho. (EFE)
Lopetegui, junto a Mourinho. (EFE)

El Madrid necesita un 'killer'

Cuando al Madrid se le encierren atrás los rivales tendrá que ingeniárselas para ser más efectivo arriba con un equipo que ya no tiene al goleador Cristiano Ronaldo y es una incógnita si llegará el fichaje de un delantero. Vinícius es atractivo por la calidad y la fantasía que se le adivina, pero es más futuro que presente en un equipo que necesita delanteros contrastados para derribar muros. Hay que fichar colmillo. La famosa pegada estará en cuestión en la medida que las largas posesiones no se traduzcan en goles.

Tiene buena pinta el juego por fuera por la velocidad y la profundidad que le da Odriozola, más la que tienen Carvajal y Marcelo. A los que hay que sumar el desequilibrio que ofrece el incombustible Lucas Vázquez. Lo de Theo es de expediente porque parece más fuera que dentro del proyecto y, si se queda, no convence por la falta de encaje. En defensa, a falta del fichaje de Courtois, el equipo se tiene que hacer muy sólido con la pareja Sergio Ramos-Varane y Casemiro por delante.

A falta de un delantero y con Vinícius en el nuevo tridente, la apuesta más segura para ganar en profundidad y pegada es la de Marco Asensio. Mucho más hecho que el brasileño y con un fútbol más práctico. Asensio tiene un papel más decisivo si no llega un goleador porque se asocia y busca la portería. Asiste y desborda. Dispara desde lejos y desatasca. Es más fiable y seguro este Madrid con el 4-4-2 que con el invento del tridente Vinícius-Bale-Benzema. Delanteros hay en la recámara (Raúl de Tomás y Borja Mayoral), pero son de caza menor para una temporada en la que la exigencia siempre es ganar los mejores títulos ante rivales cada vez más reforzados y que se vacían para destronar al campeón de Europa.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios