Özil denuncia racismo en Alemania tras una foto con Erdogan y deja la selección
  1. Deportes
  2. Fútbol
duro ataque al presidente de la federación

Özil denuncia racismo en Alemania tras una foto con Erdogan y deja la selección

Las críticas recibidas tras reunirse con el presidente de Turquía en mayo han provocado que Özil abandone la selección alemana. Lo hace denunciando racismo por ser turco y musulmán

Foto: Mesut Özil se reunió con Tayyip Erdogan el 13 de mayo en Londres. (Reuters)
Mesut Özil se reunió con Tayyip Erdogan el 13 de mayo en Londres. (Reuters)

La polvareda levantada hace más de dos meses por una reunión con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha acabado con Mesut Özil renunciando a la selección y denunciando racismo y falta de respeto a sus orígenes. "Soy alemán cuando ganamos y un inmigrante cuando perdemos", dice el jugador del Arsenal, que este domingo anunció que deja de jugar con Alemania y cargó con dureza contra Reinhard Grindel, presidente de la federación (DFB en sus siglas en alemán).

"Muy a mi pesar y tras muchas consideraciones por los hechos recientes, no jugaré más con Alemania a nivel internacional mientras permanezca este sentimiento de racismo y falta de respeto", escribe Özil. "Esta decisión ha sido extremadamente difícil de tomar (...) pero cuando directivos de la DFB me tratan como lo han hecho, faltan el respeto a mis raíces turcas y me utilizan de manera egoísta como propaganda política, entonces ya es suficiente. Esa no es la razón porque la que juego al fútbol, y no me quedaré sentado sin hacer nada. El racismo nunca, nunca debería ser aceptado".

Özil se reunió el 13 de mayo en Londres con Erdogan. A la misma reunión acudieron los también alemanes Ilkay Gundogan, jugador del Manchester City, y Cenk Tosum, del Everton, aunque este último juega con la selección turca. Los tres se fotografiaron junto al presidente turco y le regalaron camisetas. La de Gundogan llevaba inscrito el mensaje "Para mi presidente, con todo el respeto". En ese momento, Erdogan estaba en plena campaña electoral de las elecciones del 24 de junio en las que salió reelegido.

De inmediato, las críticas a Özil y Gundogan arreciaron. Desde las más excesivas, procedentes desde la extrema derecha, que pedían su expulsión de la selección, a las más moderadas, que calificaban la foto de un error y señalaban el historial de violaciones de derechos humanos del gobierno de Erdogan. Durante unos días fue el tema más comentado en Alemania, cuyas relaciones diplomáticas con Turquía no están en su mejor momento. En un país con tanta población de origen turco, esa fricción es un arma arrojadiza. A los pocos días, Gundogan y Özil fueron reclamados para reunirse con el presidente de la república, Frank-Walter Steinmeier, en un intento de calmar la situación.

Gundogan se defendió diciendo que había sido un acto de cortesía, mientras que Özil no dijo nada. Hasta este domingo, más de dos meses después de la foto y más de un mes de la eliminación de Alemania en el Mundial, en la que fue señalado como uno de los principales culpables por sus críticos. El exjugador del Real Madrid rompió su silencio con un largo comunicado dividido en tres partes publicado en sus perfiles en redes sociales a lo largo del día. En la primera parte explica por qué se reunió con Erdogan. En la segunda lamenta el trato de los medios y los patrocinadores y el diferente trato que reciben otros en su lugar. Y en la tercera carga contra el presidente de la federación y anuncia su decisión de dejar el equipo nacional.

placeholder Ilkay Gundogan, Mesut Özil y Recep Tayyip Erdogan se vieron el 13 de mayo en Londres. (Reuters)
Ilkay Gundogan, Mesut Özil y Recep Tayyip Erdogan se vieron el 13 de mayo en Londres. (Reuters)

"Mi madre me enseñó a ser respetuoso siempre y a no olvidar nunca de dónde vengo (...) No reunirme con el presidente habría sido una falta de respeto a las raíces de mis antepasados", dice Özil. Niega que el encuentro tuviera connotaciones políticas, que no era un apoyo a las políticas de Erdogan y que se habría hecho la foto fuera cual fuera el resultado en las elecciones. "No me importaba quién era el presidente, sino que era el presidente", apunta. Desde el punto de vista de Erdogan, la foto era un poderoso mensaje si se tiene en cuenta que más de un millón de residentes en Alemania tenía derecho a voto en los comicios de junio.

El centrocampista acusa a los que han utilizado su foto con Erdogan para explicar el fracaso alemán en Rusia. "No criticaron mi rendimiento, ni el del equipo, sino mi ascendencia turca. Eso traspasa una línea personal que nunca debe cruzarse, los periódicos intentan poner a la nación alemana en mi contra", dice. También critica el doble rasero, al apuntar que el exjugador Lothar Matthäus apenas fue criticado tras verse con Vladimir Putin en Moscú. Özil lamenta que varios patrocinadores le hayan abandonado y que no haya podido culiminar un proyecto solidario en su antigua escuela debido al revuelo de los dos últimos meses.

Özil no se corta a la hora de criticar al presidente de la DFB, Reinhard Grindel, al que recuerda unas declaraciones de 2004 en contra del islam en Alemania y al que acusa de querer dejarle sin Mundial. Solo la intermediación de Joachim Löw (entrenador) y Olivier Bierhoff (mánager de la selección), dice el jugador, lo evitó. "A los ojos de Grindel y sus seguidores, soy alemán cuando ganamos y un inmigrante cuando perdemos. Eso es así porque a pesar de pagar impuestos en Alemania, hacer donaciones a escuelas alemanas y ganar el Mundial 2014, aún no soy aceptado en la sociedad", denuncia. "A mis amigos Lukas Podolski y Miroslav Klose nuncan los llaman germano-polacos, ¿por qué soy yo germano-turco? ¿Porque es Turquía? ¿Porque soy musulmán? (...) Nací y me eduqué en Alemania, ¿por qué la gente no acepta que soy alemán?".

Mesut Özil
El redactor recomienda