máxima expectación

Griezmann aplica la 'ley del silencio', pero tiene más claro que sigue en el Atlético

Griezmann ahora no quiere dejar solucionado su futuro antes de que empiece el Mundial porque cada vez tiene más claro que va a seguir en el Atlético de Madrid

Foto: Griezmann, con cara de concentración, durante un entrenamiento con la selección de Francia antes del Mundial de Rusia. (EFE)
Griezmann, con cara de concentración, durante un entrenamiento con la selección de Francia antes del Mundial de Rusia. (EFE)

Griezmann cambia de planes y estrategia. Aplica la 'ley del silencio'. Si su deseo era empezar el Mundial de Rusia haciendo pública la decisión de su futuro y el equipo en el que iba a jugar la próxima temporada, ahora rectifica. No hay prisa por hablar ni anunciar nada porque la cercanía del Mundial impide enturbiar el buen ambiente de la selección que dirige Didier Deschamps. El seleccionador no quiere distracciones y menos con Griezmann porque cada palabra que pueda decir o un pronunciamiento contaminaría la concentración. La orden es bien clara para Griezmann. No debe hablar de su futuro para así no meter la pata. Tiene que evitar referirse a sus asuntos personales y estar únicamente centrado en lo que se juega la selección francesa. Es el consejo que le ha dado Deschamps una vez que ha pasado un tiempo prudencial y no hay motivos para recrearse en debates sobre si tiene que seguir en el Atlético de Madrid o marcharse al Barcelona.

¿Qué es lo que se guarda Griezmann tras el Mundial de Rusia y cómo afecta a cada uno de los equipos que están esperando una respuesta? En el Atlético de Madrid siguen dando por seguro que el francés no se va a mover y afirman que cada vez está más convencido de su continuidad. "Aquí es feliz y es lo que más valora", aseguran fuentes del club rojiblanco a El Confidencial. Las mismas que entienden que su silencio sólo guarda el respeto para sus compañeros de la selección francesa y también para Deschamps porque no tiene por qué convertir la concentración en un culebrón sobre su futuro. Se fue como jugador del Atlético de Madrid y volverá con la misma condición y la cabeza más despejada porque entiende que con Simeone y los compañeros de plantilla es donde mejor puede estar. Esta es la versión de la entidad que preside Enrique Cerezo, que ha hecho un enorme esfuerzo económico para convertir a Griezmann en su jugador franquicia.


Griezmann guarda silencio y en la concentración de la selección francesa, los periodistas que cubren el día a día y conocen al francés, lo interpretan como un gesto de madurez. Ven al jugador centrado en la selección, con la mente puesta en el Mundial y evita que se toquen sus asuntos particulares. De la concentración trasciende que Griezmann llegó con dudas y ahora tiene más claro que lo mejor para él es seguir en el Atlético de Madrid. Pero no lo puede ni quiere decir para evitar revuelos y alimentar asuntos extradeportivos que vuelvan a dañar su imagen o crear polémicas.

Griezmann, muy sonriente, junto a Diego Costa
Griezmann, muy sonriente, junto a Diego Costa

Gil Marín gana a Bartomeu

Mientras tanto, en el Barcelona no descartan nada, pero sí hay más pesimismo que en las filas rojiblancas. El 'caso Griezmann' vuelve a poner a prueba la capacidad que tiene Bartomeu para hacer fichajes considerados de primer nivel: Dembélé (105 millones de euros fijos más 40 en variables) y Coutinho (120 millones fijos más 40 en variables) llegaron con un fuerte desembolso. Contaba con pagar los 100 millones de euros de la cláusula de Griezmann a partir del 1 de julio. No es una tarea nada sencilla y, si antes de marcharse al Mundial parecía que podía aprovecharse de las dudas del jugador, esas dudas cada vez están más resueltas a favor de un Gil Marín que consigue con dinero (23 millones de euros netos por temporada) y cariño (Simeone y la plantilla le quieren en su familia) que no hable y así se solucionará todo.

A Griezmann sí que le llegan mensajes desde fuera de la concentración de Francia. Los que tienen hilo directo con él son el entrenador Simeone y Gil Marín, que se preocupan de que sólo esté concentrado en el Mundial y nada más. No puede decir lo mismo Bartomeu. Diego Costa se ha pronunciado públicamente desde la concentración de la selección española en Las Rozas para asegurar que Griezmann se va a quedar porque es feliz. De esto sí que le ha aconsejado el compañero de ataque porque él se fue al Chelsea y acabó echando de menos el Atlético de Madrid, al que regresó. Diego Costa, como ha hecho también Fernando Torres, le ha aconsejado que valore todo lo bueno que tiene en el Atlético pese a que haya una minoría que le haya podido pitar. Esos silbidos los puede cambiar fácilmente por ovaciones.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios