el francés se sale ante el marsella

Griezmann regala al Atlético de Madrid la tercera Europa League con un doblete

El Atlético de Madrid conquista su tercera Europa League tras ganar al Olympique de Marsella con dos goles de Griezmann y uno de Gabi. El francés, el mejor, fue decisivo

Foto: Torres y Gabi levantaron juntos el trofeo de campeón de la Europa League. (Reuters)
Torres y Gabi levantaron juntos el trofeo de campeón de la Europa League. (Reuters)

Había que ir a por ese balón con todo el corazón y humildad que pidió Simeone al equipo en la charla antes del partido. Y fue con voracidad y determinación a por el regalo que dejó suelto Zambo Anguissa, el camerunés del Olympique de Marsella, al que se le fue largo un control tras un arriesgado pase al centro de su portero. Ahí se activó Griezmann, el más listo, pillo y avispado que había en el césped del Stade de Lyon para enganchar la pelota a su pie, plantarse delante de Mandanda y definir con pulcritud. Tumbó al portero hacia la izquierda, otra picardía más, para marcar por el derecho. Un gol que define a este bribón que tiene en vilo al Atlético con su incierto futuro y la posibilidad de marcharse al Barcelona. Habló en el campo, con un doblete, para ganar al Olympique de Marsella (0-3) y tocar la gloria. Se marchó ovacionado (89') por la afición en el cambio con que Fernando Torres pudo jugar unos minutos y acabar su carrera en su club con un título, el de la Europa League.

Antoine Griezmann aparcó el capítulo de su anunciado fichaje por el Barcelona y demostró que la cabeza la tiene todavía en el Atlético de Madrid. Así se tiene que comportar un profesional y la estrella del equipo. Apareció en la final para darle la Europa League —la tercera en la historia del club rojiblanco y la segunda en la era de Simeone— a un equipo que ha podido enderezar la temporada de la forma más honrosa después de la frustración que supuso caer eliminados en la Champions. Golpeó dos veces el francés. Como lo hacen los 'cracks'. Se echó al equipo a sus espaldas para llevarlo al triunfo en una final que empezó con problemas para el equipo rojiblanco, con dominio y ocasiones de peligro del Olympique de Marsella hasta el minuto 21, en que pilluelo de Antoine dejó sin respiración a los franceses.

Tras el primer gol de Griezmann se jugó a lo que quiso el Atlético de Madrid, como viene siendo habitual en los guiones de los partidos en los que se pone por delante. Vamos, que no se jugó a nada porque durmió el partido hasta el final de la primera parte y el Olympique de Marsella se quedó zombi con la lesión de Payet. Su mejor jugador, el que estaba generando más peligro y desequilibrando con sus acciones, sintió un pinchazo muscular y tuvo que abandonar el césped. Se marchó, entre lágrimas, con un abrazo de Griezmann. Ya nada fue lo mismo en la final más deseada por el Atlético y, en especial, para el Cholo que, finalmente, vio el partido en la grada más tranquilo de lo que se esperaba, para suerte de su corazón. Solo, de pie, en el exterior de un palco, observó cómo su equipo creció en el partido con las piernas, el desparpajo y el liderazgo de un majestuoso Griezmann, que en el inicio de la segunda parte hizo el segundo tras una excelente jugada trenzada con Koke, en la que volvió a definir con una delicadeza sublime. La goleada la cerró Gabi (88'). Otro veterano que se merecía su cuota de protagonismo en un día inolvidable.

El Atlético cura sus heridas en Europa

El Atlético de Madrid vuelve a ser campeón y a ganar un título que le permitirá restablecer esas heridas que tanto han dolido con las derrotas en las dos finales de la Champions contra el Real Madrid. Jugará, además, la final de la Supercopa de Europa este verano y quién sabe si volveremos a ver un derbi europeo si el Real Madrid gana al Liverpool en la final de Kiev. El Atlético sigue con su ciclo ganador, porque la Europa League no se puede considerar un torneo menor cuando por el camino ha tenido que dejar fuera al Arsenal. Una eliminatoria en la que también fue clave el gol de Griezmann, en el partido de ida disputado en el Emirates, cuando el equipo jugó casi todo el encuentro con un jugador menos por la expulsión de Vrsaljko, y el francés hizo el tanto del empate en el último suspiro. Otro de los momentos decisivos de la competición en los que ha sido decisivo el ‘7’ rojiblanco.

Gabi, autor del tercer tanto, felicitado por sus compañeros. (EFE)
Gabi, autor del tercer tanto, felicitado por sus compañeros. (EFE)

La conquista de la Europa League le vale al Atlético de Madrid para sumar otro título más a su palmarés, consolidarse como uno de los mejores equipos de Europa en las últimas temporadas, ganar más prestigio y presumir o demostrar que tiene uno de los entrenadores con más influencia en un equipo. Griezmann fue la estrella de la final en el campo y Simeone en la grada. El título de la Europa League merece un reconocimiento a un entrenador que con su discurso, trabajo y filosofía ha demostrado que es un ganador. Puede gustar más o menos el estilo de juego, pero lo que no se puede poner en duda es que el Cholo consigue fabricar equipos competitivos y que están capacitados para ganar los mejores títulos en España y en Europa.

Ficha técnica

0 - Olympique Marsella: Mandanda; Sarr, Rami, Luiz Gustavo, Amavi; Anguissa, Sanson; Thauvin, Payet (Maxime López, m. 30), Ocampos (Njie, m. 55); y Germain (Mitroglou, m. 74).

3 - Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko (Juanfran, m. 46), Giménez, Godín, Lucas; Correa (Thomas, m. 86), Gabi, Saúl, Koke; Griezmann (Fernando Torres, m. 90) y Diego Costa.

Goles: 0-1, m. 22: Griezmann, a pase de Gabi tras un mal control de Anguissa. 0-2, m. 49: Griezmann pica el balón ante Mandanda tras una asistencia de Koke. 0-3, m. 89: Gabi, de tiro cruzado dentro del área.

Árbitro: Bjorn Kuipers (Holanda). Amonestó a Sime Vrsaljko (m. 23) y Lucas (m. 77), por el Atlético de Madrid, y a Amavi (m. 38) y Njie (m. 77), del Marsella.

Incidencias: final de la Liga de Europa, disputada en el estadio Parc OL de la ciudad francesa de Lyon ante 59.000 espectadores, unos 10.000 del Atlético de Madrid y con clara mayoría de seguidores del Marsella. El argentino Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, siguió el partido desde un palco privado por la sanción que le impuso la UEFA por su expulsión en las semifinales ante el Arsenal, después de que el Tribunal de Arbitraje Deportivo haya desestimado este miércoles la petición de medidas cautelares del Atlético. 

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios