Sevilla FC: Sergio Rico y su insostenible situación en el Sevilla por el pulgar abajo de la afición
el último caso de una crisis total de confianza

Sergio Rico y su insostenible situación en el Sevilla por el pulgar abajo de la afición

El canterano prepara las maletas para marcharse de casa después de comprobar que la grada del Sánchez Pizjuán no le perdona un fallo y el entrenador le retira la confianza

Foto: Sergio Rico pega una patada al poste en un partido en el Sánchez Pizjuán. (EFE).
Sergio Rico pega una patada al poste en un partido en el Sánchez Pizjuán. (EFE).

La prueba de que el fútbol cada vez tiene menos de sentimientos y es implacable cuando se produce el fallo está encarnada en el tormento que sufre Sergio Rico en el Sevilla. Un canterano que toca fondo después de que el entrenador, Vicenzo Montella, tomara la sorprendente decisión de relegarle a la suplencia en el partido contra el Bayern de Múnich de la ida de cuartos de final de la Champions. El técnico italiano le sacó del once por falta de confianza para poner en su lugar a David Soria. En la radical decisión de Montella pesa las fuertes críticas de un amplio sector del sevillismo a Sergio Rico por determinados fallos. La gota que ha colmado el vaso y que provocó que el entrenador ‘cortara la cabeza’ a Rico fue el encuentro en el Sánchez Pizjuán contra el Barcelona con el fatídico minuto en el que Messi empató el partido. Antes, Sergio Rico había tenido un par de salidas que provocaron algo más que el runrún de la grada.

De injusta se puede calificar la decisión de Montella porque Rico había sido su portero indiscutible desde que llegó al banquillo de Nervión. Lo ha mantenido todo este tiempo a pesar de otra ‘mini crisis’ del guardameta canterano. Dos errores, ante el Getafe en casa y Leganés fuera, en cuatro días, enervaron a los aficionados del Sevilla con consecuencia fatales. Sergio Rico cayó en desgracia con la facilidad que da verter mensajes salvajes y ofensivos en las redes sociales. Sufrió un verdadero ataque que echó raíces en las gradas. Un fallo más y sentenciado. La grada del Sánchez Pizjuán bajó el pulgar y Montella lo sacrificó, ni más ni menos, que en un partido de la Champions cuando venía de ser uno de los más destacados en la eliminatoria contra el Manchester United de Mourinho. Sobre todo, con grandes intervenciones en el histórico triunfo (0-2) en Old Trafford.

Hay quien ve en Sergio Rico un caso que tiene ciertas similitudes con el de André Gomes. La cabeza le juega malas pasadas, se bloquea, entran las angustias y falla. Eso es lo que reconoció el portugués del Barcelona, en una entrevista a la revista 'Panenka', tras ser pitado en el Camp Nou durante el partido contra el Atlético de Madrid. André Gomes confesó su frustración: “Tengo miedo de salir a la calle y me da vergüenza. No me siento bien en el campo y no estoy disfrutando porque esto es un infierno. Pienso en cosas malas”. Montella ha detectado que la cabeza de Sergio Rico está tocada y ha cortado, por lo comprobado, de raíz para que la grada del Sánchez Pizjuán no se le caiga encima. No jugó ante el Bayern de Múnich y el entrenador se delató con sus palabras: “Era el día para darle una oportunidad a Soria porque es un portero fiable”. Zasca.

Sergio Rico sale por arriba a blocar un balón ante la mirada de Messi. (EFE).
Sergio Rico sale por arriba a blocar un balón ante la mirada de Messi. (EFE).

¿Jugará la final de Copa ante el Barça?

De nada ha valido que a Sergio Rico hayan salido a defenderle públicamente colegas de la profesión, como el portero del Betis, Antonio Adán. Ni una leyenda de la portería del Sevilla, como Andrés Palop, que escribió una carta para reforzar el apoyo de los aficionados y la confianza de Rico. Tampoco Óscar Arias, el director deportivo, que ha chocado con Montella. El pulgar está abajo porque Rico queda marcado como un portero al que le falta contundencia, que tiene las manos blandas, es inseguro en sus salidas por arriba y transmite dificultades con el balón en los pies. De nada ha valido el sentimiento de un canterano que llegó al club con ochos años, ha pasado por todas las categorías inferiores, lo hizo debutar Unai Emery en el primer equipo y ha ganado dos Europa League.

Sergio Rico prepara las maletas, se tendrá que ir de su casa al final de la temporada (busca acomodo en la Premier League) porque su situación ya es desagradable y, pese a que tiene contrato hasta 2021, parece que no hay marcha atrás. Es insostenible si la grada no tiene paciencia, concede el perdón y el entrenador cede a la presión de la masa social. La gran incógnita está ahora en qué portero será el elegido para la final de la Copa del Rey (21 de abril) que enfrenta al Sevilla contra el Barcelona en el Wanda Metropolitano. Si Sergio Rico tiene alguna opción es porque da muestras de estar menos angustiado cuando juega fuera de casa (demostrado en Old Trafford), pero el morlaco con Messi que tiene enfrente requiere nervios de acero y chorros de confianza propia, del entrenador y de los aficionados.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios