florentino volvió a fallar en la estrategia

El Real Madrid llamó a Kepa cuando se filtró que iba a renovar por el Athletic

El canterano del Athletic no veía claro que fuera a tener un futuro tranquilo en el Real Madrid, ya que Zidane dijo claramente que no le quería y prefirió seguir donde siempre ha sido feliz

Foto: Kepa seguirá vistiendo la camiseta del Athletic. (Cordon Press)
Kepa seguirá vistiendo la camiseta del Athletic. (Cordon Press)

El resumen más simplista sobre la firma de Kepa Arrizabalaga con el Athletic Club dice que el portero dudó del actual Real Madrid. La realidad va un poco más allá. Este lunes, Kepa se sentó junto a Josu Urrutia y deslizó su firma sobre un contrato que lo une al club de toda su vida hasta 2025 y cerró de tal manera la posibilidad de fichar por el Real Madrid tanto este mismo mes de enero como el próximo julio, momento en el que expiraba su anterior relación laboral con el club rojiblanco. A Kepa le agradaba la idea de seguir en el Athletic, pero sobre todo no quería ir al Madrid en las condiciones 'inestables' que le planteaba el equipo merengue.

Hace unos días, el guardameta tenía cerrada su incorporación al campeón de Liga. Había pasado el reconocimiento médico incluso para firmar el contrato con el club y, posteriormente depositar la cláusula en la sede de LaLiga en Madrid. Iba a llegar al Bernabéu este mismo enero, era el plan inicial de Florentino Pérez, el gran valedor de la contratación del canterano vizcaíno. Sin embargo, las cosas se empezaron a torcer. Principalmente, a la directiva blanca le sorprendió mucho que el entrenador, Zinédine Zidane, fuera tan vehemente en sus declaraciones contrarias no solo al fichaje de Kepa, sino a cualquiera que pudiera realizar el club en enero. "No quiero a nadie, estoy contento con lo que tengo", dijo el francés, que dejó boquiabierto a los ocupantes del palco de honor de la casa blanca.

Lo que ocurrió después fue el fallo en la estrategia de Florentino y sus negociadores. Por un lado, su deseo era que el jugador fuera madridista cuanto antes, así también lo quería el propio Kepa, que se veía acorralado a seis meses en la grada o al odio de su propia afición siempre que estuviera entre los palos. Aun si ambas partes estaban de acuerdo en esto, no hubo una decisión sobre la forma en la que se haría realidad. Florentino sabía que el Athletic ni se planteaba negociar por su mayor activo y era la cláusula o nada. Pero Pérez no quería hacer pasar al jugador por la exposición pública del depósito de su cláusula... y tampoco quería romper relaciones con el Athletic firmando al jugador para que llegase libre en verano.

GRAF4481. BILBAO, 22 01 2018.- Fotografía facilitada por el Athletic de Bilbao, del presidente del club, Josu Urrutia (i), y el meta internacional español Kepa Arrizabalaga (d), tras la firma de renovación del jugador para las próximas siete temporadas, hasta la 2024-2025, con un nuevo contrato que contempla una cláusula de rescisión de 80 millones de euros. EFE  ---SÓLO USO EDITORIAL---
GRAF4481. BILBAO, 22 01 2018.- Fotografía facilitada por el Athletic de Bilbao, del presidente del club, Josu Urrutia (i), y el meta internacional español Kepa Arrizabalaga (d), tras la firma de renovación del jugador para las próximas siete temporadas, hasta la 2024-2025, con un nuevo contrato que contempla una cláusula de rescisión de 80 millones de euros. EFE ---SÓLO USO EDITORIAL---

¿Cómo se podía hacer entonces? Por ejemplo, de la misma manera que fichó a Theo Hernández: llegando a un acuerdo económico superior al montante de la cláusula, pero Urrutia no negocia. Una pescadilla que se muerde la cola que ha acabado por echar al traste una negociación a la que solo le faltó el sí definitivo. Algo al final muy habitual en España. Desde que contrató a Christoph Metzelder en 2007, el Madrid no ha fichado a ningún jugador con la carta de libertad... y el anterior había sido Steve McManaman en 1999.

Kepa cobrará mucho menos que en Madrid

Ante esta situación, Kepa empezó a inquietarse, a pensar si realmente el Madrid era el destino idóneo para él y volvió a escuchar al Athletic. Las personas que rodean a Arrizabalaga, su familia y sus amigos, trataban de hacerle ver que lo mejor para él era seguir en casa, donde llevaba desde los ocho años, con una estabilidad asegurada y la portería como lugar inamovible hasta que él quisiera. Por supuesto, el chico de Ondárroa se sentía fuertemente atraído por el Real Madrid. Es difícil decir 'no' al Madrid (un equipo de Champions y que profesionalmente aspira a todo), es un tren que no suele volver a pasar y él tenía clara su apuesta. Pero si el entrenador no te quiere, tu club no quiere negociar, el Madrid no se decide y puedes ser suplente de Keylor hasta junio y perderte el Mundial... una vez puesto todo en la balanza, ser el '1' del Athletic es una idea maravillosa. Aunque económicamente fuera a percibir más del doble en Madrid que en Bilbao. No lo ha hecho por dinero.

Así que este mismo fin de semana se dio un vuelco de 180 grados al escenario: Kepa quería seguir. De pronto, pánico en el Bernabéu. Otro portero que se escapa. Este mismo domingo, cuando se filtró que este lunes iba a firmar el contrato, el Real Madrid llamó a Kepa para convencerle de que esperase, de que no firmase el contrato y pudiera así acabar jugando de blanco. Pero la decisión era ya firme y la tomó el propio futbolista. No había vuelta atrás, renegaba del Madrid para quedarse en San Mamés y no le temblaba el pulso por ello. Kepa está tranquilo, cómodo y seguro de lo que ha hecho. Cree que, de todas formas, no es una negativa rotunda al Madrid, dentro de unos años, 80 millones va a ser un precio más que razonable por un portero, visto el ritmo del mercado y entonces, ¿por qué no iba a volver el Madrid a por él?

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios