cambiará LOS ESTATUTOS POR LA ESCALA SALARIAL

Los planes 'secretos' del Barcelona y la renovación de Piqué

El FC Barcelona ya trabaja en una modificación de sus Estatutos, que en el artículo 67 recoge la posibilidad de cesar a la Junta Directiva si no mantiene la deuda dentro de un ratio razonable

Foto: El FC Barcelona anunció este jueves la renovación de Piqué hasta 2022. (Reuters)
El FC Barcelona anunció este jueves la renovación de Piqué hasta 2022. (Reuters)

El FC Barcelona se ha asegurado la continuidad de Gerard Piqué, que terminaba contrato la próxima temporada, renovándole hasta el 2022 y ampliándole la cláusula de rescisión de 200 a 500 millones. Para entonces, Piqué habrá cumplido 35 años y, teniendo en cuenta que es también empresario y su deseo de llegar a ser presidente del club algún día, nadie es capaz de aventurar a estas alturas si cumplirá o no hasta entonces con lo anunciado. Básicamente, jugará hasta que él quiera, sienta el deseo de hacerlo y las ganas de seguir compitiendo.

La noticia, se mire por donde se mire, es positiva para el club, ya que Piqué es uno de sus emblemas dentro y fuera del terreno de juego y se esperaba que llegaran a un acuerdo, pero, eso sí, a nadie se le escapa que para renovar al central le han mejorado el contrato, igual que a Messi y a Iniesta. Y que todavía falta otro caso urgente que es Umtiti, pues Sergi Roberto renovó este viernes hasta 2022. Y que se ha fichado a Dembélé y a Coutinho. Y que, por lo tanto, el índice de masa salarial que ya estaba en un 84% se ha disparado hasta niveles insostenibles para lo que el propio club tiene redactado en sus Estatutos. El indicador máximo de seguridad en cuanto a la masa salarial se cifra en el 70% y el óptimo, en el 55%. Y en el artículo 67 de los Estatutos del Barcelona está escrito que la Junta puede ser cesada en el caso de que durante dos ejercicios vencidos no mantenga la deuda dentro de “unos ratios razonables”.

El artículo 67 de los Estatutos del FC Barcelona.
Ampliar
El artículo 67 de los Estatutos del FC Barcelona.

¿Cuál es la solución que parece haber encontrado Bartomeu y su Junta para sortear que los números no cuadren y el peligro de cese? Pues fácil: cambiar los Estatutos. Por supuesto, hasta el momento se mantiene la incógnita y el secreto de a qué se refería exactamente el comunicado que el club emitió el lunes después de la reunión de la Junta directiva en el que se podía leer: "La Junta Directiva ha aprobado poner en marcha la revisión de los Estatutos del Club, con el fin de iniciar los trabajos para elaborar una reforma limitada de los Estatutos, a fin de evitar futuras disfunciones. El alcance de esta reforma estatutaria se centrará sólo en varios puntos del articulado que el Club está analizando". Es norma que después de una reunión de la Junta haya una rueda de prensa posterior con el portavoz Josep Vives: esta vez se la han saltado. Qué curioso… O no tanto.

Cambio de rumbo

Fuentes del club azulgrana han asegurado a El Confidencial que “el artículo 67 no es el objetivo fundamental de la reforma de los Estatutos”, aunque tampoco han negado que, efectivamente, se vaya a ‘revisar’, que es el eufemismo de ‘eliminar’. En el 2013 se realizó la última reforma de los Estatutos cuando Sandro Rosell era el presidente del club y se incluyó el 67 para que el Barça siempre fuera un modelo de club económicamente viable, sin caer en locuras en el mercado y endeudarse por encima de sus posibilidades. Cinco años después, la ley del más fuerte, el mercado, los jeques y la presión de conseguir títulos y pagar a las estrellas lo que piden para evitar fugas como la de Neymar hacen inviable el equilibrio patrimonial del que el Barça tanto presumía hasta hace bien poco.

No hay que olvidar que el pasado mes de septiembre el Barça desestimó el fichaje de Coutinho porque el Liverpool le pidió 200 millones. "Y lógicamente decidimos que no lo hacíamos", aseguró Albert Soler (entonces director de deportes profesionales) en rueda de prensa. "Es una muestra de que esta nueva manera de entender el fútbol no va con un club de 155.000 socios. El mundo del fútbol está cambiando y los clubes tradicionales éramos los que liderábamos estos mercados, pero ahora los principales actores son los multimillonarios, grupos de inversión y países. Si Robert y yo fichamos a dos jugadores por 270 millones, hubiera sido una irresponsabilidad y tendríamos que haber dimitido. La principal línea es la de no poner en riesgo el patrimonio y la viabilidad económica del club”. Cuatro meses después se le ha fichado por 160 millones (a los que hay que añadir los 145 por Dembélé) y ni siquiera puede jugar en Champions. El cambio de rumbo, de idea, es evidente.

Cualquier modificación de los Estatutos del FC Barcelona tiene que ser refrendado por la asamblea de socios. (EFE)
Cualquier modificación de los Estatutos del FC Barcelona tiene que ser refrendado por la asamblea de socios. (EFE)

Asamblea Extraordinaria

Para cambiar los Estatutos el Barça debe primero crear una comisión de juristas externa al club para que revisen y redacten los cambios que deben ser aprobabos en Junta y posteriormente convocar una Asamblea extraordinaria para que los socios compromisarios den el visto bueno. El asunto, pues, va para largo, pero en las asambleas se vota siempre históricamente a favor de lo que el club decida y se cuenta con que la pelota entre, esta sea una buena temporada y no exista oposición alguna, ni un ruido siquiera.

Los argumentos son predecibles: el cambio en el fútbol actual y el mercado, la competitividad, el comprensible esfuerzo de la entidad por mantener en sus filas a los mejores jugadores como Messi y fichar a nuevos y jóvenes como Coutinho, Dembélé, o mejorar los contratos de Piqué, Sergi Roberto y Umtiti para asegurarse éxitos deportivos. La cuestión, como siempre con esta Junta, es la incoherencia: para qué salir sacando pecho en septiembre sobre el modelo de club cuando cuatro meses después se hace lo contrario y avisan de que revisarán los Estatutos. Y ni siquiera ahora son capaces de explicar abiertamente qué punto se revisará cuando, por sentido común, está claro que no pueden cumplir con el ratio que se habían propuesto y del que tan orgullosos estaban. Con el 84% de masa salarial y fichando en plan jeque en el mercado de invierno, era cuestión de tiempo tomar medidas para que el artículo 67 no les estrangulara. Pero para esto, en fin, no hacía falta presumir tanto de modelo. El Barça es un club más, no más que un club.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios