tensión entre presidente y entrenador

Zidane tensa la cuerda y echa un pulso a Florentino Pérez con el PSG al acecho

En el Real Madrid se considera que han dejado de necesitar un buen gestor y ahora, en época de crisis, cuando no llegan los resultados, necesitan un entrenador. Hay 'caso Zidane'...

Foto: Zidane vive su peor momento como entrenador del Real Madrid. (Cordon Press)
Zidane vive su peor momento como entrenador del Real Madrid. (Cordon Press)

Zinedine Zidane se ha echado al monte. Así se han entendido en la zona noble del Bernabéu las explosivas declaraciones del entrenador francés sobre el tema de Kepa en la previa del partido del Celta: "Yo ahora no necesito un portero. Como entrenador no lo necesito. Otra cosa es que hablemos en junio, de una posición en la que hace dos años que no viene nadie. Pero a día de hoy no necesito nada”.

Florentino Pérez, que se había reunido con el técnico en las últimas semanas, había llegado a una entente cordial con Zizou para 'pactar' la llegada de Kepa Arrizabalaga en este mercado de enero. El entrenador advirtió de que su apuesta para la titularidad seguirá siendo Keylor Navas, pero asumió que el portero vasco ocuparía el puesto de Kiko Casilla en la plantilla. Por eso no se han entendido las manifestaciones del francés, enquistando el asunto y más ahora que el equipo no atraviesa por un buen momento en lo deportivo, tras despedirse de la Liga.

Zidane desautoriza así la llegada de Kepa, fichaje avalado por el presidente, y se coloca frente a Florentino en una batalla que en el club entienden que no lleva a ningún sitio. ¿A qué viene esta decisión de Zidane? El francés, como adelantó el pasado 27 de diciembre El Confidencial, lleva tiempo molesto con el presidente porque no se tiene en cuenta su criterio en los fichajes, además de saber que se llegó a sondear el fichaje de otros entrenadores cuando los resultados no eran los esperados la pasada temporada.

En la imagen, Florentino Pérez y Zidane. (EFE)
En la imagen, Florentino Pérez y Zidane. (EFE)

Kepa, entre la espada y la pared

La actuación de Navas en Vigo, donde su intervención en el penalti que detuvo a Iago Aspas resultó decisiva para salvar el empate ante el Celta, refuerza la apuesta de Zidane en la portería. Y de paso coloca a Kepa en una posición incómoda, al convertirse en fuente de polémica entre el entrenador y el presidente. Con este panorama un tanto extraño, Arrizabalaga será presentado en los próximos días como refuerzo.

No es el primer roce que se produce entre ambos. El técnico siempre se ha posicionado del lado del vestuario en los puntos de colisión con la directiva. Y ahora Zidane contaría con el respaldo del vestuario (si es que eso puede ocurrir) en su enfrentamiento con Florentino, una polémica, por otro lado, que se ha entendido como un desafío del entrenador al presidente. Y en el actual Real Madrid todos saben cuál es el final de cualquier desafío en el que esté presente Florentino Pérez.

Zidane cumple su tercera temporada en el Bernabéu, lo que le igualaría —en caso de concluir la campaña en el banquillo blanco— con Vicente del Bosque y José Mourinho como técnico más longevo en la etapa del florentinato. Nadie ha superado ese periodo y comienza a parecer que Zizou tampoco lo hará después de estas declaraciones desafiantes que cuestionan el fichaje de Kepa por parte del presidente.

En la imagen, Nasser Al-Khelaifi, presidente del PSG. (Reuters)
En la imagen, Nasser Al-Khelaifi, presidente del PSG. (Reuters)

Del gestor al entrenador

Al margen de esta disputa interna, el entrenador francés tiene muy buen cartel tras la consecución de las dos Ligas de Campeones consecutivas. Sin ir más lejos, el 19 de septiembre se informaba en este diario de que el PSG le había tirado la caña el pasado verano. Una oferta que no llegó a cristalizar porque Zidane estaba confortablemente instalado en el banquillo del Real Madrid. Nasser Al-Khelaifi, presidente del club galo, pensó primero en Simeone para sustituir a Emery, pero la falta de interés del argentino le llevó a tantear al entrenador blanco a través de intermediarios. La respuesta entonces fue negativa, pero desde París se sigue con atención la evolución de los acontecimientos en Madrid.

El distanciamiento entre entrenador y presidente se ha convertido en fractura, por más que en las próximas semanas las dos partes se encargarán de apaciguar el ambiente declarando que no existe ningún enfrentamiento entre ambos. Zidane ha medido mal y ahora que ha perdido la sonrisa de su cara por la mala marcha del equipo en Liga, donde el mal juego se ha traducido en 16 puntos de desventaja con el Barcelona, ni siquiera la conquista de una tercera Champions League garantizaría la permanencia del francés en el banquillo al finalizar la temporada. En la zona noble comienzan a considerar que el Real Madrid ha dejado de necesitar un gestor y necesita un entrenador. Hay 'caso Zidane'...

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios