tévez y mascherano lo conocen bien

Kia Joorabchian, el poderoso agente detrás del fichaje de Coutinho por el Barcelona

Su rostro es mucho menos conocido que el de Jorge Mendes, por ejemplo, pero su papel en la trastienda del fútbol es también muy relevante

El viernes por la noche, Philippe Coutinho esperaba en un hotel de Londres a que Liverpool y FC Barcelona acordaran los últimos detalles de su traspaso para poder viajar a España. El brasileño estaba ansioso porque se cerrara una operación que se había alargado seis meses. Pasada la medianoche, una llamada del Barça le tranquilizó. No respondió él, sino una de las personas de su máxima confianza, que le dijo lo siguiente: "Philippe, hoy es el día en el que te vas a convertir en jugador del Barcelona".

Lo anterior es solo un pasaje del reportaje publicado el domingo por el 'Daily Mail'. Un periodista y un fotógrafo de ese diario británico acompañaron a Coutinho mientras se cerraba su fichaje por el Barça. Durante dos días fueron testigos de la espera del jugador y de las conversaciones con sus agentes y de estos con los equipos para finalizar una de las transacciones más caras de la historia del fútbol. Entre el séquito que acompañaba a Coutinho estaba, además de su familia, su agente, que fue quien pronunció la frase anterior. Ese agente es Kia Joorabchian (Teherán,​ 1971), que aparece en tres fotos del reportaje.

Un agente que no es un agente

Joorabchian es una de las personas que mejor se mueven en la trastienda del fútbol y a la vez un personaje no muy conocido, al menos en España. No tiene la fama de otros agentes como Jorge Mendes o Mino Raiola, pero su historial de movimientos desvela que tiene poco que envidiar al portugués y al neerlandés.

En algunos actuó como agente, como lo ha hecho en el de Coutinho (así le presenta el 'Daily Mail' en el reportaje) y en otros como asesor o intermediario. Nunca ha tenido la licencia FIFA para ejercer como agente, etiqueta que siempre ha negado. "No soy agente de futbolistas", afirmaba en una entrevista a 'The Guardian' en 2008. Él siempre se ha presentado a sí mismo y a su negocio como algo más, una asesoría global que da servicios sobre imagen, finanzas, etc. Sea lo que sea, lleva más de una década presente en algunas de las negociaciones más importantes, como la que estuvo a punto de convertir a Kaká en el segundo gran fichaje del Manchester City tras la compra del club por Sheikh Mansour.

Badri Patarkatsishvili falleció en febrero de 2008. (Reuters)
Badri Patarkatsishvili falleció en febrero de 2008. (Reuters)

Los millonarios que lo promocionaron

Entonces ya hacía tiempo que Joorabchian se había dado a conocer, sobre todo en Inglaterra, donde una operación en la que participó en 2006 acabó costándole una buena multa al West Ham, provocando un cambio de las normas de la Premier League y adelantando lo que estaba por venir en el mundo del fútbol.

En su juventud, Joorabchian había trabajado en el negocio de venta de coches de su padre, que huyó de Irán tras la caída del Sha a finales de los 70. Luego ganó bastante dinero con un fondo de inversión en Estados Unidos y con poco más de 30 años participó en el intento de compra del diario ruso 'Kommersant' por parte de un un grupo inversor extranjero. Por el mismo diario pujaba Boris Berezovsky, un oligarca que había hecho mucho dinero tras la caída de URSS y que luego ayudó a Vladimir Putin a llegar al poder, antes de exiliarse en Reino Unido.

En la compra de 'Kommersant', Joorabchian conoció a Berezovsky y también al georgiano Arkady 'Badri' Patarkatsishvili (los dos están ya fallecidos), con los que entró en el mundo del fútbol. En su libro 'Football's Secret Trade', los periodistas Alex Duff y Tariq Panja repasan el episodio del West Ham y cuentan que Patarkatsishvili eligió a Joorabchian para llevar sus negocios futbolísticos, en los que Berezovsky también había invertido.

Su tarea más importante fue hacerse cargo del Corinthians, uno de los clubes más importantes de Brasil. En 2004, la empresa británica Media Sports Investments (MSI) pagó 35 millones de dólares para hacerse con la gestión del club durante diez años. A cambio se quedaría con el 51% de los ingresos por televisión, acuerdos publicitarios y venta de entradas y el 80% de los ingresos por traspasos. Joorabchian ponía la cara, pero detrás estaban los millones de Patarkatsishvili y Berezovsky.

Carlos Tévez y Javier Mascherano en su presentación como jugadores del West Ham en el verano de 2006. (Action Images)
Carlos Tévez y Javier Mascherano en su presentación como jugadores del West Ham en el verano de 2006. (Action Images)

Tévez, Mascherano y el West Ham

En una demostración de poderío económico inusual en el fútbol sudamericano, aquel Corinthians fichó a Carlos Tévez del Boca Juniors y a Javier Mascherano del River Plate. También a Nilmar, delantero brasileño que jugaba en el Olympique de Lyon. Con los tres ganó en 2005 el Brasileirao, su primera liga en seis años. El objetivo de Joorabchian era vender a Tévez por casi 100 millones de euros, una cifra que habría sido un récord. Lo que sucedió, en cambio, es que ambos acabaron en el West Ham en medio de un escándalo que aún hoy se recuerda en la Premier League.

MSI, que era la propietaria de los derechos de los dos futbolistas argentinos, llegó a un acuerdo con el club londinense para cederle a ambos a coste cero a cambio de que aceptara luego recibir una cantidad muy pequeña si eran traspasados, fuera cual fuera la cantidad. Tres meses después, Mascherano fue traspasado al Liverpool. Tévez se quedó hasta final de temporada y fue decisivo en la salvación del equipo con 7 goles en las últimas diez jornadas, pero en verano se marchó al Manchester United, donde jugó cedido dos años antes de ser vendido al Manchester City. Al que peor le salió la maniobra fue al West Ham. Primero tuvo que pagar una multa de 5,5 millones de libras impuesta por la Premier League, que endureció la norma para prohibir casos similares, y en 2009 acordó pagar 20 millones de libras al Sheffield United, que le había llevado a juicio por su descenso aquella temporada.

El escándalo no afectó demasiado a Joorabchian, como se comprueba viendo todas las operaciones en las que ha estado implicado. 'Sky Sports' le otorga un papel en traspasos tan importantes en la última década como el de Robinho del Real Madrid al City, el de David Luiz del Benfica al Chelsea y luego al PSG, el de William del Shakhtar al Anzhi y luego al Chelsea o el de Oscar del Chelsea al Shanghai SIPG. De su época en el Corinthians vienen las buenas conexiones con los futbolistas brasileños, protagonistas de casi todos las operaciones en las que ha participado.

Vitor Pereira, exentrenador del Múnich 1860, junto a Kia Joorabchian en enero de 2017. (Imago)
Vitor Pereira, exentrenador del Múnich 1860, junto a Kia Joorabchian en enero de 2017. (Imago)

El hundimiento del Múnich 1860

A finales de 2016, Joorabchian comenzó a hacer negocios con el Múnich 1860, en ese momento en la segunda división alemana. Hasan Ismaik, inversor jordano que se hizo con el control del club en 2011, lo convirtió en uno de sus principales asesores. En Alemania apuntaron a Joorabchian como responsable de la llegada al equipo de los jugadores brasileños Ribamar y Victor Andrade y el entrenador Vitor Pereira (junto al que se le puede ver en la imagen superior). Es un rol parecido al que desempeña en la actualidad Jorge Mendes con el Wolverhampton, equipo de la segunda división inglesa.

A Joorabchian también se le considera artífice de la contratación de Ian Ayre, que en febrero de 2017 abandonó su puesto de director general del Liverpool para ocupar un puesto similar en el Múnich 1860. Pero lo que debía ser el resurgimiento de un club importante en Alemania, ausente en la Bundesliga desde 2004, acabó en catástrofe. El equipo descendió a tercera división, Ayre dimitió en mayo e Ismaik se negó a seguir poniendo dinero, lo que provocó el descenso la liga regional de Baviera, en la cuarta división del fútbol alemán.

Joorabchian ha estado en muchas operaciones futbolísticas, algunas muy cuestionadas, pero siempre ha conseguido salir indemne. Lleva muchos años cultivando muy buenas relaciones con clubes y jugadores, que recurren a él para que les guíe en sus carreras. Hasta ahora había participado en traspasos muy caros, pero ninguno como el 'pelotazo' de Coutinho, que puede alcanzar los 160 millones de euros.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios