ya es jugador azulgrana

El Barcelona puso el dinero y Coutinho, el trabajo sucio para salir del Liverpool

El Liverpool intentó hasta el último momento convencerlo para que se quedara, al menos hasta final de temporada, pero al final pesó más el deseo del jugador. Como siempre

Foto: Coutinho jugó su último partido con el Liverpool el 30 de diciembre de 2017 ante el Leicester City. (Reuters)
Coutinho jugó su último partido con el Liverpool el 30 de diciembre de 2017 ante el Leicester City. (Reuters)

Suele decirse que en el fútbol, si un jugador quiere irse, se va. Y hay muy pocos casos que sirvan como ejemplo de lo contrario. Al final, retener a un futbolista en contra de su voluntad puede acabar perjudicando más al equipo que a él. Tras medio año de tira y afloja, el Liverpool llegó a la misma conclusión. Hasta el último momento seguía intentando convencer a Phillipe Coutinho para que desistiera en su intención de fichar por el FC Barcelona, pero el brasileño estaba tan decidido que su salida era inevitable. En verano, el Liverpool se negó a vender. Cinco meses después ha acabado haciéndolo, para gozo del jugador.

El precio que pagará el Barça puede llegar a 142 millones de libras (160 millones de euros) entre pagos fijos y variables y el jugador ya está en la capital catalana. El final de la operación se aceleró en las últimas horas. Este día de Reyes, los dos principales diarios deportivos catalanes amanecieron con una información similar en sus portadas: el fichaje estaba al caer. El diario 'As' iba un paso más allá y contaba que Coutinho podría estar este domingo viendo el partido contra el Levante.

Coutinho vuelve a Barcelona. En la temporada 2011-2012 jugó en el Espanyol. (Reuters)
Coutinho vuelve a Barcelona. En la temporada 2011-2012 jugó en el Espanyol. (Reuters)

No había jugado los dos últimos partidos

A la espera de verlo por el Camp Nou, donde seguro que no estará es en Dubái, lugar elegido por el Liverpool para concentrarse unos días tras el carrusel de partidos en Navidad, el último este viernes en la FA Cup contra el Everton. Coutinho no jugó ese encuentro, como tampoco lo hizo cuatro días antes en la Premier League ante el Burnley. El motivo, explicó Jürgen Klopp, una lesión menor que le mantendría de baja una semana.

El técnico volvió a hablar del tema tras la victoria ante el Everton. "Nada de lo que pueda decir me ayudaría a mí, al jugador o al club. Todo lo que pueda decir solo ayudaría a crear historias. No tengo nada que decir. Estamos en la ventana de traspasos", dijo el alemán, al que la propiedad del club le dio la última palabra con respecto a Coutinho. Su discurso había cambiado con respecto al verano; era menos contundente, o menos claro, lo que invitaba a pensar que la postura del Liverpool en la negociación con el Barcelona se había ablandado.

El club inglés tenía claro, como lo tenía casi todo el mundo a estas alturas, que Coutinho acabaría marchándose, pero a la vez intentaba convencerlo para que se quedara al menos hasta final de temporada. Era uno de sus jugadores más importantes, como ha demostrado en una primera parte de la temporada en la que su compromiso ha sido total y su rendimiento no se ha resentido por el ruido. Según informaban varios medios británicos, el club no estaba buscando sustituto. El fichaje de Van Dijk, por el que pagó 85 millones de euros al Southampton hace unos días, sería todo su desembolso en el mercado invernal, pero tras la salida de Coutinho ha vuelto a fijarse en Lemar, jugador francés del Mónaco.

Coutinho es el fichaje más caro de la historia del Barcelona. (Reuters)
Coutinho es el fichaje más caro de la historia del Barcelona. (Reuters)

La insistencia de Coutinho a Klopp, dueños...

El Liverpool se abrió a negociar con el Barcelona, dispuesto ahora a hacer por el brasileño el mayor desembolso de su historia (poco le ha durado el récord a Dembélé) aunque las cuentas cada vez sean más difíciles de justificar. El Barça ha estado siempre en la posición más cómoda en esta negociación, pues ha sido Coutinho el que ha cargado con el desgaste en su relación con su equipo. Solo tenía que esperar a que el Liverpool se cansara de las negativas del jugador y accediera a venderlo, como ha sucedido.

"¿Qué puedo decir de lo que hacen? Siempre es lo mismo, este año le ha tocado a Phil (Coutinho) y el año que viene será cualquier otro", se quejó este viernes Klopp. Apuntaba al Barça, que tiene su parte de responsabilidad en todo esto, pero menos que Coutinho. Quería irse y al final lo ha conseguido. Este sábado, tras cerrarse la venta, el alemán habló más claro.

"No es un secreto que Philippe quería que este movimiento se produjera desde julio, cuando el Barça mostró su interés", declaró Klopp en la web del Liverpool. El técnico habló de que Coutinho estaba desesperado por que se cerrara su traspaso, que le insistía a él, a los dueños y a los compañeros, pero también reconoció su profesionalidad durante los últimos meses. "Hemos hecho todo lo posible para convencer a Philippe de que quedarse en el Liverpool era tan atractivo como irse a España, pero él está 100% seguro de que su futuro (y el de su familia) está en Barcelona. Es su sueño y ahora estoy convencido de que no hay nada más que podamos hacer para hacerle cambiar de opinión".

Coutinho llega a un equipo en el que, gracias a su versatilidad, puede actuar como comodín. No será extraño verlo en el centro del campo o en la delantera junto a Messi y Luis Suárez. Estos dos son intocables, como aspira a serlo Dembélé cuando esté al 100%. Habrá que ver cómo encaja Ernesto Valverde al brasileño el ataque azulgrana. Y cómo hace para juntar a esos cuatro con Griezmann si el Barça no frena en su empeño y mantiene su interés por fichar al francés.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios