Superliga China: Cuando quisieron colocar a Diego Costa con calzador en la Superliga de China
nunca tuvo nada clara la aventura

Cuando quisieron colocar a Diego Costa con calzador en la Superliga de China

Hace meses se daba por hecho que Diego Costa emigraría a China, pero la realidad es que el brasileño nunca lo tuvo claro. El que sí iba a emigrar, no él, era Aubameyang

Foto: Diego Costa, durante su presentación como jugador del Atlético de Madrid. (EFE)
Diego Costa, durante su presentación como jugador del Atlético de Madrid. (EFE)

Los trámites burocráticos se agilizaron a tiempo, como tenía previsto el Atlético de Madrid, y el debut de Diego Costa no deberá esperar. Entró en la lista de convocados para el partido de Copa del Rey que el equipo rojiblanco disputará en Lleida. El sueño del atacante, defender de nuevo la camiseta rayada, no se hará esperar mucho más. Hace meses se daba por hecho que emigraría a la Superliga de China para llenarse los bolsillos, pero la realidad es que él nunca tuvo muy claro emprender esa aventura. Se le colocó en el Tianjin Quanjian, pero lo cierto es que este club a quien tuvo de verdad apalabrado fue a Aubameyang. El africano sí quería ir a Asia, lo contrario que su colega de profesión.

Su agente entendió hace tiempo que el emergente mercado chino era un lugar prioritario para continuar con la expansión de su empresa. A principios del año pasado apareció posando con Shu Yuhui, presidente del Tianjin Quanjian, y tiempo después Diego Costa era cazado por el rotativo 'The Sun' en un restaurante, acompañado por su asesor y varios ejecutivos del club. Se dio por hecho que el atacante de Lagarto aceptaría cambiar el fútbol de élite por el dinero, por un contrato que le garantizaría una ficha anual superior a los 30 millones de euros. Cambiaron las normas y el asunto pasó a mejor vida.

Diego Costa siempre echó de menos el Atlético, su vida en Madrid, el lugar en el que encontró la felicidad. En aquellos momentos en los que China aparecía en su horizonte, el equipo que antes adiestraba Fabio Cannavaro, el que dio una respuesta afirmativa al millonario club fue Aubameyang. El atacante gabonés, entonces en tensa relación con el Borussia Dortmund, sí aceptó la millonada que le ofrecían desde el lejano oriente. El hispano-brasileño escuchó y hasta se reunió con directivos del Tianjin Quanjian, pero desde hacía un tiempo ya tenía Madrid como destino elegido.

Diego Costa, durante un entrenamiento. (EFE)
Diego Costa, durante un entrenamiento. (EFE)

Promover el talento

A finales de 2016 apareció en las redes una foto reveladora. Diego Costa y el Cholo Simeone, juntos en Madrid. La 'operación retorno' ya se había puesto en marcha. Durante los primeros meses del 2017 se fueron dando los pasos adecuados, mientras las noticias sobre un desembarco del atacante en Asia se propagaban sin freno. El caso iba subiendo de volumen, apareciendo informaciones que alertaron al Gobierno de China, que en mayo cortó por lo sano y cambió el escenario para frenar a los millonarios propietarios de los clubes. En cuanto se supo que habría que pagar a la Asociación China de Fútbol la misma cantidad que la del traspaso, muchos negocios se fueron al garete. Empezando por el de Aubameyang. El ahora atlético tenía en la mente otra hoja de ruta por mucho que su entorno le empujara a otro lado.

El 'Diario del Pueblo', órgano del Partido Comunista, informó hace tiempo que los clubes deberían mantener en todo momento un firme y adecuado equilibrio financiero. El Tianjin Quanjian, cuando el Gobierno varió las reglas del juego, hizo público un comunicado que puso de manifiesto que la presión de las autoridades hizo efecto. Negó el club haber "tenido contactos o negociaciones", lo que era falso, con Diego Costa y/o con sus representantes. Y exponía, en la misma línea oficial, que "el fútbol chino no debe utilizar solo el dinero como atractivo", y sí "plantear precios adecuados". Hay que "promover el talento del fútbol base", enfatizó. El que maneja los asuntos profesionales de Diego Costa se quedó sin hacer un gran negocio, no cabe duda...

Simeone, durante una rueda de prensa. (EFE)
Simeone, durante una rueda de prensa. (EFE)

Simeone

Cuando acabó la pasada temporada, ya sabía que su destino estaba escrito. Empezó sus vacaciones teniendo claro que no regresaría a Londres. Echó el cierre a su casa británica mucho antes de que se concretara su vuelta al Atlético de Madrid. Triunfó en Inglaterra, sumando dos títulos de Premier League, pero el calor que tuvo, tiene, en Madrid, jamás lo encontró en el Chelsea, en la fría capital de Inglaterra. En el pasado intentó volver a España por todos los medios, pero las circunstancias, sobre todo econónimas, nunca acompañaron.

El más feliz por el regreso de Diego Costa es Simeone. Le ha echado de menos siempre. Llegaron más delanteros, pero ninguno le ha llenado como el sudamericano. La lista es amplia, pero ninguno consiguió convencer al entrenador argentino, que durante largo tiempo expresaba en todos los rincones del club su aflicción por no tener a sus órdenes al poderoso goleador. La presión que ejerció fue máxima y el club se vio obligado a complacer a su técnico. Igual que con Vitolo, lo que provocó que la institución tenga que pagar al canario mucho más de lo previsto.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios