París Saint-Germain: Neymar ya sabe que Mbappé es su gran enemigo para reinar en el fútbol mundial. Noticias de Fútbol
será su rival por el balón de oro

Neymar ya sabe que Mbappé es su gran enemigo para reinar en el fútbol mundial

El exazulgrana ha sucumbido ante el descomunal talento de Mbappé y le ha acogido en su seno como Messi hizo con él mismo. Sabe que su ayuda será indispensable para tumbar al Real Madrid

Foto: Mbappé y Neymar, dos de las tres patas del tridente ofensico del PSG. (Reuters)
Mbappé y Neymar, dos de las tres patas del tridente ofensico del PSG. (Reuters)

Hace justo un año era un completo desconocido para el gran público, incluso el francés. Kilian Mbappé llegó al parón navideño de 2016 con apenas 11 encuentros a las órdenes de Leonardo Jardim (8 titularidades) y tres dianas de las 15 que firmaría con el Mónaco en liga a la conclusión del pasado ejercicio, convertido ya para entonces en la perla con mayor proyección del balompié planetario.

A sus 19 años recién cumplidos (el pasado 20 de diciembre), el nuevo 'golden boy' del deporte rey no pasa desapercibido cada vez que salta al verde con la camiseta del PSG, el club cuyos mentores inflamaron sobre la bocina el último mercado estival hasta calcinar a fuerza de millones de euros al Barça, primero, y al Real Madrid después, privándoles de los dos futbolistas que, a día de hoy y sin margen de error, se postulan como los grandes candidatos a la sucesión generacional de Messi y Cristiano Ronaldo en el cetro del planeta fútbol. No será mañana, pero pocos son los que dudan que esa pelea de gallos, ahora en el mismo corral, se producirá más tarde o más temprano.

Hace un año, casi nadie conocía a Kylian Mbappé. Hoy es una estrella mundial. (Reuters)
Hace un año, casi nadie conocía a Kylian Mbappé. Hoy es una estrella mundial. (Reuters)

Séptimo en el Balón de Oro 2017

El propio Neymar sólo ha necesitado de unas pocas semanas para percatarse de la magnitud del talento y extraordinarias condiciones físicas y mentales que el séptimo clasificado en el Balón de Oro 2017 (por delante de Lewandowski o Kane, entre otros) atesora sin haber alcanzado la veintena. Ya sea en los entrenamientos diarios en el Camp des Loges, como en los 23 duelos que lleva disputados con su nueva elástica, el joven prodigio nacido en Bondy se ha metido en el bolsillo a todos y cada de los miembros del actual líder de la Ligue 1, empezando por el crack brasileño.

Ese desparpajo y esa naturalidad con las que la joya más preciada del fútbol galo deja atrás a sus rivales sobre el verde no se detiene cuando el árbitro da por finalizada la contienda. Su modo jovial y hasta cierto punto desinhibido de entender la vida, siempre con una sonrisa a flor de piel y bromeando con sus compañeros, entronca perfectamente con los preceptos del exazulgrana, que lo ha 'adoptado' de inmediato como si se tratara de un hermano pequeño al que hay que proteger.

En otras palabras, que la presumible competencia que se avecina entre las dos grandes vedetes del cuadro parisino a largo plazo no es óbice para que el exazulgrana y el exmonegasco (los dos traspasos más costosos de la historia, por cierto) sean ahora mismo uña y carne. Ya sea dentro como fuera del rectángulo de juego, el binomio Ney-Mbappé funciona a las mil maravillas.

Ney no duda un segundo en hablar maravillas de su ‘pupilo’ en público. "Tiene mucha, mucha calidad, entrará en los libros de historia", ha dicho. Del mismo modo que Kilian se deshace en elogios cuando enumera las virtudes en la cancha del 10 parisino. No se trata de una pose. Ambos lo piensan de verdad. Son dos almas gemelas y además plenamente conscientes de que se necesitan para alcanzar sus metas a corto plazo. El internacional brasileño está encantado de tener un compinche del calibre de Mbappé, del mismo modo que Messi le tuvo a él en el Camp Nou durante cuatro años para hacerse aún más grande de lo que ya era antes del aterrizaje del santista en la Ciudad Condal.

Sabe bien que con el francés a su diestra su fútbol se beneficia y potencia, lo hace más incisivo, más letal, por eso trata de asociarse de continuo con un Kilian que a poco que puede le busca igualmente para tratar de armar el taco a las defensas rivales. "Neymar sabe que es muy bueno. Y sabe que le necesita para ganar títulos. Pero es que además se llevan fenomenal. En poco tiempo se han hecho súperamigos, casi siempre se les ve juntos", comentan desde dentro del vestuario parisino.

Entre Neymar y Mbappé suman 29 goles y 25 asistencias en lo que va de temporada. (Reuters)
Entre Neymar y Mbappé suman 29 goles y 25 asistencias en lo que va de temporada. (Reuters)

"A otro nivel en su mejor versión"

Mbappé, por su parte, también tiene claro a qué árbol debe arrimarse para seguir creciendo de forma geométrica como hasta ahora. Kilian es chaval inteligente y sumamente espabilado, por eso en el césped busca siempre por el rabillo del ojo izquierdo a Ney, mientras que con el derecho no pierde de vista el esférico y a su próxima víctima cada vez que se sube al 'jet' que en ocasiones parecen sus piernas. No en vano, ese endiablado cambio de ritmo y su rara habilidad para provocar una marejada en la zaga enemiga en menos que canta un gallo le han elevado ya hasta el altar de los elegidos. "Su potencial es descomunal. Y no le asusta la responsabilidad. Él y Neymar están a otro nivel en su mejor versión", aseguran desde Camp de Loges.

El gran beneficiado de este descomunal binomio (sin olvidarnos del 'killer' Cavani) es el conjunto que dirige Unai Emery. Los números de ambos peloteros en esta primera mitad de la temporada hablan por sí solos: 17 dianas para el brasileño, 12 para su alumno más aventajado y seis los encuentros en los que la pareja se ha marchado al vestuario con un gol y una asistencia por cabeza. Y esas cifras se disparan si hablamos de lo realizado por el atacante capitalino en el año recién acabado: 36 goles y 18 asistencias en 63 encuentros, sumando todas las competiciones y los partidos con Les Bleus.

En el vestuario del próximo rival del Real Madrid en Copa de Europa no se cansan de alabar la destreza del prodigio galo con un balón en los pies y hay quien se atreve a vaticinar que será mucho más que Henry, por citar a un futbolista de un perfil similar al suyo. "En el día a día nos ha sorprendido a todos. Tiene muchísima calidad y una gran personalidad. Además es insaciable. Quiere jugarlo todo", explican desde las tripas del Parque de los Príncipes a este diario. Su buena cabeza y tener a su alrededor una familia (padre, abuelo y tío) que le ayuda a mantener los pies en el suelo son dos de las claves que ayudan a entender la normalidad, no exenta de temprana madurez, con la que el chaval de la 'banlieue' parisina afronta su recién estrenado estatus de estrella del fútbol europeo.

Obviamente que aún le quedan muchos detalles por pulir, pero su carrera hacia la cima que ahora ocupan Messi y Cristiano es cuestión de tiempo. "Le falta elegir algo mejor en los últimos 25 metros para todo lo que genera. Trabajar algo más en defensa, aunque por otra parte tiene tanto descaro con tan sólo 19 años… Tiene visos de llegar a ser un futbolista total. Estamos hablando de un jugador top que puede llegar a convertirse perfectamente en unos años en el mejor del mundo"... Con permiso de su amigo Neymar. O tal vez sin él. Pero por el momento el '10' brasileño le necesita para asaltar el Bernabéu y hacer historia en la Copa de Europa.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios