goleador y potente imagen publicitaria

Mauro Icardi, el nuevo Beckham, solo irá al Real Madrid si liquidan a Benzema

Wanda Nara, la esposa/mánager, ve cómo Mauro Icardi se ha convertido en una auténtica mina publicitaria, que ya comienza a otorgarle pingües beneficios

Foto: Mauro Icardi, en una imagen de archivo. (Reuters)
Mauro Icardi, en una imagen de archivo. (Reuters)

“No va a ir al Real Madrid, ¿para qué? En Milán lo tenemos todo y somos felices aquí”, lo comentó Wanda Nara, la esposa de Mauro Icardi (24), uno de los mejores goleadores del mundo, que ha sonado con fuerza para reforzar al cuadro madridista, “seco” de goles en la Liga y a una distancia sideral del Barça. ¿Quién es Wanda Nara? Además de mujer del futbolista, es su representante. La mano que maneja los negocios de uno de los iconos del fútbol, que apunta a suceder a David Beckham en el trono mundial del márketing. Esa misma mano espera a que liquiden a Benzema para poner rumbo a Chamartín.

Wanda Nara (30), con cinco hijos, tres de los cuales son fruto de su primer matrimonio con el también futbolista Maxi López, excompañero de Icardi en la Sampdoria, es una mujer de negocios de armas tomar. El pasado 14 del mes en curso, durante el transcurso de una muestra de los nuevos diseños de la marca deportiva que patrocina al futbolista, Wanda Nara comentó a varios renombrados colegas que Icardi, de momento, no piensa moverse del Inter y descarta el intento del club madrileño por ficharle. “Mauro no irá al Real Madrid por dos motivos: no quiere ser suplente de Benzema y está feliz en Milán. El Inter se lo da todo”, aseguró la esposa de Icardi, que confirmó que en noviembre pasado tuvo una toma de contacto directa con José Ángel Sánchez, mano derecha de Florentino Pérez y responsable en la parcela de fichajes, al que le hizo saber cuáles son las pretensiones de Icardi. Quiere ser estrella en el Real Madrid, no la sombra de nadie.

Florentino se impacienta

A Icardi le han llegado noticias sobre la especial relación entre Benzema y la cúpula dirigente madridista. Florentino Pérez, el presidente, se implicó bastante para fichar al ariete francés, incluso se desplazó a Lyon para convencer a sus padres de las conveniencias de fichar por el Real Madrid. El propio jugador reconoce que el presidente siempre lo respaldó cuando le llegaron las vacas flacas, sobre todo cuando el desagradable incidente con su excompañero Valbuena, donde tuvo que pasar una noche detenido en una comisaría parisina. El 'caso Valbuena' estalló en la cara a Karim, que fue excluido de la selección francesa. El Real Madrid, con el máximo mandatario a la cabeza, respaldó al delantero. Lo mismo hizo su compatriota Zidane. Zizou lo tiene como uno de los pilares en el ataque madridista y nunca ha pedido el fichaje de un delantero, pese a la baja de Morata. El entrenador tiene una fe ciega en su compatriota y creee que, en plenitud de condiciones, los goles llegarán al Real Madrid a través de las botas del '9' o de Cristiano.

Florentino, más frío, hace números y no quiere esperar mucho más tiempo a que lleguen los goles de Benzema. Quiere resultados a corto plazo. Con el dolor de la última derrota a cargo del Barcelona, el dirigente pide soluciones. El delantero galo sabe que cuenta con el respaldo de Zidane, pero incluso el entrenador comienza a estar cuestionado. El bálsamo del último título se ha esfumado en menos de una semana.

Mauro Icardi, con contrato con el Inter hasta junio de 2021, tiene un sueldo de estrella en la entidad interista: 9 millones netos. Es el capitán del equipo y en el rotativo 'Corriere dello Sport' confesó en días pasados su profundo amor por los colores del club lombardo: “No me ha llegado oficialmente ninguna oferta del Real Madrid, pero le diré que 'no' si llaman a la puerta. Mi amor por los colores 'nerazzurri' es auténtico”. Una declaración que pocos se creen.

Cara aniñada, una mina de oro

El promedio goleador de Icardi asusta, lleva 17 goles en la Serie A y es el principal argumento ofensivo de un Inter de Milán que ha bajado temporalmente la guardia. Icardi tiene una cláusula de 110 millones de euros, pero el futbolista, a través de su esposa y agente, no tiene pensado utilizar. El Real Madrid es un club que le agrada al jugador, pero ha quedado momentáneamente a un costado. Nara, por otro lado, asegura que ha recibido una llamada del Inter para que negocie una mejora de su contrato, a cambio, por supuesto, de ampliar la cláusula de rescisión.

Al margen de lo deportivo, la esposa/mánager ve cómo Mauro Icardi se ha convertido en una auténtica mina publicitaria, que ya comienza a otorgarle pingües beneficios. Sus cálculos gananciales superarán pronto el triple de lo que se embolsa vestido de corto. Su imagen aniñada, de chico que jamás ha roto un plato, arrasa en el mercado. Los expertos aseguran que Icardi marca las mismas pautas y sigue como un calco las directrices que en su momento trazó David Beckham, un icono publicitario a nivel mundial. Wanda Nara encuentra en Milan el escenario perfecto para sus planes de márketing. Mientras espera una resolución del Madrid y su patata caliente: Benzema.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios