Las conversaciones de Guardiola y Zapatero en un documental que nunca verá la luz
  1. Deportes
  2. Fútbol
rodaron en tres ocasiones juntos

Las conversaciones de Guardiola y Zapatero en un documental que nunca verá la luz

Un reportaje de la revista 'Líbero' sitúa de nuevo de actualidad el documental de ambos producido por Jaume Roures que se grabó pero no se publicó. Hoy sus posiciones serían mucho más distantes

placeholder Foto: Guardiola y Zapatero, en 2009. (EFE)
Guardiola y Zapatero, en 2009. (EFE)

En algún despacho del edificio Imagina de Barcelona hay una cinta, o un disco, con horas de una grabación que nunca se ha llegado a ver y que, probablemente, nunca se verán. Es posible que haya muchos otros proyectos que nunca se publicaron, no deja de ser algo más o menos habitual en las empresas audiovisuales. Pero este, en concreto, sorprende más. Nunca se ha visto, ni siquiera se ha extractado. Y no es que falte morbo, al fin y al cabo lo que recogen son una serie de conversaciones que tuvieron José Luis Rodríguez Zapatero y Pep Guardiola en el año 2006, cuando ideológicamente no estaban tan alejados como ahora, un momento en el que el FC Barcelona está tan politizado. Los dos personajes son llamativos, polarizantes incluso. El proyecto tuvo mucho desarrollo, fue poco a poco creciendo y dio para tres encuentros entre ambos. No faltaría interés en la audiencia, muchos otros productos salen a la luz con menos fuerza detrás. Pero no, este no saldrá.

La revista 'Libero' se adentra en su último número, ya disponible en los kioskos, en las interioridades de aquel proyecto que tenía detrás a Jaume Roures pero que nunca llegó a salir adelante. Diego Barcala, director de la revista y autor del reportaje, explica en el texto que la idea de juntar a un político relevante con un personaje de su admiración es algo que el empresario catalán ha explotado otras veces. Lo hizo con Fernando León de Aranoa y Pablo Iglesias; también con el director del documental 'Salvador' y Ada Colau... lo de Zapatero, en todo caso, llegó antes, fue el primer proyecto de este estilo y como tal se llevó a cabo.

Foto: Messi, durante un partido del Barça en el Camp Nou. (Reuters)
Kike Marín Opinión

En un principio, el entrevistador accidental no iba a ser Guardiola sino, como explica la revista, el actor Fernando Tejero. Por el camino, eso sí, los planes se desbarataron y llegaron a la conclusión de que era mejor que lo hiciese el mediocentro, uno de los ídolos futbolísticos del, por aquel entonces, presidente del Gobierno. Juntos fueron a una conferencia de Presidentes, a un viaje de estado a Senegal y, finalmente, como guiño al fútbol, a un partido de la Ponferradina.

Es improbable que a Roures le costase mucho convencer a los protagonistas. Guardiola, que aún no tenía decidido siquiera si se convertiría en entrenador, tiene vínculos con el empresario muy variados, entre otras cosas por la cercana relación de su hermano con él. De Zapatero el vínculo es aún más conocido, su tiempo en el Ejecutivo fue especialmente beneficioso para el catalán, que logró una licencia televisiva y gozó de una relación especialmente cercana por medio del diario 'Público'.

placeholder

Posiciones políticas encontradas

Poco se sabe del contenido de aquellas conversaciones de avión, despacho y palco. Guardiola aún no entrenaba, y ese es uno de los motivos que se suelen alegar para explicar por qué esas imágenes son desconocidas para el gran público, que cuando se hizo más célebre dejó de tener sentido. Lo que es seguro, en todo caso, es que hoy, diez años después, los temas a tratar serían radicalmente diferentes de los que aquellos días. Y, probablemente, las posiciones políticas de ambos protagonistas mucho más distantes de lo que fueron.

Las cosas han cambiado mucho, en Cataluña el independentismo ha crecido de manera abrumadora y ha encontrado entre sus partidarios al entrenador de Sampedor. Hace diez años la secesión no era ni siquiera un tema, ahora lo es y de lo más divisivo. Zapatero, por descontado, no solo está en contra de la partición de España sino que lo ha expresado alto y claro en los últimos meses, justo lo contrario que su antiguo compañero de escena. Roures, la tercera pata de este banco, sigue facturando igual en el Consejo de Ministros que en las ruedas de prensa de los políticos independentistas, diciendo que no es independentista pero haciendo mucho también para que se le vea de ese modo.

Y esa nueva realidad es, precisamente, uno de los motivos por los que Diego Barcala pensó en este reportaje. "Lo que más nos interesa de esta historia desconocida es que dos personas que la situación política ha colocado en las antípodas, eran compañeros de café, tertulia y hasta documentales hace nada. Porque 10 años es nada en términos históricos", enumera el director de la revista que mezcla fútbol y cultura.

Hay incluso una llamada de atención a la sociedad, como una alerta para recordar que todo puede ser más sencillo, más plácido y menos virulento. "Nos gustaría que relaciones como las de Zapatero y Guardiola fueran un ejemplo para arreglar la situación. El propio presidente nos dijo para el reportaje que guarda todo el respeto hacia Guardiola pese a no compartir posiciones políticas", explica Barcala. Esto explica el título, que tiene, como defiende con frecuencia la publicación, un aroma de nostalgia: "Cuando se podía hablar de todo".

Independencia de Cataluña Pep Guardiola José Luis Rodríguez Zapatero Jaume Roures Clásico Real Madrid - Barcelona