falló también contra el al jazira

Karim Benzema: ni una mala palabra, ni un buen remate

Entrenador, vestuario y presidente cierran filas en torno al francés, el menos cuestionado de la BBC por parte del club, pero es delantero y los goles siguen sin acompañarle

Foto: Benzema la lanza al poste. (Reuters)
Benzema la lanza al poste. (Reuters)

Karim Benzema volvió a erigirse en protagonista en la semifinal que enfrentó al Real Madrid con el Al Jazira. El delantero francés estuvo muy participativo, no dejó de moverse por todo el frente de ataque blanco y fue el jugador más incisivo del equipo. Sin embargo, a los delanteros no se le mide por los kilómetros recorridos, sino por los goles que hacen.

El francés no ve portería y la ansiedad asoma. Benzema anotó un gol, que fue anulado por falta de Cristiano en el salto mientras el francés remataba. Lanzó dos balones al palo, dos disparos francos que en otra situación podrían haber acabado en las redes del Al Jazira. La cara del galo era un poema después del segundo disparo a la madera. Hasta se le escapó una sonrisa de impotencia. Posteriormente, a eso hay que sumar otros dos buenos remates despejados por el portero del equipo de los Emiratos Árabes, Ali Khaseif.

El entrenador aguantó a su compatriota en el campo todo lo que pudo para tratar de generarle confianza y esperar que se desquitase con un gol que no llegó. Pero Benzema fue relevado por Zidane y de esta forma se convirtió en el futbolista más sustituido de la historia del Real Madrid. Luego, en sala de prensa, Zizou sacó la cara por Benzema: "Ha estado muy bien y no voy a pedir que traigan un delantero. Todos pueden opinar. Ha hecho un buen partido. Los de arriba han creado ocasiones y estoy decepcionado por él porque el balón no ha querido entrar. Hay que pensar en recuperar. Estoy contento con el partido de todos".

El vestuario volcado con él

Esta actitud de Zidane es la misma que se tiene desde todos los estamentos con el delantero francés. Zidane siempre ha sido mucho más que un entrenador para el ariete, casi un mentor que le animaba en los momentos más complicados. Y así seguirá siendo. El 9 del Madrid es Benzema para Zizou, algo innegociable para él y para el vestuario, que lleva meses cerrando filas en torno a Karim (aunque hace semanas hubiera algunos que se mosquearan por el exceso de mimos que recibía). Cristiano sabe que mucha 'culpa' de sus goles la tiene Benzema, que más que un rematador es un asistente. Ronaldo no quiere un 9 de área, prefiere tener a su lado a un jugador más asociativo como Benzema, y siempre se ha mostrado contrario a la llegada de otro delantero.

Florentino Pérez, como su entrenador y su máxima figura, Cristiano, mantiene su respaldo al francés como hasta ahora. Para el presidente no hay debate a ese respecto. Por eso ha renovado al galo su contrato hasta 2022 y le ha apoyado incluso durante el tema de la denuncia, imputación y paso por la cárcel por el tema del chantaje sexual a Valbuena. O con el asunto de las continuadas multas y su 'afición' a conducir sin carnet.

Por todo esto se puede afirmar que Benzema es, a día de hoy, el miembro de la BBC menos cuestionado por el club. El francés no tiene suerte de cara al gol, pero todo apunta a que hasta podría llegar a ser repescado por Deschamps para disputa el Mundial de Rusia, ya que no tiene delanteros de garantías. Cosa distinta son los casos de Cristiano Ronaldo y Bale.

Frialdad entre Florentino y Cristiano

El portugués mantiene su relación distante con Florentino Pérez. Un alejamiento que viene de hace tiempo, cuando en una renovación el presidente le retó desafiante a que apareciese con el dinero de su cláusula. Eso lo tomó el luso como una afrenta personal y, desde entonces, la relación es estrictamente profesional. Cristiano renovó la pasada temporada por cinco campañas, pero ahora se habla de una mejora de ficha que estaría vinculada a la intención del portugués de recaudar el máximo dinero posible ante la multa de Hacienda que se le viene encima. La renovación de Messi, que cobrará 70 millones brutos al año, deja muy atrás al luso en la lucha por ser el mejor remunerado. Y además el Real Madrid no tiene intención alguna de gastar más dinero en un jugador de 31 años que ha perdido velocidad y gol con la edad y al que paga 18 millones netos al año.

El caso de Gareth Bale es diferente. El galés es uno de los 'protegidos' de Florentino, pero su racha de lesiones ha llevado al club a cuestionarse la posible salida del jugador y a ponerle precio en el mercado (90 millones). El gol de Bale ante el Al Jazira, en la primera pelota que tocó, fue muy celebrado por el presidente, que aún confía en rescatar al jugador, aunque el resto de estamentos del club tienen pocas expectativas en que recupere cierta regularidad en sus apariciones. Se ha perdido 40 de los últimos 60 partidos del Real Madrid, una cifra inasumible para el club, que paga una cifra que ronda los 10 millones de euros netos al delantero.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios