el portugués no arranca

Las primeras dudas sobre Semedo ensucian un poco más la vida del Barcelona

El rendimiento del lateral no está siendo convincente en estas primeras semanas de temporada y a su alrededor crecen los murmullos, sobre todo porque su fichaje costó 30 millones de euros

Foto: En la imagen, Semedo durante un partido de pretemporada. (EFE)
En la imagen, Semedo durante un partido de pretemporada. (EFE)

Nadie dentro del club esperaba un arranque de temporada tan nefasto. En el verde y lejos de él. Si la respuesta deportiva del Barcelona ha llenado de sombras la vida del club, mucho peor es lo lo que sucede a nivel interno. El gobierno de Josep María Bartomeu es cada vez más contestado. Raro es el día en el que no aparece algo que enturbie su gestión. El problema futbolístico, de eso no duda nadie, es una realidad que hasta el mismo Piqué ha denunciado. Y ahora aparece la figura de Nelson Semedo para que el ambiente se ensucie un poco más. Crecen las dudas sobre el portugués…

En el corazón del vestuario azulgrana se comienza a hablar del lateral portugués pagado a precio de oro. Ni más ni menos que 30 millones de euros —con más dinero contemplado por diferentes variables— costó la compra del lateral procedente del Benfica. Durante estas primeras semanas de pretemporada, el rendimiento de Semedo no es que esté convenciendo excesivamente. Más que eso, los primeros murmullos empiezan a recorrer todos los rincones del camerino, también en otras dependencias de la institución.

No, Ernesto Valverde no lo está teniendo nada fácil para poner en funcionamiento al equipo. Se encontró con la fuga de Neymar en marcha nada más comenzar la pretemporada, los fichajes importantes no se cierran y por el momento no ha dado con la tecla adecuada. Se pudo ver en el doble enfrentamiento de Supercopa con el Real Madrid. El preparador esperaba que a estas alturas Semedo ya estuviera listo para jugar de inicio, pero no le está convenciendo por el momento. Primero Aleix Vidal y luego Sergi Roberto, con cambio de dibujo incluido, fueron los elegidos para jugar por el flanco derecho.

Semedo e Isco, durante el partido de vuelta de la Supercopa de España. (EFE)
Semedo e Isco, durante el partido de vuelta de la Supercopa de España. (EFE)

"Jugador de gran porvenir"

"Nos decidimos por su fichaje porque es un futbolista con un gran provenir. Tiene juventud y unas posibilidades tremendas ", dijo Robert Fernández el día que el club presentó al defensa. "Es un fichaje mío y de la secretaría técnica", sentenció el director deportivo del Barcelona, muy señalado en los últimos tiempos, al igual que otros dirigentes. La realidad es que por el momento no ha emitido señales positivas, al menos las que esperaba Ernesto Valverde, en las sesiones de entrenamiento. Por algo fue suplente en los dos partidos de la Supercopa de España, entrando en acción en el Santiago Bernabéu cuando se lesionó Piqué.

Sorprendió que en los dos primeros exámenes de temporada, el defensa luso no apareciera entre los elegidos por Valverde, sobre todo cuando en el encuentro del Camp Nou fue Aleix Vidal el elegido, un jugador que apenas contó para Luis Enrique y que cayó gravemente lesionado cuando el asturiano empezó a confiar en él. Incorporar un jugador, de primer nivel, para esa demarcación era de obligado cumplimiento para la dirigencia barcelonista. Imposible comprar a Bellerín, el gran candidato, el Barcelona se la jugó con Semedo, que por el momento está transmitiendo más dudas que certezas.

Paulinho posa con Josep María Bartomeu. (Reuters)
Paulinho posa con Josep María Bartomeu. (Reuters)

Dembelé y Coutinho

Confía el club en que Semedo empiece a asomar la cabeza cuanto antes, más cuando la política deportiva diseñada por Josep María Bartomeu ha sido nefasta en los últimos años. A medida que el Real Madrid potenciaba su plantilla, la del Barcelona se ha ido debilitando de manera notable, algo que tienen asumido los jugadores que ahora dirige Ernesto Valverde. Desde el interior, en público y en privado, se reclaman contrataciones de primer nivel para que el equipo recupere el poderío de antaño.

[Más noticias de fútbol]

Con las relaciones entre directiva y plantilla más que deterioradas, con Bartomeu 'cazado' desde su propia casa mintiendo sobre la renovación de Leo Messi, incorporar futbolistas de altura es necesario. Para calmar el ambiente, para poder competir con el Real Madrid y los grandes de Europa. Pero el problema es que los elegidos, Dembelé y Coutinho, son difíciles de cazar. Este viernes, la prensa británica apuntaba a que el Liverpool ha rechazado una oferta de 125 millones por el brasileño. Y eso que Pep Segura, el mánager deportivo, el tipo que declaró culpable a Piqué, aseguró este pasado miércoles que el Barcelona estaba muy cerca de fichar a ambos jugadores. Paulinho, desde luego, no tapa el inmenso hueco dejado por Neymar…

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios